Pez betta: por qué necesita más que un bol para sobrevivir

05 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
El pez betta, pese a su pequeño tamaño y sus vistosos colores, es un animal de armas tomar, de ahí que reciba el nombre de luchador de Siam.

Pese a su pequeño tamaño, el pez betta necesita más que un bol con agua para sobrevivir. Sin embargo, el desconocimiento sobre su hábitat puede llevar a la elección inadecuada de su acuario, lo que hace que muchos tutores alberguen a este animal en condiciones cuestionables.

Por lo tanto, ¿sabrías decir por qué este pez debe tener un acuario de un tamaño normal? Vamos a responder a esta y otras posibles preguntas a continuación.

Pez betta o pez luchador de Siam

En primer lugar, te presentamos algunas características de este singular pez en las siguientes líneas.

Origen, hábitat y anatomía

Una de las especies presentes en el sudestes asiático es el pez betta o el pez luchador de Siam. Estos peces se localizan en regiones de aguas cálidas y poco profundas de Tailandia.

En concreto, pueden encontrarse en charcos, zanjas o arrozales. Estos sitios se distinguen porque suelen estar rodeados de abundante vegetación y de insectos.

La especie a la que pertenecen se denomina Betta splendens, un taxón que forma parte de los peces anabántidos. Dicho de otra forma, son peces reconocidos por su pequeño tamaño, gran vistosidad y con dimorfismo sexual.

Un pez betta en un jarrón.
Un ejemplo de lo que no se debe hacer.

Alimentación para el pez betta

Aunque pueda resultar sorprendente, estos peces son fundamentalmente carnívoros, pues tienden a alimentarse de los insectos presentes en los charcos o arrozales en los que se encuentran.

De este tipo de alimento obtienen las proteínas que necesita su organismo. Sin embargo, en su dieta rica en proteínas no deben faltar vegetales para evitar problemas de estreñimiento.

Si se tiene a estos peces en un acuario, es imprescindible seguir aportándoles una dieta rica en proteínas. Por suerte, existen diferentes formatos de alimentos para ofrecerle al animal, como las escamas deshidratadas específicas para su especie.

Éstos últimos son alimentos bastante utilizados, pero se deben humedecer unos minutos antes de administrárselo al pez. Si no se hace, estas comidas pueden derivar en la hinchazón del estómago, lo que causa problemas graves de salud.

Comportamiento

Uno de los rasgos más llamativos de esta especie es que los machos son extremadamente territoriales. Este rasgo ha supuesto que sean reconocidos como peces agresivos o de lucha y les ha dado el nombre de luchadores de Siam.

El comportamiento territorial se da, generalmente, entre machos de la especie. Nunca deben incluirse dos machos en un mismo territorio, ya que uno de ellos provocará directa o indirectamente la muerte del otro.

Asimismo, no solo se observa territorialidad en los machos, pues también existe en las hembras, aunque en menor medida. La relación entre las hembras es jerárquica, de tal manera que el número de hembras en un acuario siempre debe ser limitado.

Por ello, se estima que solo deben haber entre cuatro o cinco hembras por cada 100 litros de agua. Además, el acuario debe estar provisto de diferentes refugios, así como de abundante vegetación.

Un detalle curioso es que los peces betta presentan dimorfismo sexual. Los machos poseen aletas más largas, tonalidades más fuertes y un mayor tamaño en comparación con las hembras.

Cómo cuidar al pez betta o pez luchador de Siam

Una vez introducida la especie, el paso lógico es que cimentemos cuáles son sus cuidados en cautividad. Esto puede llegar a sorprender a algunos lectores, pues no se trata de una especie tan resistente como algunos hacen ver.

Requerimientos ambientales

La calidad de vida de los peces depende de forma directa del agua en el que habitan. Por ello, simplemente se deben seguir algunas normas para que se adapten adecuadamente:

  • Ambientes cálidos de entre 25-27 grados a temperatura ambiente. No se recomienda su estancia en temperaturas inferiores a 25 grados.
  • El nivel de pH del agua debe estar entre 6,5 y 7.
  • Evitar cambios bruscos de la temperatura. Si no, el pez se debilita y puede enfermar.

Acuario apto para el pez betta

Otro de los problemas que suele traer de cabeza a los dueños de los peces son las dimensiones del acuario. En el caso de los peces betta, el tamaño de este no debe ser nunca muy pequeño, pues requieren de un sistema de filtrado y un calentador del agua.

Si únicamente se tiene un pez betta, el acuario puede tener una capacidad de dos o tres litros de agua hasta 15 litros. No obstante, el pez debe estar solo, sin otros peces de su misma especie o de otras.

Tampoco se recomienda que el acuario sea excesivamente grande o donde puedan generarse corrientes fuertes. Este tipo de ambientes les genera a los peces un alto nivel de estrés, al tener que nadar en exceso para alimentarse o respirar.

Por ello, es adecuado mantenerlos en un habitáculo de tamaño mediano, donde no estén expuestos a situaciones estresantes. De esta manera, se evita de forma eficaz que sus aletas sufran daños.

Compañeros de acuario

A la hora de elegir compañeros de hábitat, el pez betta es un tanto selectivo. Como ya se ha visto, no se deben incluir dos machos o más de cinco hembras en un mismo acuario. 

Asimismo, tampoco deben convivir con peces de aletas llamativas o con peces guppy. Esto es debido a que pueden confundirlos con sus congéneres y atacarlos, al sentir amenazado su territorio.

Por otro lado, no se recomienda su convivencia con peces que puedan morder sus delicadas aletas. Entre estos peces se encuentran los peces cebra, barbos, ángeles o Neón Tetras.

Un pez betta en un acuario.

Podemos concluir que cuidar a un pez betta es sencillo siempre y cuando se cumplan una serie de parámetros básicos. Aunque sean peces de pequeño tamaño, necesitan un acuario mayor a un bol para sobrevivir.

Por lo tanto, ante cualquier duda a la hora de criar a estos peces debe consultarse con un experto. También pueden seguirse algunos de los consejos anteriores para evitar que el animal se estrese.

  • Comportamiento agresivo en el pez luchador de Siam (Betta splendes). Recogido a 30 de septiembre de 2020 en: https://accedacris.ulpgc.es/bitstream/10553/1460/1/4647.pdf
  • Experiencias sobre el cultivo de peces ornamentales en la Cooperativa COOPESCA Acacias - Meta. Recogido a 30 de septiembre de 2020 en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5441092.pdf