¿Qué efectos tiene la música en los animales?

18 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Para los oídos de los animales la música humana puede ser estresante, pero hay investigadores han logrado “animalizarla” haciendo versiones adaptadas a cada especie.
 

Desde siempre, nos ha intrigado saber si existen efectos de la música en los animales. Aunque es fácil experimentar con nuestras propias mascotas, solo la ciencia ha logrado develar cómo algunos animales reaccionan ante el estímulo musical.

A pesar de que existen varios estudios que utilizan diversas estrategias de investigación con diferentes especies animales, aún no existe una respuesta unívoca. Veamos a continuación algunos ejemplos interesantes y reflexionemos al respecto.

El Danubio azul, número uno de la música canina

Un estudio con 161 perros residentes de un refugio, evaluó el efecto de diferentes melodías y géneros en el comportamiento canino. Descubrieron que la música clásica, específicamente el Danubio azul de Strauss redujo la ansiedad.

Beagle relajado durmiendo patas arriba.

Así, observaron un aumento significativo en el tiempo de sueño y una disminución del ladrido. Por otro lado, el efecto del heavy metal pareció no ser tan positivo, pues se observaron un aumento de los ladridos, menor tiempo de sueño y sacudidas constantes. En suma, todos los síntomas que, quizás, un verdadero metalero no tendría al escuchar su género preferido antes de ir a dormir.

 

Muuuu música para sus oídos

Al igual que los perros, las vacas también prefieren la música clásica. Se ha reportado tiempos de ordeño significativamente menores cuando las vacas oían grandes clásico.

La Sinfonía Pastoral de Beethoven y El puente sobre aguas turbulentas de Simon & Garfunkel fueron grandes éxitos en el cobertizo de ordeño.

Estas melodías produjeron aumentos modestos de un 3 % en la producción lechera. Por otra parte, cuando se expuso el ganado a canciones ruidosas, como Tigerfeet de Mud y Size of a Cow de Wonderstuff, no hubo aumento en la producción de leche.

Ternero feliz en el campo, siendo acariciado.

Para las codornices, en la variedad está el gusto

En 2016, un grupo filipino publicó un estudio de cómo diferentes tipos de música influyen en el rendimiento, la calidad del huevo, el comportamiento y la economía de la cría de codornices japonesas.

En el estudio, un total de 165 pollitos, divididos en 5 grupos, fueron sometidos por cuatro meses, a 12 horas continuas de música. Los grupos del estudio fueron: control (sin música) y mezclas de varios géneros: clásica, heavy metal, reggae.

El análisis reveló que las codornices expuestas a música aleatoria y clásica mostraron un mayor peso corporal final, en comparación con los otros grupos. También la calidad de los huevos fue mayor en los grupos con música aleatoria y clásica.

 

Mozart adaptado para roedores

Mozart para roedores.

Recientemente, un estudio se propuso determinar el efecto de la música en la memoria y el aprendizaje. El trabajo empleó cuarenta ratas las expuso a durante diez minutos al día durante 10 semanas.

Para ello, elaboraron una versión ‘rateril’ de la Sonata para dos pianos en re mayor de Mozart. La versión era el doble de rápido y una octava más alta que la original.

Los grupos de ratas, recibieron los estímulos musicales antes (A), otro durante (‘D’) y el tercero antes y durante (‘AD’) la prueba de memoria. El grupo de ratas de control (‘C’) se mantuvieron en silencio.

El aprendizaje espacial y la capacidad de memoria de los animales se probaron en un laberinto radial de 8 brazos.

Al final, los autores reportaron que las ratas expuestas a la música antes y durante (AD) mostraron una mejora significativa en la adquisición de tareas.

Una mejoría pasajera

Resulta interesante conocer, que el efecto de la música, resultó pasajero. Al probar el grupo campeón, 4 horas después del tratamiento, la mejora observada había desaparecido.

Es claro que la música modificada para adecuarla al rango auditivo de los roedores mejora la capacidad de aprendizaje del laberinto y el rendimiento de la memoria, si recibieron estímulos musicales antes y durante las pruebas.

 

Los resultados son prometedores, ya que permiten el desarrollo de un modelo de rata para estudiar los trastornos de la memoria humana.

La música puede ser un estímulo positivo

En conclusión, este conjunto de estudios pone en relieve que la música puede ser una fuerza universal de expresión y cuidado. Así, la música puede modelar las emociones de los humanos y los animales.

Queda por ver lo que revelerarán las próximas investigaciones que salga a la luz en torno a la relación entre los animales y la música. En especial, aquella que está adaptada a su oído.

 
  • Kogan, L. R., Schoenfeld-Tacher, R., & Simon, A. A. (2012). Behavioral effects of auditory stimulation on kenneled dogs. Journal of veterinary behavior, 7(5), 268-275.
  • Cabaral, N. C., Untalan, H., & Rieta, P. G. (2017). Type of Music on the Growth and Laying Performance, Behavior and Marketability of Quails. Open Science Journal, 2(4). https://pdfs.semanticscholar.org/f0bc/341505cfcae0f6e1ff6d32e1f4fdcc5c5923.pdf
  • Korsós, G., Horváth, K., Lukács, A., Vezér, T., Glávits, R., Fodor, K., & Fekete, S. G. (2018). Effects of accelerated human music on learning and memory performance of rats. Applied animal behaviour science, 202, 94-99.