Prolapso de la válvula mitral en perros

18 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
Son muchas las patologías cardíacas que pueden afectar a los perros. Una de las mas frecuentes es el prolapso de la válvula mitral.
 

Como todos sabemos, el corazón es uno de los catalogados como “órganos vitales”. No es para menos, ya que se encarga de bombear sangre por todo el cuerpo. Aunque esto, a priori, pueda resultar baladí, en esta sangre fluyen el oxigeno y los tan necesarios nutrientes. Existen patologías como el prolapso de la válvula mitral que rompen este equilibrio.

Gracias a la sangre que bombea el corazón, las células están constantemente alimentadas, lo que les otorga un funcionamiento correcto y las llena de energía. Pero, a veces, este órgano puede tener algún problema funcional y no bombear como debería.

A esto se le llama cardiopatía, y una de las mas frecuentes entre los perros es el prolapso de la válvula mitral. Si quieres conocer más acerca de esta patología, continúa leyendo.

Prolapso de la válvula mitral

El corazón, en los mamíferos, está dividido en cuatro cámaras separadas entre sí. Las dos cámaras superiores se llaman aurículas, conectadas y separadas de las cámaras inferiores, llamadas ventrículos.

Entre cada aurícula y ventrículo existen unas válvulas que sirven para permitir o evitar, depende de la etapa de contracción del corazón, el flujo de la sangre. Para que nos entendamos, es como una especie de puerta que solo se abre en una dirección.

Si nosotros empujamos en la dirección correcta podemos pasar sin problema. En cambio, si empujamos en dirección contraria, no podríamos pasar, pues nosotros seriamos glóbulos rojos y la puerta son esas válvulas. Después de esta lección rápida de cardiología, vamos a explicar lo que es el prolapso de la válvula mitral.

 
Prolapso de la válvula mitral.

El prolapso de la válvula mitral consiste en una alteración de la válvula del mismo nombre, es decir, la que conecta la aurícula con el ventrículo izquierdo. Esta válvula, que debería de cerrar de forma estanca y solo permitir el flujo de sangre en la dirección correcta (de aurícula a ventrículo) no funciona, cierra mal.

Si volvemos al ejemplo de la puerta, digamos que quedaría entreabierta, por lo que los glóbulos rojos pueden pasar en dirección contraria a la que tenían que ir.

Animales afectados

Es una enfermedad que afecta tanto a felinos como a perros. A pesar de que es mas habitual entre los primeros, no deja de ser un hallazgo frecuente en distintos individuos de la especie canina.

Se ha comprobado que existe cierta predisposición racial, afectando de forma frecuente a animales de las razas gran danés, pastor alsaciano o Cavalier King Charles Spaniels.

Especial mención a los individuos de esta ultima raza, ya que diversos estudios han descubierto que estos ejemplares sufren la enfermedad de forma especialmente grave y precoz.

Síntomalogía observable por el propietario

En los casos leves no existen ningún tipo de síntomas. En muchas ocasiones, esta patología es un hallazgo casual por parte del veterinario en el examen rutinario. Aprovechamos este punto para recordar la importancia de las revisiones periódicas a las mascotas, ya que cuanto antes se detecte el problema, más fácil será la solución.

 

En los animales con cuadros leves o moderados, los síntomas son los relacionados con el sistema cardiovascular. Algunos son los siguientes:

  • Disnea: dificultad para respirar, respiración fatigosa y costosa. Podemos notar como el perro hace ruidos anómalos durante el ciclo respiratorio e incluso observar movimientos extraños de la cavidad torácica.
  • Intolerancia al ejercicio: animales que se cansan con facilidad, especialmente en los meses calurosos. Si habitualmente seguimos la misma rutina de paseo y notamos que el perro se fatiga mas que antes, puede ser un indicativo de prolapso de la válvula mitral.
Un perro durante un chequeo veterinario.

Tratamiento del prolapso de la válvula mitral y consideraciones

Después del correcto diagnostico, el veterinario pautará el tratamiento correspondiente. De todas formas, la intervención quirúrgica es anecdótica y poco común. Debido a la complejidad y el alto coste de la cirugía, la mayoría de los tratamientos son farmacológicos.

Dependiendo del grado de desarrollo de la enfermedad, el pronostico es de bueno a desfavorable. No obstante, conviene remarcar que es una enfermedad incurable y progresiva, por lo que el tratamiento es solo paliativo y está orientado a mejorar y prolongar la calidad de vida del animal, nunca a curarlo.

 

Con el correcto tratamiento, el animal puede gozar de una muy buena calidad de vida.

El propietario de un animal con prolapso de la válvula mitral deberá extremar las precauciones con su mascota, evitando paseos largos y extenuantes, y en la medida de lo posible, los paseos en horas calurosas del día.

Otro punto importante es la revisión periódica por parte del veterinario, que examinará y revisará la respuesta al tratamiento por si fuese necesario un reajuste del mismo.

  • Bayón, A., del Palacio, M. F., Montes, A., Bernal, L. J., & Panizo, C. G. (1994). Aspectos ecocardiográficos normales en perros Beagle y Mastín Español en crecimiento. In Anales de veterinaria de Murcia (pp. 3-16).
  • Talavera, J., del Palacio, M. F., & Bayón, A. (1999). Valvulopatía mitral adquirida crónica en el perro: correlación entre estadio clínico funcional y parámetros ecocardiográficos. In Anales de Veterinaria de Murcia (Vol. 15, pp. 59-74).
  • Buzzano, O., Graziano, A., Barrios, J., & Lightowler, C. (2015). Efecto de la asociación de tres drogas en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca congestiva en perros con mixomatosis mitral. InVet17(1), 7-15.