Las particularidades de la alimentación de elefantes en cautividad

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
Los elefantes son unos animales imponentes y complejos cuyo mantenimiento en cautividad precisa de gran cantidad de cuidados y consideraciones.
 

Ser capaces de comprender los entresijos de la alimentación de los animales en libertad es de gran ayuda a la hora de cubrir sus necesidades en cautividad.

En el caso de los elefantes, saber lo selectivos que son, los nutrientes que más necesitan o simplemente su comportamiento es tremendamente útil. Por eso, para ser efectivos en la alimentación de elefantes en cautividad, hay que estar muy preparados.

Aquí hablaremos en profundidad de las características más destacadas de la nutrición de estos animales y de cómo un mal manejo alimenticio puede desencadenar problemas de salud graves.

Ecología genérica de la alimentación de elefantes

La dieta natural de los elefantes ha sido ampliamente documentada para las tres especies existentes: el elefante de la sabana africana, el del bosque africano y el elefante asiático. Sin embargo, aún faltan muchos datos sobre el porqué de la incisiva selectividad u otras pautas alimentarias.

Los elefantes en libertad tienen un apetito muy variado, pues consumen más de 400 especies diferentes de plantas. El mayor porcentaje suele ser de hierbas, acompañadas de hojas, ramitas, raíces, frutos, semillas, plantas herbáceas, tierra y piedras.

Dentro de esta diversidad los estudios sugieren que, en realidad, son muy selectivos con lo que comen. Por ejemplo, durante la estación húmeda, los elefantes tienden a preferir el pastoreo.

Es decir, aprovechar juncos y hierbas en un momento en el que su contenido en proteínas es más alto. Por lo tanto, se ha demostrado mediante estudios que los elefantes saben perfectamente lo que les conviene en cada época del año.

 
Alimentación de elefantes.

Comportamiento durante la alimentación

Varios estudios muestran patrones similares en los animales en libertad y cautividad a la hora de alimentarse. La tendencia habitual parece mostrar tres picos de alimentación:

  • Uno por la mañana, rápido y de pocas cantidades.
  • Otro por la tarde, lento y mucho más abundante.
  • Por último, un pico a medianoche, tranquilo y adaptado a las necesidades de ese día.

Tanto en libertad como en cautividad, la necesidad de moverse en busca de agua o sombra para descansar, reducirán la tasa de alimentación del animal.

¿Cuáles son las recomendaciones nutricionales para alimentación de elefantes en cautividad?

Teniendo en cuenta la fisiología de esta especie, y mientras no se tengan más datos, los requisitos nutricionales mínimos toman de referencia las directrices dietéticas publicadas para caballos. Es decir:

  • El heno (forraje) de buena calidad debe constituir la base de la alimentación.
  • El resto será concentrado, a través de piensos complementarios y suplementos alimenticios.

Uno de los datos específicos de los que sí se dispone es el conocido como «requisito de crecimiento», de 1300 gramos de proteína por día. Los aportes por debajo de este valor o la mala calidad del heno pueden conducir a la deficiencia proteica, y por lo tanto al padecimiento de enfermedades.

 

El concentrado se utiliza para equilibrar la deficiencia de algunas vitaminas y minerales en la dieta forrajera, pero en ningún caso puede reemplazar al forraje como fuente primaria de fibra. De lo contrario, se impedirá el funcionamiento adecuado del aparato digestivo del animal.

Aún así, es cierto que en momento determinados de la vida de un elefante (por ejemplo, durante la gestación) se puede sustituir una porción del heno por alfalfa de mayor calidad e incluso aumentar la dosis de determinados suplementos.

Queda demostrada entonces la importancia de conocer la calidad y consistencia de un forraje. De hecho, debe ser el objetivo principal de un programa de alimentación para elefantes.

Composición de una ración tipo

En cautividad, los elefantes consumen aproximadamente unos 150 kilos de comida al día. Una cantidad un poco escasa si se encontraran en su hábitat natural, pero el cautiverio les permite ahorrar grandes cantidades de energía, por lo que el alimento debe ser adaptado.

Los elefantes adultos requieren, de media, 70 000 calorías diarias.

Para cubrir estas necesidades, la ración contendrá:

  • Heno, que como hemos dicho, será la porción principal.
  • Todo tipo de verduras y vegetación: acacias, pepinos, lechuga, etc.
  • Inmensas cantidades de agua.

Alimentación de elefantes: ¿influye en su salud?

El mantenimiento de elefantes en cautividad no es un trabajo fácil ni barato. Por lo tanto, los responsables buscan optimizar su estado de salud para mejorar su bienestar y, consecuentemente, aumentar su esperanza de vida.

 

Una mala alimentación, como en otras especies, puede traer consigo un perjuicio para el aparato digestivo y/o metabólico.

Elefantes comiendo de árboles.

Todos los animales en cautividad tienden, por ejemplo, a sufrir problemas de sobrepeso y obesidad. Esto se debe a que comen mucho pero no realizan el ejercicio físico que deberían porque dentro de sus instalaciones no tienen espacio o peor aún, no se sienten estimulados.

Los cólicos también son motivo de gran preocupación y ofrecer heno de buena calidad como base de la dieta es la medida profiláctica más importante contra estas afecciones. En general no se recomienda el uso de frutas, cereales, pan u otros «alimentos humanos» porque pueden resultar perjudiciales.

 
  • Fowler M, Mikota S. Biology, Medicine, and Surgery of Elephants. Hoboken: John Wiley & Sons; 2008
  • All About Elephants - Diet & Eating Habits | SeaWorld Parks & Entertainment [Internet]. Seaworld.org. [cited 22 July 2020]. Available from: https://seaworld.org/animals/all-about/elephants/diet/