¿Por qué aparecen los callos en los perros?

29 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Si tienes un galgo y comienza a cojear, puede que esté sufriendo una lesión en sus almohadillas llamada callo. La cirugía suele ser el único camino a seguir en estos casos.

Los callos en los perros, al igual que en los seres humanos, son bastante dolorosos y forman la primera causa de cojera entre las distintas variedades de galgos. Además, se deben diferenciar los callos de otros tipos de durezas que pueden aparecer en los codos y otras articulaciones de los perros.

Por desgracia, estas afecciones son muy difíciles de resolver sin cirugía y, aunque las causas están más o menos acotadas, tienen una fuerte influencia genética.

Por otro lado, se encuentran entre los principales problemas de piel que sufren diversas razas de perros. ¿Quieres saber por qué se producen los callos en las almohadillas de los canes? ¡Te lo contamos!

¿Qué son los callos?

Los callos en los perros son un área circular hiperqueratinizada que aparece en las almohadillas de los dedos de las patas. Como dijimos, la raza que más sufre esta dolencia es el galgo, aún más si el animal es de edad avanzada.

De hecho, entre el 5 % y 6 % de los perros de este grupo tiene callos en sus almohadillas, lo que hace que sea la dolencia más común dentro de esta raza.

Por aproximación, el 80 % de los callos aparecen en los dedos tres y cuatro de las patas delanteras del perro. Estas formaciones suelen causar una fuerte cojera que puede llegar a ser grave.

Para entender mejor los callos en los perros, podemos compararlos con los papilomas que aparecen en las plantas de los pies de las personas debido al virus del papiloma humano.

Un perro levanta la pata.

Causas de los callos en los perros

En la actualidad se sigue investigando el origen de los callos en los perros y, además, se estudia cuál es la mejor forma de tratarlos para que no se vuelvan crónicos.

Así, siempre se ha pensado que la principal causa de los callos en los perros tiene un origen viral, en concreto un papilomavirus. Sin embargo, no se ha podido llegar a demostrar tal teoría. 

Etiología viral de los callos en los perros

En un estudio realizado con seis galgos a los cuales se les extirparon callos de las almohadillas no se pudieron encontrar rastros del papilomavirus canino. Las pruebas realizadas para detectarlo fueron PCR, cortes histológicos vistos al microscopio e inmunohistoquímica.

En otra investigación se buscó papilomavirus en más de 100 muestras de callos. En ningún caso las pruebas resultaron positivas para el virus. Aunque se utilicen pruebas tan avanzadas como la microscopía electrónica para identificar partículas de virus, los resultados siguen siendo negativos.

Por el contrario, una de las investigaciones más recientes identificó un nuevo virus del papiloma canino mediante PCR en cuatro callos de perros. No obstante, no se pudo demostrar que el virus estuviera localizado en la lesión.

¿Se ha podido clavar algo en la piel del animal?

Por otro lado, se ha sugerido que la penetración de un cuerpo extraño en la almohadilla —es decir, que el perro se clave algo— puede ser la causa de los callos.

Un material punzante podría hundirse en la piel, lo que provocaría un tejido cicatrizante muy queratinizado. De todos modos y hasta donde se sabe, nunca se ha encontrado ningún cuerpo extraño dentro de un callo tras su extirpación quirúrgica.

Daño mecánico, la causa más común de callos en los perros

Por último, la causa que más apoyo tiene de momento es un trauma mecánico repetitivo. Con un trasfondo hereditario, no solo los galgos son los perros más afectados, sino que los utilizados para carreras que ya están jubilados son los que más callos tienen.

Estos animales pueden sufrir una gran variedad de patologías en su edad anciana debido al estilo de vida que llevan. Por tanto, al igual que en los seres humanos, se cree que esta es la causa más común de callos en los perros.

¿Cómo curar los callos en los perros?

A pesar de lo común de la patología, no existe un tratamiento único, definitivo e infalible que libre al perro de tan molesta dolencia. Tanto los estudios como los resultados veterinarios muestran que hay una evidencia limitada sobre la eficacia de los tratamientos.

Muchas veces el tratamiento más elegido es la enucleación del callo mediante cirugía, es decir, extraerlo completamente desde su raíz. No obstante existen otras vías. De hecho, al final los tutores suelen guiarse por las anécdotas de otros tutores de galgos y pruebas de ensayo y error.

Por otro lado, encontramos los tratamientos tópicos, el uso de diferentes cremas y disoluciones que pueden mejorar el aspecto de los callos en los perros. Tales tratamiento son:

  • Queratolíticos: estos descomponen la queratina acumulada y hacen que se vaya desprendiendo el callo.
  • Queratoplásticos: suavizan la queratina y alteran sus propiedades y hacen que esté más blanda.
  • Agentes cáusticos como el nitrato de plata, que queman o destruyen el tejido.
Callos en los perros.

Aún queda mucho por investigar en el campo de los callos de los perros, sobre todo en galgos, la raza más castigada. De hecho, la Greyhound Health Initiative, una organización sin ánimo de lucro que ayuda a los galgos en todo el mundo, está recaudando dinero para que se investigue más a fondo esta lesión tan dolorosa.

  • Balara, J. M., McCarthy, R. J., Kiupel, M., Buote, M. A., Wise, A. G., & Maes, R. K. (2009). Clinical, histologic, and immunohistochemical characterization of wart-like lesions on the paw pads of dogs: 24 cases (2000–2007). Journal of the American Veterinary Medical Association, 234(12), 1555-1558.
  • Doughty, R. W., & Guilliard, M. (2018). Pad corns: A pain for both dog and veterinarian.
  • Guilliard, M. J., Segboer, I., & Shearer, D. H. (2010). Corns in dogs; signalment, possible aetiology and response to surgical treatment. Journal of Small Animal Practice, 51(3), 162-168.
  • MATHEWS, M. R. (1999). Dermatologic disorders in dogs (Doctoral dissertation, COLLEGE OF VETERINARY AND ANIMAL SCIENCES-MANNUTHY, THRISSUR).
  • Rotolo, F. J. (1984). U.S. Patent No. 4,479,457. Washington, DC: U.S. Patent and Trademark Office.
  • Swaim, S. F., Amalsadvala, T., Marghitu, D. B., Sartin, E. A., Hudson, J. A., & Stoenescu, E. D. (2004). Pressure reduction effects of subdermal silicone block gel particle implantation: a preliminary study. Wounds—A compendium of clinical research and practice, 16(10), 299-312.
  • Pati, S., Panda, S. K., Acharya, A. P., Senapati, S., Behera, M., & Behera, S. S. (2015). Evaluation of geriatric changes in dogs. Veterinary world, 8(3), 273.