El primer mamífero extinto por el cambio climático

12 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
Hoy te presentamos una triste noticia, el caso del primer roedor oficialmente extinto por la acción del cambio climático sobre su ecosistema. Descubre los motivos de su desaparición.
 

El cambio climático de origen antropogénico es una amenaza para la biodiversidad por todos conocida. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), más de 30 000 especies que habitan el planeta Tierra se encuentran en riesgo a día de hoy. Además, no tenemos que irnos muy lejos para descubrir al primer mamífero extinto por el cambio climático.

En febrero del año 2019, los medios de comunicación hicieron eco de una noticia desoladora: el gobierno de Australia había confirmado la desaparición de la primera especie de roedor como consecuencia directa de los efectos del cambio climático. Si quieres saber más acerca de este ya desaparecido mamífero, te animamos a continuar leyendo.

Melomys rubicola, un fantasma

Estamos ante la especie Melomys rubicola, un roedor perteneciente a la familia Muridaepariente directo del ratón de campo europeo. Este pequeño mamífero era endémico de Bramble cay, un cayo situado en las aguas australianas del estrecho de Torres.

La especie se documentó por primera vez en 1845 y en el año 2002 fue descrita como el mamífero más aislado de toda Australia. Por extraño que pueda parecer, a principios del siglo XXI se estimaron al rededor de 93 individuos en la única población presente en toda la Tierra, cifra que le convirtió en uno de los mamíferos más difíciles de observar en todo el mundo.

Algunas de las características de este roedor ya extinto son las siguientes:

  • Para ser un ratón era relativamente grande, con una longitud corporal que iba desde los 14 a los 16 centímetros de largo.
 
  • La cola podía llegar a medir, por sí sola, hasta 18 centímetros.
  • Comparado con otros roedores, poseía una cola enorme, orejas cortas y unas patas prominentes.
  • El individuo medio pesaba entre los 78 gramos y los 164 gramos.
  • Su coloración era marrón-rojiza.

Una vez hemos descrito al animal en cuestión, es necesario abordar el porqué de su desaparición. Te lo contamos en las siguientes líneas.

El primer mamífero extinto por el cambio climático.
Fuente: Bloomberg

El primer mamífero extinto por el cambio climático.

Diversos estudios investigan las causas de la desaparición de este simpático mamífero. La especie fue considerada como extinta en el año 2016, pero se estima que los últimos individuos desaparecieron entre los años 2009 y 2011. ¿El motivo principal? las inundaciones del cayo en el que habitaban, sucesos totalmente relacionados con el cambio climático.

La subida del nivel del mar (de 0.19 metros en los últimos 100 años) y los efectos destructivos causados por las inclemencias temporales asociadas a las variaciones climáticas en el último siglo han llevado a esta especie a la extinción.

Según otras fuentes bibliográficas, la erosión del terreno y la mortalidad directa de los individuos por las tormentas llevaron al límite a la población de Melomys rubicola, lo que le condujo a la desaparición total.

 

Estas mismas investigaciones citadas con anterioridad también aportan una mirada crítica hacia las entidades gubernamentales, pues los esfuerzos de conservación de la especie fueron mínimos y tardíos.

Según estos reportes, la especie no presentaba un suficiente atractivo físico para generar una concienciación a nivel poblacional. Al fin y al cabo, por mucho que duela de reconocer, un koala suele generar mucha más simpatía que una rata en una persona de a pie.

La primera documentada, pero no la única

Por desagradable que pueda ser conocer este tipo de datos, este pequeño roedor es el primer mamífero documentado que desaparece por la acción directa del cambio climático, pero seguramente no sea el único.

Australia es el lugar que ostenta el récord de más especies de mamíferos extintos, pues otras 29 especies han sucumbido en los últimos 200 años por diversos factores.

Algunos de estos factores deletéreos han sido la introducción de gatos callejeros, la desaparición de hábitat natural por la creación de pastos para herbívoros y la fragmentación de los ecosistemas.

Sin duda, esta tendencia a la extinción continúa al alza, pues el nivel del mar seguirá subiendo junto con las temperaturas, con todos los efectos que esto conlleva sobre la flora y la fauna del globo.

Un árbol sufriendo los efectos del cambio climático.
 

Aún estamos a tiempo

A pesar del tono desesperanzador de las palabras emitidas con anterioridad, lo cierto es que aún podemos hacer mucho como especie para frenar las extinciones masivas que se avecinan. En primer lugar, es necesario destacar que es posible que la extinción de Melomys rubicola fuese prevenible, pero los esfuerzos para su conservación llegaron de forma tardía y escasa.

Una acción conjunta de los investigadores, que se encargan de estimar los estados de las poblaciones animales en sus ambientes natural y del gobierno, el cual debe fundar programas de conservación y reintroducción, es esencial. Melomys ha sido el primer mamífero extinto por acción directa del cambio climático, pero esperemos que también el último.

 

 

  • Waller, N. L., Gynther, I. C., Freeman, A. B., Lavery, T. H., & Leung, L. K. P. (2017). The Bramble Cay melomys Melomys rubicola (Rodentia: Muridae): a first mammalian extinction caused by human-induced climate change?. Wildlife Research44(1), 9-21.
  • Fulton, G. R. (2017). The Bramble Cay melomys: the first mammalian extinction due to human-induced climate change. Pacific Conservation Biology23(1), 1-3.