¿En qué consiste el síndrome del cachorro nadador?

15 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
En algunas ocasiones, puede observarse un curioso síndrome en los cachorros de perros. Esta patología se caracteriza por una incapacidad del animal para ponerse de pie y caminar.
 

El  síndrome del cachorro nadador, tal y como su propio nombre indica, únicamente se manifiesta en perros jóvenes. Se caracteriza por una discapacidad en la que el cachorro no puede andar y al intentar moverse parece que está nadando.

Al igual que el resto de patologías, se necesita seguir un tratamiento específico para asegurar la comodidad del animal. ¿Sabes cuáles son los síntomas, las causas y el tratamiento a seguir para este síndrome? Los veremos a continuación.

El síndrome del cachorro nadador

En primer lugar, el síntoma más llamativo es el que da nombre a la patología. Este es que los cachorros afectados son incapaces de mantenerse de pie sobre sus extremidades.

Debido a ello, cuando intentan mover sus patas parece que están nadando, de ahí el apelativo. Asimismo, este y el resto de síntomas se manifiestan entre los días 14 y 21 después del nacimiento, es decir, a las tres semanas del parto.

Aparte de esto, los cachorros tienen problemas para mantener la cabeza en alto, por lo que presentan siempre el pecho apoyado en el suelo. Por otra parte, sus extremidades se mantienen rígidas y son incapaces de mantener el equilibrio.

Además, se ha observado una mayor incidencia de la enfermedad en perros de patas cortas, como el bulldog francés. No obstante, el síndrome del cachorro nadador puede manifestarse en cualquier raza de can doméstico.

Un cachorro de un perro levantando las orejas.
 

Posibles causas

Dentro de las diferentes causas sugeridas para esta patología, parece ser que una destaca sobre el resto. Se sabe que estos cachorros no tienen correctamente formada la capa de mielina.

La capa o vaina de mielina es una estructura proteica y de sustancias grasas que envuelve los nervios. Al localizarse tanto en el cerebro como en la médula espinal, tiene un papel esencial en la transmisión de los impulsos eléctricos.

En concreto, se encuentra justo donde los nervios abandonan el sistema nervioso central, muy cerca de la cabeza. Además, los axones de las neuronas que portan vainas de mielina controlan la motricidad de las patas delanteras.

Por otro lado, el movimiento de las patas traseras en cachorros requiere un mayor esfuerzo y determinación. Primero tienen que colocar la cabeza y el cuello, levantando la parte delantera del cuerpo. Conseguido este paso, proceden a colocar en la posición correcta las patas delanteras para, finalmente, arrastrar la parte trasera y erguir el trasero, levantando las patas posteriores.

Lo expuesto anteriormente sería el proceso normal de movimiento de los cachorros sin el síndrome. Cómo ha podido observarse, la correcta posición de la vaina de mielina es fundamental.

Por desgracia, aún se desconoce cuál es la causa de esta malformación de la vaina de mielina. Entre las hipótesis analizadas sobre el origen causal del síndrome del cachorro nadador pueden encontrarse las siguientes:

 
  • Problemas hereditarios. Se cree que puede deberse al cruce entre padres e hijos.
  • Las madres tienen más crías de las que pueden ocuparse.
  • Infección sufrida por la madre durante la gestación.

Tratamiento a seguir

A pesar de que ser una enfermedad seria, no es permanente siempre y cuando se siga el tratamiento correcto. Se estima que alrededor del 90 % de los cachorros consiguen recuperarse. A continuación, te mostramos los pasos a seguir.

«Estrés suave»

Cuando nacen los cachorros, lo primero que suele decirse es que deben de mamar lo antes posible y si se ve que el cachorro no es capaz de llegar por sí mismo a los pezones maternos, se le suele acercar a la madre.

Algunos criadores llegan a colocar a las crías directamente en el pezón materno para que se alimenten. Sin embargo, aunque creamos que es una buena acción, en realidad se está dificultando la recuperación del cachorro enfermo.

Al colocar directamente el cachorro, se incrementa el tiempo de formación de la capa de mielina. Además, a largo plazo, pueden provocarse problemas de motricidad en el animal.

Por ello, el cachorro debe buscar por sí mismo el pezón de la madre. De esta manera, se expondrá a un «leve estrés» que favorecerá su correcto desarrollo y le permitirá enfrentarse a los problemas de la vida diaria.

Rutina de ejercicio

Asimismo, suele recomendarse el seguimiento de una rutina de ejercicio habitual. El objetivo de esto es acentuar la formación de la vaina de mielina del cachorro. Para ello, se pueden seguir los ejercicios indicados por un especialista. Normalmente serán actividades pasivas sobre las extremidades, así como estiramientos musculares.

 

No obstante, se exige una gran disciplina, ya que la rutina es muy estricta. Los ejercicios deben realizarse a diario, con un total de cuatro o cinco sesiones de corta duración al día.

Cuidado con la alimentación

En estos casos, es recomendable que el animal mantenga un peso saludable. La obesidad puede dificultar el proceso de recuperación al sobrecargar las extremidades del cachorro.

Un cachorro jugando en el parque.

Podemos concluir que, pese a ser una patología que pueda intimidar en un principio, hay una alta probabilidad de recuperación para el animal. Sin embargo, tanto los cachorros como sus dueños deben comprometerse con el tratamiento.

Por ello, si se observa alguno de los síntomas descritos en los cachorros, es esencial acudir al veterinario. Solo él podrá indicar los pasos a seguir para una pronta recuperación de la mascota.

 
  • Guía práctica del comportamiento del cachorro, Google Books. Página 17). Recogido a 14 de septiembre de 2020: https://books.google.es/books?id=x65trwZSez4C&pg=PA17&dq=s%C3%ADndrome+del+cachorro+nadador&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwinxr6IzejrAhUT4OAKHeE9CvcQ6AEwAHoECAAQAg#v=onepage&q=s%C3%ADndrome%20del%20cachorro%20nadador&f=false
  • Yardimci et al. Swimming syndrome in two labrador puppies. Kafkas Univ Vet Fak Derg. 15(4): 637-640, 2009. Recogido a 14 de septiembre de 2020: https://www.researchgate.net/profile/Yusuf_Sirin/publication/266908322_Swimming_Swimming_Syndrome_in_Two_Labrador_Puppies/links/59f85431aca272607e2db71a/Swimming-Swimming-Syndrome-in-Two-Labrador-Puppies.pdf