¿Cuales son los síntomas de toxoplasmosis en gatos?

10 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
La toxoplasmosis es una enfermedad zoonótica provocada por un coccidio. Esta patología felina se encuentra ampliamente asociada al consumo de roedores silvestres.

La toxoplasmosis en gatos domésticos, humanos y otros felinos es una enfermedad infecciosa provocada por el parásito Toxoplasma gondii, de la familia de los coccidios. La presentación de síntomas en gatos suele ser algo bastante raro, pero su peligro radica en la transmisión a las personas, pues es una enfermedad zoonótica.

La prevención es la mejor medida para evitar el desarrollo de las enfermedades infecciosas: seguir correctamente el calendario de vacunas, estar informados y poner cuidado en la higiene de las mascotas es fundamental para conseguirlo.

La toxoplasmosis es una enfermedad zoonótica

A pesar de que mucha gente no sepa nada de esta enfermedad, la realidad es que es bastante frecuente y está muy extendida. La toxoplasmosis puede pasar desapercibida en la mayoría de los casos y si produce síntomas son muy leves, similares a la gripe, pero frecuentemente es asintomática.

En niños, ancianos y personas inmunodeprimidas sí puede causar una enfermedad grave, incluido el linfoma (proliferación maligna de linfocitos). En mujeres embarazadas puede provocar aborto o malformaciones en el feto.

Un feto humano con toxoplasmosis.

¿Cómo se contagian los gatos?

Los quistes de Toxoplasma pueden ser ingeridos por cualquier animal. Estos viajan por la sangre hasta los músculos, donde se acantonan. El gato es el hospedador definitivo y se contagia al comer ratones, pájaros o carne cruda infectada.

Los coccidios penetran a través de la pared intestinal y se replican por todo el cuerpo rápidamente en el interior de las células epiteliales intestinales y forman quistes que serán excretados en las heces.

Esta excreción ocurre entre los tres y diez días después de haber ingerido el animal infectado. Los felinos continúan eliminando quistes durante 10 a 14 días más y en este período de tiempo se producen millones de ooquistes. Los ooquistes son muy resistentes y pueden sobrevivir en el ambiente más de un año.

Si se trata al animal con éxito y este desarrolla respuesta inmune ante el parásito, dejará de liberar quistes fecales.

Las vías de contagio para los humanos son las verduras mal lavadas, carne cruda, leche no pasteurizada y en último lugar, desde las heces de sus gatos. De todas formas. cabe destacar que si un felino nunca ha consumido carne cruda a o animales salvajes, es muy difícil que esté infectado.

Síntomas de toxoplasmosis en gatos

El estado de enfermedad en gatos (y otras especies) es bastante raro, sin embargo, puede manifestarse si el animal padece una infección previa y se encuentra inmunodeprimido o como una segunda infección por Toxoplasma mal tratada.

Las manifestaciones clínicas se muestran en gatos jóvenes menores de dos años, principalmente por el pobre desarrollo de la respuesta inmunitaria de estos jóvenes felinos. En gatos mayores pueden estar ligadas a una coinfección del virus de la leucemia felina o virus de la  inmunodeficiencia felina.

Los signos clínicos de la toxoplasmosis felina son:

  • Anorexia
  • Pérdida de peso
  • Letargia
  • Disnea
  • Síntomas oculares
  • Fiebre

Algunos de los signos menos comunes son los desequilibrios gastrointestinales (vómitos y diarrea), desajustes neurológicos, linfadenopatía (agrandamiento de los ganglios linfáticos), ictericia, miositis (inflamación muscular) y abortos.

¿Cómo diagnosticar y tratar la toxoplasmosis en gatos?

Si se puede confirmar que la mascota ha ingerido algún animal silvestre y se detectan algunos de estos síntomas o simplemente se busca prevenir la infección a nosotros mismos y las personas de alrededor, es adecuado acudir al veterinario.

Para detectar al coccidio es necesario una extracción sanguínea, pues el parásito es difícil de aislar, por lo que el diagnóstico se basa en la detección de anticuerpos en sangre.

El tratamiento es oral y consiste en una serie de antibióticos que recetará el veterinario según cada caso. Es importante cumplir con las indicaciones correctamente para eliminar por completo el parásito.

Prevención de la toxoplasmosis en gatos

No existe una vacuna preventiva, y, como hemos indicado, el parásito está muy extendido y gran parte de la población es seropositiva. Para reducir riesgos se pueden seguir una serie de pautas:

  • No alimentar a los animales con carne cruda ni permitirles que cacen
  • Lavarse las manos después de tocar a los animales o sus accesorios y antes de comer.
  • Limpiar diariamente la bandeja del gato y a ser posible con guantes y evitar hacerlo en la medida de lo posible si se está embarazada.
  • Limpiar bien las verduras y cocinar bien la carne.

Si la mujer embarazada es seropositiva a toxoplasma, es decir, tiene anticuerpos frente al parásito porque se ha infectado anteriormente, no hay que tomar ninguna medida especial, pero si es seronegativa debe aumentar las precauciones.

Toxoplasmosis en gatos.

En el caso de que cualquiera de los lectores tenga un gato, se puede realizar un análisis en el veterinario para comprobar si es portador. Si el felino no es portador, bastará con impedir su contagio con las medidas anteriores.

  • MERCK & CO., INC. El manual Merk de veterinaria. Barcelona, Océano Grupo Editorial, 2000.
  • FIDALGO, L. E., REJAS, J., RUIZ DE DOPEGUI, R., RAMOS, J. J.Patología Médica Veterinaria. Salamanca, Kadmos, 2003.
  • AVEPA. Toxoplasmosis en gatos y humanos.