Siete animales resistentes a las altas temperaturas

11 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga María Muñoz Navarro
Si creías que ya lo habías visto todo, seguro que te sorprende saber que hay hormigas que dominan las arenas del desierto y gusanos que habitan aguas hidrotermales. Estos son dos ejemplos de animales capaces de resistir temperaturas tan altas que hacen imposible la vida de otros seres.
 

En la naturaleza, las estrategias que adoptan los seres vivos para sobrevivir pueden ser muy variables y de lo más curiosas, y una de ellas es la resistencia al calor. Pero no estamos hablando de soportar temperaturas de 25 o 30 ºC, sino de 70 y hasta más de 100 ºC.

Para las personas esto es algo inviable, sin embargo, hay ciertos animales a los que no les ha quedado otra opción más que la de adaptarse a estos medios extremos. Si te gustaría conocer a algunos de ellos, te invitamos a que sigas leyendo las siguientes líneas.

Animales que soportan temperaturas extremadamente altas

En la Tierra hay ambientes muy diversos, donde las condiciones ambientales difieren significativamente. Por ejemplo, existen zonas donde escasea el oxígeno o donde la humedad es muy elevada. Pero una cosa está clara, sea el lugar que sea, seguro que hay algún organismo habitándolo.

Cuando nos referimos a este tipo de situaciones, lo más lógico es pensar en las bacterias o virus. Sin embargo, también hay animales capaces de adaptarse a estas excepcionales circunstancias como son el calor extremo. A continuación te mencionamos algunos de los animales que, de alguna manera, resisten a temperaturas límite.

Peces cachorritos

Los peces de la familia de los ciprinodóntidos (como la sardinillas) son considerados los animales más solitarios del mundo. Apenas miden 2’5 centímetros y habitan aguas que se encuentran en zonas muy áridas:

  • Cyprinodon diabolis reside en el Hoyo del Diablo, un pequeño estanque aislado por grandes muros de piedra caliza situado en el desierto americano del Parque Nacional del Valle de la Muerte. Es capaz de soportar hasta los 38 ºC que desprende el agua manantial.
 
  • El cachorrito Julimes es un pez que nada en los humedales de El Pandeño (Chihuahua), donde las aguas alcanzan los 45 ºC.
  • Cyprinodon pachycephalus es endémico de las aguas termales de Aldama (Nuevo León) donde soportan temperaturas que rozan los 44 ºC.
Montañas en el desierto.

El gusano de Pompeya

Este extremófilo animal vive en las aguas de las fuentes hidrotermales. Su cola permanece en los chorros de agua a 80 ºC, mientras que la cabeza, más fría, sobresale de los mismos y se mantiene a unos 22 ºC.

En un estudio publicado en la revista científica PNAS, los científicos estipularon que son capaces de soportar estas temperaturas tan altas por una simbiosis que establecen con unas bacterias: los microorganismos de su cuerpo lo aíslan del calor mientras que el gusano las alimenta con unas sustancias que desprenden a través de unas glándulas de su espalda. Uno de los rasgos más llamativos de esta criatura es el abanico de branquias rojas que poseen en la cabeza.

Hormigas del desierto

Este género de hormigas están más que adaptadas a hábitats duros, donde predominan la sequedad y altas temperaturas. Sus características físicas hacen de ellas los animales que mejor aguanta este calor tan sofocante, de hasta 50 ºC.  Es entonces cuando utilizan sus largas patas para encontrar a los insectos muertos que no sobrevivieron al ardiente entorno.

 

El asno salvaje

Los dibokalíes son unos asnos que habitan el norte de Etiopía, donde pueden lidiar con los calurosos veranos en los que se alcanzan los 49 ºC. La morfología de sus orejas le permiten disipar el calor y la habilidad de aguantar bastante tiempo sin beber agua hacen posible que resistan a estos ambientes tan secos.

El zorro de Rüppell

Estos mamíferos, distinguidos por ser más pequeños que el zorro común, viven en el corazón del desierto de Lut, al sureste de Irán. También son conocidos como zorros de arena. El secreto para combatir las sofocantes temperaturas reside en la capacidad que poseen de almacenar agua. Su diminuto tamaño se considera como otra de las adaptaciones.

Este zorro soporta bien las altas temperaturas.

El bilbi mayor

El bilbi mayor es un marsupial endémico de Australia. Sus pronunciadas garras le permiten excavar unas espectaculares y profundas madrigueras donde se refugia y aísla del calor. Habitan en las badlands, uno de los territorios más árido y calurosos. De hecho, en 2003 fueron registrados hasta 69 ºC.

Tardígrados

Además de ser el único animal que puede vivir en el espacio, también son capaces de soportar los 150 ºC. Gracias a un estado denominado criptobiosis, estos microscópicos organismos inactivan su metabolismo para sobrevivir a condiciones extremas como a las radiaciones o la falta de agua.

 

La lucha por la supervivencia la gana el más apto

Dentro de las múltiples estrategias que los seres vivos utilizan para habitar lugares imposibles, la resistencia al calor extremo es una de las más sorprendentes. Como hemos podido ver, el tamaño y la estructura corporal es una clara adaptación ante esta situación.

Además, como hemos mencionado más arriba, características como amplias orejas, largas patas o garras gruesas son, sin duda, fruto de la selección natural que permite sobrevivir solo a aquellos que las posean.

Por tanto, aunque en la naturaleza nos parezca que la fuerza o velocidad sean unas capacidades fundamentales para ganar la lucha por la supervivencia, podemos concluir que el vencedor será el que mejor adaptado esté.

 

 

 

  • https://www.nationalgeographic.es/animales/2017/08/estos-cinco-animales-sobreviven-en-los-lugares-mas-calidos-del-planeta
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Alvinella_pompejana
  • https://www.nationalgeographic.es/animales/animales-que-sobreviven-temperaturas-extremas
  • https://www.vistaalmar.es/ciencia-tecnologia/biologia/5842-la-especie-mas-solitaria-del-mundo-el-pez-cachorrito-del-agujero-del-diablo.html