Signos de senilidad en perros

17 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Se considera que un perro es anciano cuando ha superado la barrera de los ocho años de edad. Este estado, aunque natural, puede generar diversas patologías en el animal. La senilidad es una de ellas.
 

A medida que la mascota envejece, es normal observar en ella signos de senilidad.  Aunque no sea sencillo de asumir, la vejez es un proceso que refleja el paso del tiempo y que hay que aceptar.

Por esta razón, deberías poder identificar algunos síntomas propios de la vejez. Y, de esta manera, poder afrontarlos y facilitar esta etapa al animal.

Sin embargo, pueden surgirte dudas sobre cuáles serían los signos más característicos de la senilidad. A continuación, van a mencionarse algunos síntomas.

¿Qué es la senilidad?

La vejez trae consigo una serie de cambios fisiológicos y psíquicos. Este deterioro cognitivo y de las funciones orgánicas recibe el nombre de senilidad. Normalmente, es un concepto que puede ser confundido con la demencia. No es así, ya que la demencia conlleva la pérdida o perturbación de las facultades mentales.

Asimismo, la patología nombrada con anterioridad se relaciona con numerosos síntomas involucrados con el deterioro mental. Por lo tanto, el deterioro mental no es una consecuencia normal del envejecimiento.

Existen diversos signos de senilidad en perros.

Signos propios de la senilidad

La senilidad conlleva una pérdida de las funciones cognitivas y fisiológicas de los perros y gatos. La disfunción cognitiva se manifiesta a través de signos como los siguientes.

 

Comportamiento sedentario

El envejecimiento provoca que el perro reduzca su actividad al disminuir su energía. Por este motivo, según van envejeciendo, los perros se vuelven sedentarios.

También sufren una disminución del tono y la fuerza muscular, sobre todo en las extremidades. Así, ven reducida su capacidad de movimiento. Además, pueden desarrollar enfermedades articulares degenerativas. Una de las enfermedades más conocidas es la artritis.

Pérdida de control de comportamientos básicos

Entre los síntomas más característicos de la senilidad se encuentra la pérdida de control. Por ejemplo, la mascota puede perder el dominio sobre su propio aparato urinario.

Otro comportamiento llamativo es que su olfato, visión u oído disminuyen. Como puede observarse, los achaques comentados son un claro signo de deterioro físico.

Cambios de carácter

Los perros senior pueden sufrir cambios en el carácter, lo que les vuelve más irritables. También se ha observado que experimentan una menor curiosidad por objetos nuevos.

Disminución de la interacción con otros individuos

La senilidad también va asociada a cambios en el comportamiento social. Esto implica una disminución de la interacción con las personas. Esto puede verse influenciado por desorientación y pérdida de memoria. Además, pueden mostrar dificultades reconociendo lugares familiares o personas.

Otros síntomas

Aparte de los signos mencionados anteriormente, pueden sufrir otros como:

  • Alteración del ciclo del sueño.
 
  • Pérdida de memoria.
  • Retraso en el aprendizaje.
  • Disminución de la curiosidad así como de su comportamiento explorador.
  • Problemas para localizar la comida.

¿Qué puedes hacer para que la mascota esté confortable?

Por desgracia, no hay nada que podamos hacer para detener la vejez. No obstante, sí es posible tener en cuenta una serie de consejos para facilitar esta transición a la mascota.

Realizar ejercicio físico suave regular

Como ya se ha comentado, un signo clave es la debilidad muscular y el sedentarismo. Esto provoca agotamiento en el perro y deriva en enfermedades articulares.

Una forma de reducir estos problemas es realizar ejercicio suave regular. De esta manera, el perro podrá mantener la rutina del paseo y distraerse de la incomodidad.

Cambios en la dieta

Otros signos de senilidad distintivos son la pérdida de olfato, visión, oído y gusto. Además, también pueden padecer la caída de los dientes u otros problemas bucales como infecciones.

Esto dificulta enormemente que el perro pueda ingerir alimentos duros como el pienso. Al aportar nuevos alimentos o eliminar aquellos difíciles de ingerir, estimulas al animal.

Además, un perro anciano requiere una mayor aporte de vitaminas  y minerales. Por ello, es positivo realizar cambios en la dieta, siempre que el veterinario lo aconseje.

Medicamentos para aliviar los síntomas

Aunque sigas los consejos expuestos anteriormente, pueden no ser suficientes. En ocasiones, los veterinarios pueden recomendar la administración de medicamentos.

 

La función de estos medicamentos es aliviar los síntomas derivados de estos procesos degenerativos. Normalmente, el veterinario puede recetar analgésicos o condroprotectores.

Por lo tanto, únicamente el profesional sanitario sabrá cuáles son los medicamentos adecuados. Cada perro tiene unas circunstancias determinadas, por lo que nunca debes suministrar medicación sin supervisión médica. 

Un perro viejo en el parque.

Podemos concluir que los signos de la senilidad son propios del paso del tiempo, particularmente en la vejez. Es importante saber distinguir estos síntomas, ya que algunos pueden ser confusos.

No obstante, siempre que observes algún comportamiento o conducta extraña, hay que acudir a un veterinario. Esta información aquí expuesta es meramente informativa y solo un profesional podrá determinar los pasos a seguir en cada caso particular.