¿En qué consiste el síndrome de Waardenburg-Klein?

05 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
El síndrome de Waardenburg-Klein puede ocurrir en ciertas razas de perros como los bull terriers.

El síndrome de Waardenburg-Klein —o por sus siglas WKS—  es una enfermedad de origen genético que afecta a la pigmentación de la piel, pelo y ojos del can. Además, puede estar asociada a la aparición de sordera.

Esta afección ocurre tanto en personas como en animales. Se ha descrito en gatos y en algunas razas de perros como bull-terriers, sealyham-terriers, collies y dálmatas. Si quieres saber más sobre esta extraña patología, continúa leyendo.

¿Qué es el síndrome de Waardenburg-Klein?

Los melanocitos son las células que producen melanina, pigmento que da color al pelo, la piel y los ojos. La cantidad de melanocitos viene determinada en la genética del individuo.

El WKS consiste en una hipopigmentación de la piel, es decir, los animales afectados no presentan color en las zonas de la epidermis y el pelo con ausencia de melanocitos y sus ojos son azules o heterocromáticos.

Este trastorno se manifiesta en perros jóvenes y es independiente del sexo. No es la única enfermedad que causa hipopigmentación, por lo que es fácil que se confunda con otras más comunes. Por ello, para determinar este síndrome es posible que el tutor tenga que recurrir a un veterinario especialista en dermatología.

La sordera también se asocia al síndrome de Waardenburg-Klein. Esta alteración ocurre porque en el desarrollo embrionario los melanocitos tienen un papel importante en la formación del oído interno. La ausencia de estas células en esta etapa condicionará la función auditiva del animal desde el nacimiento.

Es posible sospechar de sordera si el animal no responde a estímulos auditivos, pero debe confirmarlo un veterinario.

Un perro albino durmiendo.

¿Existe un tratamiento en estos casos?

No existe un tratamiento que cure o reduzca este trastorno. Para evitar su aparición, se recomienda a los criadores no reproducir a los perros diagnosticados con WKS con el fin de que no aumente el número de ejemplares afectados, ya que la herencia es autosómica dominante.

Esto quiere decir que el alelo —o forma del gen— alterado se encuentra en uno de los pares de cromosomas no sexuales y es dominante sobre el normal, con lo que basta una sola copia para que se exprese la enfermedad. Se transmite por igual a machos y a hembras.

Cada animal afectado tiene normalmente un progenitor que padece el síndrome. Por lo tanto, existe una probabilidad del 50 % con cada cría de que esta herede el alelo mutado y desarrolle la enfermedad. Por desgracia, es una cifra bastante alta que promueve que la alteración permanezca en las generaciones de los individuos afectados.

Otras patologías que causan hipopigmentación

Son muchas las enfermedades que afectan al color de la piel. Alguna de ellas solo se presentan como una alteración estética, pero otras pueden estar asociadas a otras afecciones, tal y como ocurre con el síndrome de Waardenburg-Klein. A continuación te mostramos algunas.

Vitiligo

El vitiligo es un trastorno de la pigmentación que afecta a un porcentaje muy bajo de perros y que resulta en una pérdida de coloración en ciertas partes del cuerpo, pero la cara y la nariz son las zonas con mayor despigmentación. Este síndrome es producido por un desequilibrio en la producción de melanina.

Los perros afectados pierden pigmentación en las zonas coloreadas a medida que crecen. No se conocen totalmente las causas del vitiligo, pero se cree que está relacionado con una alteración del sistema inmune.

Despigmentación nasal

Es el aclaramiento del tabique nasal durante los meses de invierno. Es fisiológico en el husky siberiano, golden retriever, labrador y bernese de la montaña.

La despigmentación puede confundirse con el vitiligo, pero a diferencia de este, ocurre solo de forma estacional y es reversible. Durante el invierno el color negro de la nariz pierde intensidad, aunque no se produce una despigmentación completa. Pasada la estación, la tonalidad nasal se recupera.

Albinismo

Es la ausencia total de pigmentación en piel, pelo y ojos. Estos animales también pueden presentar sordera como con el síndrome de Waardenburg-Klein, además muestran mayor sensibilidad a la luz y pueden presentar problemas dermatológicos.

Síndrome de Chédiak-Higashi

Este síndrome es una enfermedad rara que suele aparecer en los gatos persa. Al contrario que el WKS, su herencia es autosómica recesiva, con lo que no suele darse en las crías de los padres afectados con tanta probabilidad.

Se caracteriza por un albinismo parcial en los ojos y la piel. Tiene asociados otros síntomas más graves, como unos granulocitos y plaquetas anormales, lo que puede provocar hemorragia e infecciones recurrentes que reducen drásticamente la esperanza de vida de los animales que lo presentan.

Síndrome de Waardenburg-Klein

Aparte de estas patologías, que suelen ser genéticas y no tratables, existen otras causas adquiridas de hipopigmentación. El lupus, la leishmaniosis, la pioderma o la dermatitis por contacto suelen originar estos signos, pero también las sustancias tóxicas como fármacos, un déficit en la alimentación, la formación de neoplasias o simplemente puede ser idiopático.

  • Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
  • María Claudia Lattig, MartaLucía Tamayo Fernández. Síndrome de Waardenburg-Klein, 1999.
  • Affinity petcare. Hipopigmentación o vitíligo. ¿En qué consiste este trastorno?