Perros braquiocefálicos: ¿cuáles deben ser sus cuidados?

22 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Los perros braquicefálicos requieren de algunos cuidados especiales debido a su hocico chato y su morfología modificada. Aquí te los mostramos.

Los perros braquiocefálicos son aquellos que presentan un hocico muy corto, lo que hace que muestren un aspecto de cara plana. Esta característica se debe a mutaciones genéticas seleccionadas por el ser humano durante décadas. Como resultado, han provocado que el crecimiento del cráneo de estos perros sea anormal, y se desarrolle más a lo ancho que a lo largo.

La braquiocefalia se muestra en muchas razas populares de perros y existe en un amplio rango morfológico. Podemos encontrar canes con una braquiocefalia extrema, como es el caso del pug, o razas con esta característica menos marcada, por ejemplo el bóxer. Asimismo, dentro de cada raza pueden darse variaciones y presentar el morro más o menos aplastado. Algunas de las razas más típicas de perros braquicefálicos son:

  • Pug
  • Bóxer
  • Bulldog inglés
  • Bulldog francés
  • Boston terrier
  • Pekinés
  • Shih Tzu
  • Shar Pei
  • Lhasa Apso

El problema de esta característica en los perros es que tienen una mayor probabilidad de desarrollar ciertas patologías, desde problemas bucales hasta respiratorios. Por esta razón, si decides tener un perro de alguna de estas razas, deberías meditar sobre ciertas consideraciones a tener con el can, además de los cuidados específicos y la alta probabilidad de elevados gastos veterinarios.

Problemas de salud en los perros braquiocefálicos

No hay duda de que la peculiar forma de la cara que tienen los perros braquiocefálicos los hace sumamente atractivos. Sus grandes ojos redondos o la nariz chata, pueden resultar adorables para muchas personas. Tanto es así que, hoy en día, son algunas de las razas más populares, como es el caso del bulldog francés

Si estás planteándote adquirir un perro con estas características, es muy recomendable informarse correctamente sobre los problemas de salud que pueden presentar debido a la forma de su cuerpo. Si por el contrario, ya tienes un can con braquicefalia, esta información puede servirte para estar más atento a cualquier señal de enfermedad. 

No todas las razas braquiocefálicas tienen por qué desarrollar estas patologías. Cada una es diferente, y dentro de la misma, existen variaciones individuales. Aún así, exponemos las enfermedades más comunes que pueden darse a continuación.

Problemas respiratorios 

Aunque no todos, muchos de los perros que tienen este aspecto sufren el llamado síndrome obstructivo respiratorio braquiocefálico. Normalmente, este se detecta porque el sonido que hacen al respirar se asimila a un ronquido, incluso cuando están en reposo.

Problemas en los ojos

Por la conformación de sus ojos, con párpados habitualmente caídos, los perros braquicefálicos tienen más posibilidades de sufrir patologías oculares, entre las que encontramos:

  • Prolapso de la glándula lagrimal.
  • Úlceras corneales.
  • Reducción o exceso de la producción de lágrimas.
  • Infección de la piel alrededor o debajo de los ojos, conocido como intertrigo.

Estos problemas suelen ser causa de los cambios anatómicos que presentan estas razas de perros en los ojos. Además, el hocico chato hace que la piel de la zona presente pliegues, donde puede acumularse suciedad y producir una infección en la piel.

Los perros braquiocefálicos requieren de cuidados específicos.

Enfermedades de la piel

Como dijimos, muchas veces estas razas presentan profundos pliegues en la piel, ya sea en todo el cuerpo como el Shar Pei o solo en la cara como un bulldog. La temperatura, la humedad y la presencia de bacterias es diferente en estas zonas. Por esta razón, es muy fácil que aparezcan infecciones o piodermas. Por otro lado, muchos de estos perros pueden desarrollar alergias alimentarias o de contacto que, unidas a su tipo de piel, pueden empeorar la dolencia.

Los problemas óseos de los perros braquiocefálicos

Algunas razas de perros braquiocefálicos han sido seleccionadas para que tengan la cola enroscada. Esta mutación en los genes, que principalmente afecta a las últimas vértebras de la columna, pueden aparecer de forma espontánea en otra región. Esto puede provocar graves problemas.

Por otro lado, muchas de estas razas, como el bóxer o el bulldog inglés, son consideradas de rápido crecimiento. Al ocurrir esto, sus huesos de las extremidades se alargan demasiado y dan lugar a patologías curables como:

  • Panosteitis.
  • Necrosis vascular de la cabeza del fémur.
  • Osteodistrofia hipertrófica.
  • Avulsión de la cresta tibial.

Complicaciones durante el parto

Algunas razas braquiocéfalas extremas suelen sufrir distocia o problemas en el parto. Esto ocurre debido a la desproporción feto-pélvica, es decir, el canal del parto es demasiado estrecho para el tamaño de las cabezas de las crías. Por esta razón, a estas perras hay que realizarles una cesárea.

Problemas dentales 

Debido a la forma de su cráneo, los dientes de estos perros tienen una distribución asimétrica. A menudo, pueden presentarse apilados unos sobre otros, lo que causa que se acumule mucho sarro y este provoque otras enfermedades dentales.

¿Cómo cuidar a un perro de hocico chato?

En primer lugar, lo que deberías hacer es informarte correctamente sobre los posibles problemas y necesidades específicas de la raza de tu perro. Para ello, lo mejor es consultar con un profesional del sector, ya sea un veterinario o un criador federado.

En segundo lugar, como el resto de canes, los perros braquiocefálicos necesitan sus revisiones veterinarias periódicas. En ellas, el veterinario realizará exámenes rutinarios para descartar enfermedades incipientes. Por otro lado, es importante no sobreexcitar a estos perros.

Al respirar mal, una sobreexcitación podría causar un shock por falta de aire. Además, hay que tener mucho cuidado con los golpes de calor, muy comunes en estas razas. En ocasiones, muchos de estos perros deberán pasar por el quirófano para solucionar los problemas respiratorios que presentan, pues de otra manera, podrían morir.

Con respecto al cuidado dental, es muy recomendable el cepillado diario de los dientes y, al menos, una revisión odontológica al año, donde el veterinario puede determinar si necesita una limpieza dental profesional.

Prognatismo en el bulldog francés

La higiene de los ojos también debe ser diaria, sin olvidar que hay que secar muy bien los pliegues cutáneos de alrededor para evitar posibles infecciones. Si, por otro lado, notas que el perro tiene los ojos siempre secos, debes comunicárselo a su veterinario. La queratoconjuntivitis seca es común en estas razas.

Como verás, los perros braquicefálicos requieren de unos pocos cuidados extras que los canes con hocicos largos. Pero no son cuidado excesivos, simplemente algunas consideraciones para que así, tu perro esté sano y sea más feliz.

  • Dualde, J. (2019). Síndrome obstructivo respiratorio en braquicéfalos.
  • HENNET, P. (2006). Nutrición y salud oral en el perro. Royal Canin, IVIS.
  • Orozco, S. C., & Gómez, L. F. (2003). Manejo médico y quirúrgico del síndrome de las vías aéreas superiores del braquicéfalo. Reporte de un caso. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, 16(2), 162-170.
  • Toledo Fernández, M. F. (2004). Estudio descriptivo de patologías y lesiones orales en pacientes caninos domésticos.