¿Son los murciélagos reservorios del coronavirus?

08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
Los murciélagos son un reservorio excepcional de enfermedades víricas. Estudios recientes arrojan información que explica la especial adaptabilidad del murciélago ante enfermedades.
 

Hace poco tiempo el ministerio de sanidad español declaró al murciélago como causa casi segura de la pandemia causada por el coronavirus COVID-19Los murciélagos han sido los principales sospechosos de otros brotes epidemiológicos, pues se ha visto que pueden transmitir el ébola, la rabia o el virus SARS a los seres humanos entre otros. Esto nos hace plantearnos una pregunta: ¿por qué son los murciélagos reservorios víricos tan eficaces?

Características asociadas a la expansión vírica

Los murciélagos son mamíferos comprendidos dentro del orden Chiroptera. Son animales alados y voladores, y habitan todos los continentes del globo exceptuando las regiones polares. Algunas de sus características capaces de promover expansiones víricas son las siguientes:

Alimentación variada

La alimentación depende mucho de la especie, y contrariamente a creencias populares, solo tres especies en este orden se alimentan de sangre. La dieta de muchas especies comprende insectos, aves pequeñas, anfibios, reptiles, peces, arañas y otros artrópodos, mamíferos, frutas, polen, néctar, hojas, carroña y excepcionalmente sangre.

 

Esta alimentación variada promueve un estrecho contacto con muchísimas especies que comparten ecosistema con los murciélagos. Muchas de estas presas presentan virus y patógenos, que podrán ser trasmitidos a este alado mamífero tras la caza.

Movimiento y metabolismo

Existen especies de murciélagos como el murciélago cola de ratón (Tadarida brasiliensis) que pueden alcanzar velocidades de vuelo de hasta 160 kilómetros/hora.

Esta impresionante capacidad de movimiento, sumada a que varias especies realizan migraciones estacionales, puede suponer un método eficaz de transporte de virus y patógenos. También tenemos que tener en cuenta la alta tasa metabólica durante sus picos de actividad, generalmente por la noche.

Muchas especies de murciélagos son heterotermas, permitiendo que el ambiente realice cambios en su temperatura corporal. Durante el día, los murciélagos sufren una bajada en su temperatura corporal y entran en un estado de “torpor”. Esto les permite almacenar energía que gastarán en vuelos frenéticos nocturnos.

A más energía almacenada, más movimiento nocturno, lo que se traduce en una mayor capacidad de propagación de cualquier virus al entrar en contacto con más superficies y más seres vivos diferentes.

 

Estas razones son por sí mismas importantes en lo que a la trasmisión de virus se refiere, pero el sistema inmune de hierro del murciélago parece ser la principal.

Un sistema inmune a prueba de balas

Los virus de ARN (como es el caso del coronavirus) se caracterizan por causar una respuesta inmune exagerada en el animal infectado, pudiendo dar lugar a complicaciones.

Este estudio publicado en febrero del 2019 trata de explicar por qué los murciélagos son inmunes ante tales virus:

Sin entrar en tecnicismos, el artículo se podría resumir en que los murciélagos parecen ser capaces de limitar la respuesta inflamatoria de su sistema inmune. Esto permitiría a los murciélagos infectados ser prácticamente asintomáticos, aún teniendo altas cargas víricas en sus tejidos corporales.

Por esta característica se ha visto que los murciélagos son el orden de mamíferos que más enfermedades zoonóticas presentan. Es decir, almacenan diversos virus en sus cuerpos que pueden llegar a saltar a seres vivos de otras especies.

En búsqueda de nuevos hospedadores

¿Qué significan los datos que acabamos de conocer?

Este estudio nos muestra las implicaciones del eficaz sistema inmune de los murciélagos. Al encontrarse frente a una inmunidad tan eficaz, los virus en estos mamíferos parecen haberse hecho especialmente buenos en multiplicarse de célula a célula. A mejores defensas, mayor tendrá que ser el ataque.

Esto no sería un problema si los virus se limitaran únicamente a contagiar a los murciélagos. El problema es que muchos virus sufren mutaciones a lo largo de su evolución que les permite “saltar” a nuevos hospedadores. Estos nuevos hospedadores de otras especies presentan sistemas inmunes menos eficaces, lo que les terminará convirtiendo en sujetos muy vulnerables ante las armas desarrolladas por el virus.

 

La prevención, la mejor solución

Por todas estas razones, erradicar el comercio ilegal con animales exóticos es una necesidad.

Nunca sabremos si un animal capturado de su medio natural está enfermo o ha estado en contacto con otros que sí lo están, o si presenta o no virus letales para los humanos. Debido a esta falta de información, lo mejor es ceñirnos al contacto regulado con los animales domesticados que todos conocemos. Así, como sociedad, evitaremos el desarrollo de nuevas pandemias y también respetaremos la naturaleza y los animales salvajes como merecen.

 
Murciélago, tipos y características, portal BioEnciclopedia. Recogido a día 21 de abril en https://www.bioenciclopedia.com/murcielago/

Bats: Important Reservoir Hosts of Emerging Viruses, Clinical microbiology reviews. Recogido a día 21 de abril en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1539106/

Dampened NLRP3-mediated inflammation in bats and implications for a special viral reservoir host, Nature microbiology. Recogido a día 21 de abril en https://www.nature.com/articles/s41564-019-0371-3