Minerales esenciales para mascotas

05 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los minerales esenciales son una parte fundamental de la nutrición y juegan un papel vital en cada proceso celular. ¿Está tu mascota recibiendo suficientes?

Actualmente, estamos cada vez más interesados en mantener el bienestar de las mascotas tanto como el nuestro. Sin duda, estamos al tanto de que los minerales esenciales o minerales traza, son una parte esencial de esa fórmula de bienestar.

Así, estos minerales desempeñan papeles clave en nuestro organismo. Por ejemplo, son necesarios para una apropiada función celular, participan en el intercambio de oxígeno y otros muchos procesos corporales.

Por tanto, en la era de la información, ninguno de sus nombres nos son ajenos: zinc, cobre, hierro y manganeso, son palabras de uso común entre iniciados. Sin embargo, en este tema existe una complejidad que con frecuencia es simplificada inadecuadamente. Hoy trataremos de aclarar conceptos relevantes.

¿Qué son los minerales esenciales?

Así, desde el punto de vista de su requerimiento nutricional, los minerales se agrupan en macroelementos, microelementos y oligoelementos.

Los macroelementos

Son los minerales que el organismo necesita en grandes cantidades, en el orden de los gramos. En este grupo se ubica al sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, cloruro y azufre. Para entrever su importancia, tengamos presente que:

  • El calcio, fósforo y magnesio son componentes primordiales en los huesos.
  • Sodio, potasio y el cloro están presentes como sales en todos los fluidos corporales. Son importantes para mantener la presión osmótica y para la trasmisión de los impulsos nerviosos.
  • El cloro está en el ácido clorhídrico del estómago.
Los minerales esenciales.

Los microelementos

Por otro lado, los microelementos se refieren a los minerales que el organismo emplea en menor cantidad, en el orden de los miligramos o milésimas de gramo. Este grupo incluye al hierro, flúor, yodo, manganeso, cobalto, cobre y zinc.

  • El hierro forma parte de la molécula de hemoglobina, que transporta el oxígeno.
  • Yodo, un constituyente de la hormona tiroxina que produce la glándula tiroides.
  • Manganeso: necesario para el crecimiento óseo y la producción de hormona tiroidea.

Los oligoelementos

El requerimiento nutricional de este grupo está en el orden de los microgramos, o millonésimas de gramo. Incluyen al silicio, níquel, cromo, litio, molibdeno y selenio.

  • Selenio: un antioxidante que ayuda a prevenir el daño oxidativo que puede causar envejecimiento prematuro, cáncer y enfermedades inflamatorias.
  • Zinc: Hace funcionar a muchas enzimas, estimula el funcionamiento del sistema inmunológico y la calidad de la piel y el pelaje.

Cabe señalar, que se denominan minerales esenciales o minerales traza a los microelementos y oligoelementos, pues son fundamentales para la función corporal.

¿Qué acarrea la deficiencia de minerales esenciales en los perros?

Dado que estos minerales participan en numerosos procesos fisiológicos, su déficit afecta diversos sistemas. Estos son sólo algunos ejemplos:

  • Zinc: problemas de comportamiento, atrofia del timo, compromete la función inmune, problemas de fertilidad, debilidades óseas y articulares, desequilibrios cutáneos, disminución de la curación de heridas.
  • Hierro: crecimiento deficiente, anemia.
  • Cobre: enfermedad ósea y articular, mal color del pelaje, problemas de ligamentos y tendones
  • Selenio: baja inmunidad, calambres musculares, baja tolerancia al estrés.
  • Manganeso: problemas reproductivos, anormalidades de la piel y el cabello, problemas de desarrollo.

Algunas veces la ingesta de los minerales esenciales no resuelve el déficit

El Consejo nacional de investigación (NRC) recomienda una las cantidades mínimas de cada uno de los minerales esenciales. Tales requerimientos tienen que ajustarse a perros adultos en mantenimiento, para cachorros y para perras en gestación tardía y pico de lactancia.

Es importante tener en mente que las deficiencias de minerales esenciales podrían ser una consecuencia de la baja ingesta dietética.

Sin embargo, existen otras causas posibles de tales deficiencias, como la mala absorción de origen genético o por la interferencia por interacción del mineral con otros componentes de la dieta o con otro mineral.

¿Qué factores influyen la absorción intestinal de los minerales esenciales?

Si bien la concentración del mineral en el alimento cuenta, la absorción varía dependiendo de factores intrínsecos (fisiológicos) y extrínsecos (dietéticos). Entre los primeros, están por ejemplo la acidez del tracto digestivo o el estado nutricional del animal.

En el caso de los factores extrínsecos, están las condiciones que afectan la solubilidad del mineral, asociada a la forma química del elemento. Así, por ejemplo, dos minerales distintos pueden asociarse entre sí y formar un precipitado insoluble que impide su absorción.

También, pueden adsorberse a superficies orgánicas e inorgánicas como son la fibra dietética o sílice. Cabe señalar que a esta adsorción del mineral sobre otras moléculas se la conoce como quelación, y la misma puede promover o impedir la disponibilidad del mineral.

La quelación puede impedir o promover la absorción

En la dieta, es común la presencia de un agente quelante natural que disminuye la biodisponibilidad, se trata del fitato o fibra vegetal. Esta fibra insoluble forma complejos también insolubles con muchos cationes, incluidos el zinc y el hierro, impidiendo su ingreso al torrente sanguíneo.

También, existen agentes quelantes naturales que aumentan la absorción de oligoelementos, como son aminoácidos y péptidos.

¿Cuáles son las mejores fuentes de minerales esenciales?

Según expertos en nutrición canina, suministrar una dieta cruda equilibrada puede crear y alimentar un plan nutricional más completo. Así, agregar una variedad de estos alimentos a la dieta de su perro es la mejor manera de incorporar esos oligoelementos a su sistema:

  • Proteínas ricas en minerales: el pollo, el pavo y las espinacas son ricos en zinc. Las sardinas y la carne son excelentes fuentes de selenio. El brócoli y la col rizada son ricos en hierro. Las semillas de lino, la col rizada y las espinacas son excelentes fuentes de cobre. Puedes encontrar manganeso en semillas, huevo y calabaza.
  • Alimentos verdes como la espirulina, la chlorella, la alfalfa, perejil y las algas marinas también proporcionan fuentes concentradas de una variedad de minerales.
  • Los órganos de animales de presa: son, literalmente, las multivitaminas para los carnívoros, pues poseen la mayoría de las vitaminas, minerales y oligoelementos. Se recomienda añadir un 10 % al 15 % de vísceras a la dieta. Se deben añadir tantos órganos como sea posible: hígado, pulmones, cerebro, piel y ojos.
Un gato mira a cámara antes de comer.

¿Qué efectos tiene exceder los requerimientos de minerales esenciales?

Es importante conocer que cada uno de los minerales esenciales puede ser tóxico si se administra en exceso. Metabólicamente, es importante que la ingesta de estos nutrientes sea adecuada para mantener niveles óptimos.

Debido a esta preocupación, los fabricantes de alimentos para perros deben vigilar de cerca cuánto de cada mineral se usa en un alimento para perros. En perros jóvenes y de razas grandes, el exceso de suplementos de estos minerales puede conducir a un crecimiento y desarrollo anormales.

Por ejemplo, el exceso de zinc disminuye la absorción de cobre. También, el exceso de absorción de hierro impide la absorción de cobre y de manganeso. Finalmente, el exceso de calcio en las dietas altas en cenizas, disminuye la disponibilidad de zinc.

  • National Research Council NRC (2006). Nutrient Requirements of Dogs and Cats; National Academies Press: Washington DC, WA, USA, 145–186
  • Kim, H. T., Loftus, J. P., Gagné, J. W., Rutzke, M. A., Glahn, R. P., & Wakshlag, J. J. (2018). Evaluation of selected ultra-trace minerals in commercially available dry dog foods. Veterinary Medicine: Research and Reports, 9, 43. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6042527/
  • Bode, P., De Nadai Fernandes, E. A., Elias, C., & Bacchi, M. (2017). Trace element measurement for assessment of dog food safety. Environmental Science and Pollution Research, 25(3), 2045–2050. https://doi.org/10.1007/s11356-017-8541-4 https://pure.tudelft.nl/portal/files/37689339/ESPR_D_16_01809_R4.pdf
  • Paripatananont, T., & Lovell, R. T. (1997). Comparative net absorption of chelated and inorganic trace minerals in channel catfish Ictalurus punctatus diets. Journal of the World Aquaculture Society, 28(1), 62-67.
  • Lowe, J. A., J. Wiseman and D. J. A. Cole. (1994). Absorption and retention of zinc when administered as an amino-acid chelate in the dog. Journal of Nutrition 124:2572S-25748.
  • Beynen, A. C. (2016). Chelates in dog foods. Creature Companion. https://www.researchgate.net/profile/Anton_Beynen/publication/308779187_Chelates_in_dog_foods/links/57efd1e708ae8da3ce4ae3cc.pdf
  • Pereira, A. M., Guedes, M., Matos, E., Pinto, E., Almeida, A. A., Segundo, M. A., ... & Cabrita, A. R. J. (2020). Effect of Zinc Source and Exogenous Enzymes Supplementation on Zinc Status in Dogs Fed High Phytate Diets. Animals, 10(3), 400.