Medicina preventiva en elefantes

26 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
Hoy en día la medicina, tanto humana como veterinaria, incluye numerosas vertientes. Dos de las más conocidas son la medicina diagnóstica y la medicina curativa. Pero ¿qué hay de la medicina preventiva? ¿Se puede aplicar a los animales salvajes?
 

La cría de elefantes en cautividad se enfrenta a grandes retos a la hora de desarrollar pautas útiles de medicina preventiva. Los problemas de salud son una gran preocupación para la supervivencia de estos animales en los criaderos, sobre todo en aquellos países donde los elefantes en cautiverio y en libertad entran en contacto.

El estrés y las enfermedades multifactoriales derivadas del manejo (o de la falta del mismo) son comunes en cualquier animal mantenido en cautividad, por no hablar del riesgo de transmisión de infecciones en los programas de reproducción entre instalaciones zoológicas.

Medicina preventiva en elefantes

Concepto de “medicina preventiva”

La salud es definida por la OMS como un estado de bienestar físico, mental y social. Esto puede aplicarse perfectamente a los animales, sobre todo a las especies gregarias, como es el caso de los elefantes.

Hace años, la salud solo era vista desde un punto de vista curativo, pero hoy en día se habla de un enfoque de prevención y promoción, considerado esencial. Más aún dada la facilidad, en un mundo globalizado, de la transmisión transfronteriza de enfermedades.

Siempre nos han dicho que “más vale prevenir que curar” ¿no?

La medicina preventiva es aquella que evita la aparición, progresión y transmisión de las enfermedades. Es decir, la que interviene antes de que la infección se produzca, evitando todas sus consecuencias negativas.

La prevención de enfermedades en los animales

Una nutrición y vivienda adecuadas, un entorno social apropiado, medidas sólidas de control de enfermedades y otras prácticas de manejo positivas favorecen la buena salud. La mala higiene, las dietas deficientes, la falta de ejercicio y el estrés, predisponen a la enfermedad.

Elefante enfermo tumbado en el suelo.

Las características de un patógeno potencial (virulencia, dosis de infección, etc.) y el estado del animal (edad, sexo, competencia inmunológica) son determinantes adicionales.

Elefantes enfermos en la naturaleza y en cautividad

Los animales salvajes en la naturaleza no suelen manifestar signos clínicos hasta que la enfermedad está muy avanzada. Este “enmascaramiento” de los signos clínicos sirve para protegerlos de los depredadores.

Pero eso mismo, en cautividad, se complica el diagnóstico y  el tratamiento por parte de los veterinarios. Por esto es tan importante evitar, en la medida de lo posible, que la enfermedad aparezca en los animales mantenidos en estas condiciones.

Vigilancia epidemiológica

La vigilancia epidemiológica en los elefantes criados en libertad requiere un enfoque diferente al utilizado en el diagnóstico de enfermedades en un solo animal.

La recopilación rutinaria de datos epidemiológicos básicos debe ir unida a una lista de enfermedades posibles ya conocidas. Enfermedades que pueden incluir agentes infecciosos y factores ambientales, ecológicos, fisiológicos y patológicos.

La condición corporal también puede ayudar a vigilar las enfermedades no infecciosas. Por ejemplo, la inanición y la malnutrición. En los elefantes africanos, la profundidad de la depresión lumbar y la protuberancia de la cresta del ilion puede utilizarse para evaluar la condición corporal.

Características especiales a tener en cuenta en las enfermedades infecciosas

Las enfermedades infecciosas requieren una evaluación adicional mediante técnicas microbiológicas, patológicas, serológicas y parasitológicas. En muchos animales de zoo se están ahora mismo investigando las proteínas generadas por el estrés. Esto puede ser una herramienta útil para detectar riesgos para la salud derivados del mismo.

¿Cómo se debe actuar ante un brote de enfermedad en una manada de elefantes?

En países como la India, donde tanta importancia se le da a los elefantes, existe una Ley de Protección de la Vida Silvestre. Esta Ley obliga a vacunar al ganado doméstico en un radio de 5 km al rededor de las zonas protegidas. Así se evita que enfermedades infecciosas como el ántrax o la fiebre aftosa se propaguen a la fauna silvestre.

En el caso de producirse un brote de enfermedad infecciosa, puede ser necesario recurrir a la vacunación para evitar que el resto de individuos se contagie.

Infrasonidos de los elefantes

¿Y cómo puedo yo aplicar la medicina preventiva en mi zoológico?

En primer lugar, es importante establecer el estado de salud y la prevalencia de enfermedades de los animales que vayamos a introducir en nuestro centro. Por eso se recomienda la realización de estudios previos al movimiento y la aplicación de la vigilancia epidemiológica.

Quizás la medidas más efectiva sea la cuarentena. Esto es, aislar durante un periodo de tiempo determinado a los animales que lleguen nuevos a las instalaciones por si presentan cualquier tipo de patología oculta.

Llevar un registro de datos sanitarios de nuestros animales nos va a ayudar a nosotros y a los responsables de los zoológicos con los que hagamos intercambios.

 
  • Fowler M, Mikota S. Biology, Medicine, and Surgery of Elephants. Hoboken: John Wiley & Sons; 2008