Siete patologías oculares en mascotas que pueden convertirse en emergencias

26 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
El mantenimiento de una buena salud ocular en la mascota es importante, y más aún teniendo en cuenta que muchas de estas enfermedades pueden desencadenar verdaderas emergencias veterinarias.
 

Las patologías oculares en mascotas, aparte de resultar molestas, pueden ser un verdadero reto para el veterinario. Si bien es cierto que la mayoría de ellas pueden tratarse con éxito con el equipo básico del que dispone una clínica, algunas se convierten en verdaderas emergencias.

Muchos animales se presentan en la sala de urgencias porque les duelen los ojos, y ante esta situación, es importante evaluar todas las estructuras que los rodean, además del órgano en si. Aquí te mostramos algunas patologías en mascotas que pueden llegar a complicarse.

¿Qué patologías oculares en mascotas pueden dar lugar a emergencias en la clínica?

El glaucoma

Esta patología supone un aumento de la presión dentro del ojo por una obstrucción en la vía de salida del líquido ocular. El problema de este aumento de la presión ocular es que suele comprimir el nervio óptico. Por eso, el glaucoma se considera como una de las principales causas de ceguera en animales y humanos.

Para tratar un glaucoma, lo más importante será reducir la presión intraocular para prevenir la ceguera. Aún así, muchos casos se complican, sobre todo al dejar la medicación. Por esto, acaba siendo necesario un tratamiento definitivo como la enucleación: la extirpación completa del globo ocular.

patologías oculares en mascotas
 

La uveítis

Se trata de una inflamación del iris y del cuerpo ciliar. Muchas enfermedades sistémicas que afectan a perros y gatos cursan con una uveítis:

  • En perros, por ejemplo, el linfoma, la leptospirosis y la toxoplasmosis.
  • En gatos, la leucemia felina y la inmunodeficiencia felina, entre muchas otras.

El pronóstico dependerá de esta causa subyacente. Muchas de las enfermedades mencionadas tienen un buen pronóstico ocular pero un muy mal pronóstico general.

El hifema

Consiste en una acumulación patológica de sangre en la cámara anterior del ojo. Sus causas más comunes son traumatismos, infecciones, tumores y otras patologías oculares. Los síntomas dependerán de la causa primaria, puesto que algunas irán acompañadas de consecuencias sistémicas. El tratamiento también se basará en el abordaje de la causa subyacente.

La exoftalmia

Se produce por un desplazamiento hacia delante del ojo como consecuencia de numerosas causas, entre ellas los traumatismos craneales. Las razas braquicéfalas están predispuestas a tener órbitas poco profundas y presentan cierta exoftalmia de forma natural.

Los síntomas y su manejo dependen de la causa y del grado de daño del globo ocular y las estructuras anejas. En general, hay dos opciones de tratamiento: la enucleación y el reemplazo. Esta decisión se basa en la gravedad de la exoftalmia:

  • Si el ojo o los músculos extraoculares se han roto y están necrosados o infectados, este debe ser removido.
  • Si hay un hifema marcado, también se debe considerar la enucleación.
 
  • Si el propietario no está seguro de si podrá controlar la evolución de la lesión, la enucleación será la mejor opción.

Las úlceras corneales

Son defectos epiteliales de la córnea con diversos orígenes:

  • Traumatismos y abrasiones.
  • Queratoconjuntivitis seca.
  • Infecciones.
  • Entropión: cuando el borde del párpado se pliega hacia dentro.
  • Cuerpos extraños y sustancias irritantes.

¿Son igual de graves todas las úlceras corneales?

La respuesta es NO. Las úlceras afectan a distintas capas de la córnea y se clasifican así en:

  • úlceras superficiales.
  • Úlceras indolentes: son úlceras recurrentes, muy frecuentes en perros de mediana o avanzada edad. Típicamente son úlceras superficiales y se suelen producir por falta de adhesión entre las células del epitelio corneal.
  • Úlceras profundas.
  • Descemetocele: es una úlcera muy profunda en la que la córnea ha sido completamente erosionada. Se considera una patología grave porque la córnea está en peligro inminente de perforación.
  • Perforación de la córnea: es la forma más grave. A veces va acompañada de un prolapso del iris; es decir, el iris sobresale a través de la úlcera.

Las laceraciones corneales y los cuerpos extraños

Las laceraciones son rupturas de la continuidad de la córnea, a veces a causa de cuerpos extraños, es decir, cualquier objeto ajeno al ojo que no debería entrar en él. La sintomatología es similar a la de las úlceras corneales, quizá con algunas complicaciones. De hecho, son causa misma de las úlceras.

 

La luxación del cristalino

Se produce cuando esta lente está totalmente desplazada de su posición normal. Es una patología complicada porque puede causar importantes problemas de visión. Puede ser una verdadera emergencia debido ala alta probabilidad de desencadenar un glaucoma, una uveítis o cataratas.

Patologías oculares en mascotas.

¿Qué patologías oculares en mascotas pueden dar lugar a emergencias?

A la hora de la verdad, todas ellas podrían resultar una emergencia veterinaria y una puesta a prueba del buen hacer del veterinario. Por eso, es tan importante vigilar la salud ocular de las mascotas y prevenir así la aparición de las consecuencias más graves.

 
  • Descemetocele perro. Diagnóstico y tratamiento | Vets & Clinics [Internet]. Affinity-petcare.com. [cited 29 May 2020]. Available from: https://www.affinity-petcare.com/vetsandclinics/es/descemetocele-perro-diagnostico-y-tratamiento
  • Ectopia lentis [Internet]. Es.wikipedia.org. [cited 29 May 2020]. Available from: https://es.wikipedia.org/wiki/Ectopia_lentis#:~:text=Si%20el%20cristalino%20est%C3%A1%20totalmente,se%20habla%20de%20subluxaci%C3%B3n%20del
  • King L, Boag A. BSAVA manual of canine and feline emergency and critical care. 2nd ed.