Problemas digestivos en perros: tratamiento y prevención

20 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los problemas digestivos en perros son causados por distintos factores. Sin embargo, estos padecimientos pueden ser tratados con cierta facilidad a través del cuidado de la dieta de la mascota.

Los problemas digestivos en perros constituyen una preocupación importante para tutores de mascotas y facultativos de la medicina veterinaria.

Particularmente, los trastornos digestivos crónicos pueden ser difíciles de tratar, debido a las limitaciones de los procedimientos diagnósticos y a sus múltiples posibles causas. Aquí abordaremos el papel de la dietética en el tratamiento y prevención de estos padecimientos.

El papel del microbioma intestinal en los problemas digestivos en perros

Los perros tienen una colección única de cientos de tipos de microorganismos unicelulares (bacterias y otros microbios) habitando en sus tractos digestivos. Esta diversidad de microorganismos se denomina microbiota o microbioma intestinal.

Diversos estudios científicos han demostrado que el microbioma intestinal es crucial para la digestión y la obtención de nutrientes que aportan los alimentos.

A día de hoy, se reconoce que el microbioma intestinal tiene una relación con una amplia gama de procesos, que incluyen desde el peso corporal hasta la salud mental. El equilibrio del microbioma afecta a casi todos los aspectos de la salud y la felicidad del perro.

Los problemas digestivos en perros están ligados a la dieta.

¿Qué factores pueden inducir un desbalance en el microbioma canino?

Si tu perro ha  estado expuesto a cualquiera de las siguientes condiciones, es posible que sufra en algún grado problemas digestivos:

  • Tratamiento de antibióticos, drogas antiinflamatorias no esteroideas (AINEs), esteroides, antihistamínicos.
  • Tratamientos antipulgas y antigarrapatas, vacunaciones.
  • Alimentación exclusiva con comida comercial.

¿Cómo promover un microbioma intestinal saludable?

Existen una serie de medidas que adoptar para asegurar un microbioma intestinal equilibrado y prevenir problemas digestivos en perros, entre ellas:

1) Asegura la lactancia materna

La lactancia constituye la primera y más importante vacuna natural. Para los cachorros es vital recibir la variedad de nutrientes de la leche materna. Entre ellos están:

  • Factores de crecimiento, que inducen la apropiada maduración del intestino.
  • Antibióticos naturales, que impiden la colonización de patógenos.
  • Prebióticos, que promueven el crecimiento de flora intestinal beneficiosa.

2) Permite constantemente el contacto con aire fresco y la naturaleza

Las bacterias que son potencialmente buenas para tu perro están en todas partes en la naturaleza: en la tierra, en las plantas e incluso en el aire. Lleva a tu perro a pasear o abre una ventana y deja que entre aire fresco.

3) Suministra alimentos crudos.

Los alimentos frescos crudos proporcionan una fuente de microbios naturales para tu perro. Algunas personas incluso alimentan a sus canes con dietas de carne cruda, aunque deberás seguir las precauciones de seguridad adecuadas si desea probar esto. Como ya sabes, no todos los microbios que crecen en los alimentos son saludables.

4) Usa probióticos y alimentos fermentados.

Los probióticos son microbios vivos beneficiosos. Los alimentos fermentados que contienen grandes cantidades de bacterias probioticas están muy aconsejados para una dieta saludable.

Es necesario tener en cuenta que los microbios probióticos, generalmente, no se convierten en residentes permanentes en el microbioma de tu perro. Por este motivo, muchos usuarios encuentran el mayor beneficio en una suplementación diaria.

5) Considera el trasplante de microbiota fecal

Los padecimientos intestinales crónicos han sido tratados con mucho éxito con los trasplantes de microbiota fecal. En este procedimiento se transfieren microbios intestinales de un perro sano a uno que sufre de una patología gástrica.

Los trasplantes de microbiota fecal comenzaron a realizarse a través de un enema (generalmente, en un hospital veterinario bajo sedación), lo que a menudo los hace costosos y estresantes para el perro. En la actualidad, pueden conseguirse cápsulas orales de microbiota fecal, lo que hacen este proceso más fácil.

Bacteria Bifidobacterium

6) Ayuda con el manejo del estrés canino

Estudios científicos han demostrado que el estrés desplaza el equilibrio del microbioma intestinal de humanos hacia un estado menos saludable. Así, los síntomas de los problemas digestivos en perros también pueden empeorar si la mascota sufre situaciones estresantes.

Existen una variedad de técnicas disponibles para aliviar a los perros estresados, y una medida fácil de adoptar es el aumento de la cantidad de ejercicio.

En conclusión, el manejo dietético de los problemas digestivos en perros tiene dos pasos claves. Como primera consideración, debes excluir los componentes de la dieta que estén implicados en el desarrollo de alergia o sensibilidad en tu perro. En segundo lugar, se busca influir sobre la composición y actividad metabólica de la microflora gastrointestinal.

  • German, A., & Zentek, J. (2006). Enfermedades digestivas más frecuentes: el papel de la nutrición. Enciclopedia de la Nutrición Clínica Canina (Pibot y col.). Royal Canin, Paris, Francia, 120-131.
  • Silva, J. G. (2016). Nutrición hospitalaria práctica para la clínica de pequeños animales Nutrición enteral: estrategias y nutrientes terapéuticos. Revista Colombiana de Ciencia Animal, 9(1).
  • Salcedo Reyes, D. (2015). Evaluación de la aplicación de microorganismos benéficos en problemas diarreicos de cachorros Canis lupus familiaris (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia).