Muda de pelo en perros: ¿cuánto dura?

17 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
Llega el otoño y con la estación aparece una de las épocas de muda en el perro. Por suerte, existen múltiples trucos para abordarla.

Contar con un perro en nuestra vida está lleno de ventajas, aunque en la época de pérdida de pelo pueda añadirse algún inconveniente, como es pasarse el día entero con la escoba en la mano. La muda de pelo de los perros puede resultar de lo más desquiciante, especialmente para las personas muy preocupadas por la limpieza.

Hoy os vamos a hablar de este proceso tan frecuente y normal entre todos los perros: la muda. Os explicaremos cuánto tiempo dura y daremos algún consejo para acelerarla —en la medida de lo posible—.

La muda de los perros

En primer lugar, es necesario dejar claro que la muda de los perros es un proceso completamente natural y necesario. El pelo, en cierto modo, es como la ropa de los canes. De la misma forma que nosotros no llevamos las mismas prendas todo el año, los perros tampoco. En este sentido, podríamos decir que la muda de pelo es su cambio de armario particular.

Con los cambios de estación —especialmente con la llegada del frio en la época otoñal— y la llegada de calor en los meses primaverales, es cuando los perros llevan a cabo su cambio de pelaje. De este modo, consiguen adaptarse a las nuevas temperaturas que están por llegar, igual que nosotros sacamos la bufanda o el bañador según la época del año.

Un perro al que se le va a cortar el pelo.

Fundamentos y época de la muda

Como adelantamos, el cambio importante de pelo ocurre fundamentalmente en los meses de primavera y otoño. No obstante, teniendo en cuenta que la mayoría de los perros viven en los pisos y no están expuestos a las inclemencias climáticas, este proceso resulta variable.

Es necesario entender que el cambio de pelaje responde a distintos estímulos y que la temperatura y la luz diaria son los más importantes. Los perros con hábitos de vida interior, de forma general, solo están expuestos a las temperaturas exteriores una pequeña parte del día. Esta situación hace que su reloj biológico particular se descontrole un poco.

Para que nos entendamos, al llegar el otoño el termómetro biológico del perro detecta una bajada de temperaturas, por lo que comienza a hacer el cambio del pelo fino de verano al pelaje denso de invierno.

Aun así, la bajada de temperaturas es detectada por el can a ratos en los paseos, ya que mientras el animal está en casa, no hay un descenso notable a nivel climático. Esto hace que la muda se lleve a cabo de forma menos eficiente.

Duración de la muda

Con la premisa anterior no estamos diciendo que dejéis a los perros dormir en la calle durante la primavera y el otoño para acelerar el proceso de muda. Aunque con la vida hogareña el cambio de pelo se dilate un poco más, estamos hablando de una duración de entre dos y cinco semanas, de forma general.

Asimismo, este intervalo temporal siempre va a ser variable y va a depender de muchos factores. Entre los más habituales, encontramos los siguientes:

  • Tipo de raza: existen razas que son más propensas a la pérdida de pelo, mientras que otras realizan mudas casi inapreciables.
  • Clima: el proceso de muda no tendrá la misma duración en un clima templado próximo al mar que en un ambiente interior con temperaturas mucho más extremas.
  • Alimentación: una adecuada nutrición siempre va a favorecer un correcto cambio de pelaje.

Consejos para acelerar o mejorar el proceso de muda

Ya hemos dicho que este proceso es natural, no hay formar de pararlo y se tiene que llevar a cabo sí o sí. No obstante, los siguientes consejos ayudan a acelerarlo:

  • Cepillar con frecuencia al animal ayuda a acelerar este proceso y evitar que suelte pelos por toda la casa.
  • Realizar baños con mayor frecuencia, ya que el agua es ideal para arrancar pelos muertos.
  • Los suplementos de ácidos grasos omega 3 y omega 6 son muy útiles y ayudan a mantener la piel y el pelo sano y lustroso, además de acelerar el proceso de muda.
Un perro se lava en el baño.

Como habéis podido leer, el cambio de pelo y el proceso de muda es tan natural en los perros como el comer, por lo que no debe de ser tratado como un problema. La única solución posible por parte del tutor es armarse de paciencia, escobas y cepillos.

  • Fisiología veterinaria. Albino García Sacristán