El murciélago cabeza de martillo y su fabulosa bocina

23 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El murciélago con cabeza de martillo es la especie de murciélago más grande en África, con envergaduras que se acercan a un metro y con el dimorfismo sexual más dramático que ninguno otro visto en murciélagos.

El murciélago cabeza de martillo (Hypsignathus monstrosus), es el murciélago más grande que habita en África. Se le conoce por diversos nombres, como murciélago de la fruta con cabeza de martillo y murciélago de labios grandes.

Este mamífero es una de las 173 especies de megamurciélagos que constituyen la familia de los pteropódidos (Pteropodidae) y son conocidos en conjunto como zorros voladores. Resulta interesante conocer que al contrario que las especies de micromurciélagos que se orientan por ecolocalización,  los megamurciélagos dependen de su vista.

El fascinante aspecto del murciélago cabeza de martillo

Un dato curioso sobre esta especie es que posee un dimorfismo sexual más pronunciado que cualquier otra especie de murciélago en el mundo. Así, los machos pueden pesar hasta dos veces más (420 gramos) que las hembras (234 gramos). Además, los machos alcanzan envergaduras de hasta 90,1 centímetros.

Más allá de su sorprendente tamaño, esta especie es famosa por la forma de su cabeza. De nuevo, es diferente entre machos y hembras. Así, en los machos las cabezas son rectangulares con labios enormes, mientras en las hembras, las caras son más achatadas, con un aspecto más parecido a un zorro.

En cuanto al pelaje, tanto los machos como las hembras lo tienen de marrón oscuro, con un manto más pálido. Ambos tienen parches de pelaje blanco en la base de las orejas, aunque a veces no se distingue. Además, machos y hembras tienen ojos muy grandes.

Un murciélago cabeza de martillo.

En ningún otro mamífero su anatomía está tan subordinada a los órganos de la voz

Cabe señalar que los rasgos faciales en esta especie están adaptados a su sistema social, en el cual los machos emiten vocalizaciones fuertes y bocinadas. Así, estos poseen una laringe muy agrandada, aproximadamente tres veces el tamaño de la de las hembras.

Esta enorme laringe se extiende a través de la mayor parte de la cavidad torácica, pues de hecho mide la mitad de la longitud de la columna vertebral. Sorprende saber que la laringe es tan grande que desplaza otros órganos, incluidos el corazón, los pulmones y el tracto gastrointestinal.

Para aumentar el volumen de sus llamados, los machos también tienen cámaras de resonancia, conformadas por bolsas de aire faríngeas conectadas a las mejillas, en su hocico

¿Dónde habitan estas sorprendentes criaturas?

El murciélago cabeza de martillo habita en las regiones boscosas de África central. Se han registrado especímenes desde Senegal hasta el norte de Angola.

Esta especie se encuentra en una amplia gama de hábitats, incluyendo bosques húmedos tropicales de tierras bajas, matojos ribereños y bosques pantanosos. También se los encuentra en manglares, bosques de palmeras y parches boscosos en áreas de sabana.

Un sistema de apareamiento en lek o arena

Esta especie es altamente polígama. En temporada de apareamiento, los murciélagos se reúnen de noche cerca de un cuerpo de agua y los machos se alinean en las ramas de los árboles formando franjas larga. Se espacian uniformemente, en intervalos de 10 centímetros, y se anuncian con sus voces a las hembras.

En general, forman grupos de 25 a 132 murciélagos. Después, las hembras responden a las vocalizaciones fuertes, que incluyen bocinazos y graznidos guturales. Estas vuelan por la arena para evaluar a los machos, luego eligen un compañero y se sientan a su lado en la rama.

¿Qué come el murciélago cabeza de martillo?

Esta especie forrajea durante la noche y los higos constituyen la mayor parte de su dieta. Esta también puede incluir el jugo y la pulpa blanda de mangos, plátanos y guayabas. Existen reportes de que este murciélago puede mostrar un comportamiento carnívoro al atacar a las gallinas para beber su sangre.

Además, se conoce que machos y hembras utilizan diferentes estrategias de alimentación. Por un lado, las hembras hacen uso de recursos alimenticios establecidos y confiables de calidad moderada.

Por el otro, los machos prefieren buscar comida de alta calidad, pudiendo desplazarse grandes distancias para encontrar el mejor alimento. Según expertos, esta diferencia puede reflejar las diferentes necesidades metabólicas entre machos y hembras.

Roles del ecosistema

Aunque los murciélagos martillo son frugívoros, consumen principalmente el jugo y ocasionalmente la pulpa de las frutas. Debido a esto, no son una especie que contribuya a la distribución de semillas.

Sin embargo, dado su tamaño, hacen una comida bastante buena para aves de rapiña y constituyen apreciables poblaciones de presas, dependiendo de su disponibilidad.

Cráneo de un murciélago cabeza de martillo.

Estado de conservación

El murciélago cabeza de martillo tiene una esperanza de vida de hasta 30 años. Con frecuencia, esta criatura se considera una plaga, debido a su dieta frugívora y sus ruidos de bocina extremadamente fuertes por la noche.

Además, en Nigeria y la República Democrática del Congo es cazado por su carne. El consumo de esta especie tiene importancia epidemiológica. En este sentido, se ha investigado como un reservorio potencial del virus Ébola, con varias pruebas positivas para anticuerpos contra el virus.

Según la Unión Internacional para la conservación de la naturaleza (IUCN), no se considera una especie de preocupación de conservación debido a su gran rango y presumiblemente gran tamaño poblacional.

  • Boland, J. (2003). "Hypsignathus monstrosus" (On-line), Animal Diversity Web. Accessed July 11, 2020 at https://animaldiversity.org/accounts/Hypsignathus_monstrosus/
  • Tanshi, I. (2016). Hypsignathus monstrosus (errata version published in 2017). The IUCN Red List of Threatened Species 2016: e.T10734A115098825. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2016-3.RLTS.T10734A21999919.en. Downloaded on 11 July 2020.
  • Langevin P., Barclay, R.M. (1990). Hypsignathus monstrosus, Mammalian Species, Issue 357, Pages 1–4, https://doi.org/10.2307/3504110