¿Qué es una especie vulnerable y cómo se cataloga?

28 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Conocer a las especies vulnerables nos permite establecer las herramientas necesarias para evitar que corran el riesgo de extinguirse.

Una especie se considera vulnerable cuando corre el riesgo de pasar al grupo de «en peligro de extinción» en un futuro inmediato si no se actúa sobre los factores que inciden sobre ella. A día de hoy hay más de 5000 especies animales y casi 7000 de plantas en estado vulnerable.

Catalogar a las especies es una herramienta muy útil en la conservación de las especies. De esta forma, se priorizan medidas sobre los taxones más perjudicados antes de que su situación llegue a ser insostenible.

¿Qué factores convierten a una especie en «vulnerable»?

Las categorías de amenaza en el reino animal las conocemos a través de la Lista Roja de Especies AmenazadasEl objetivo de estas categorías es la conservación de la biodiversidad.

Una especie se considera vulnerable cuando puede verse afectada por cualquiera de estos criterios:

  • Tamaño de la población. Esto considera al número total de individuos adultos fértiles.
  • Subpoblaciones. Grupos de una población separados geográficamente o por otro factor, entre los cuales hay muy poco intercambio genético o demográfico.
  • Generación o edad promedio de los individuos reproductores. La duración de la generación refleja la tasa de renovación de los individuos reproductores de una población.
  • Disminución del número de individuos maduros que no se considera parte de la fluctuación natural de la especie.
  • Disminución continua. Es un declive que tiende a continuar a no ser que se tomen medidas para su conservación.
  • Fluctuaciones extremas. El tamaño de la población o el área de distribución varía de forma amplia, rápida y frecuente.
  • Fragmentación severa. Los individuos se distribuyen en subpoblaciones pequeñas y aisladas.
  • Extensión de presencia. Representa todo el área por donde se mueve una especie.
  • Área de ocupación. Es la zona dentro de una extensión geográfica donde sobrevive una especie en cualquier etapa de desarrollo.
  • Localización. Es el área geográfica en la cual un acontecimiento externo tiene potencial de afectar a toda la especie. Por ejemplo, la deforestación del área de alimentación.
  • Análisis cuantitativo. Para estimar la probabilidad de extinción a partir la historia natural conocida, los requerimientos de hábitat, las amenazas y las técnicas de gestión de la especie.

El riesgo de extinción de una especie vulnerable es alto y la población experimenta una reducción estimada mayor a un intervalo de 30 – 50 % en los últimos 10 años o en tres generaciones.

Las especies vulnerables del reino animal

Actualmente, catalogadas como especies vulnerables se encuentran 545 mamíferos, unas 800 aves, 532 reptiles, más de 670 anfibios y otras 806 especies de insectos. El objetivo es reducir la categoría de estas especies a una menos amenazada o retrasar su avance a hacia la categoría «en peligro de extinción». A continuación, te mostramos algunas especies vulnerables conocidas.

La niña de Sierra Nevada (Polyommatus golgus) 

Esta pequeña mariposa es endémica del Sur de España y destaca por el color azul brillante del dorso de los machos. Es una de las especies más afectadas por el cambio climático en la península, pues cada año las mariposas adultas tienen que volar más alto para encontrar las plantas de las que se alimentarán sus orugas.

Debido a la subida de las temperaturas, estos matorrales crecen cada vez más cerca de la cumbre y llegará el momento en que las condiciones de esos espacios no permitirán crecer a las larvas de la especie.

Una mariposa de Sierra Nevada, especie vulnerable.

El flamenco andino (Phoenicoparrus andinus)

El flamenco andino también es una especie vulnerable que habita en la región central de los Andes y es un ave migratoria. Su aspecto es parecido al de otros flamencos, solo que el cuerpo es menos rosado y sus largas patas son de color amarillo. Actualmente su población se mantiene estable, pero en el pasado una de sus mayores amenazas era la recolección de sus huevos.

Un ejemplar de flamenco andino.

La morsa (Odobenus rosmarus)

En general, la situación de los grandes mamíferos marinos es algo crítica. La morsa es una especie vulnerable de mamífero semiacuático que habita las frías aguas del Ártico.

Existen tres subespecies de morsa que se diferencian en tamaño, pero la morsa del Pacífico es la mayor de todas. Este animal destaca por su peso y por sus dos grandes colmillos que pueden superar el metro de longitud.

La morsa del Pacífico sigue siendo un recurso de subsistencia importante para los pueblos indígenas de Alaska, pero sus peligros reales son la disminución del hielo y la contaminación marina que afecta a las presas, debido al desarrollo de yacimientos de petróleo y gas.

Una morsa que emerge a la superficie.

La iguana marina (Amblyrhynchus cristatus)

Es la única especie de su género y habita las islas Galápagos. Es el único lagarto que depende del medio ambiente marino, pues se alimenta casi en exclusiva de algas marinas.

El niño es el fenómeno meteorológico que más afecta a la alimentación de estos animales. La mortalidad durante este evento puede llegar hasta el 90%, debido a inanición.

Durante El Niño, el agua cálida del Golfo de Panamá fluye hacia las Galápagos y se suprime el afloramiento de nutrientes. Esto resulta en la proliferación de algas pardas que no son fácilmente digeribles por las iguanas y pueden ser tóxicas.

El cambio climático puede aumentar la severidad y frecuencia de los eventos de El Niño, lo que acabaría por eliminar algunas subpoblaciones de iguana marina por completo.

Una iguana marina sobre una roca.

Salamandra algira

La salamandra norteafricana es una especie vulnerable de anfibio que se encuentra muy localizada al borde septentrional de Marruecos, Argelia y Túnez. La deforestación y la creación de cultivos está fragmentando severamente el hábitat de esta especie. Cabe destacar que más del 40 % de especies de anfibios se encuentran en peligro de extinción.

La salamandra algira es una especie vulnerable.

Como hemos podido ver, el futuro de la fauna global no es demasiado prometedor. Aún así, al menos con estas especies, aún estamos a tiempo de actuar. El conocimiento es poder, y por ello, saber que estos animales están a punto de verse amenazados es el primer paso para evitarlo.

  • Categorías y criterios de la Lista Roja de la UICN Versión 3.1 Segunda edición.
  • IUCN redlist