¿Son peligrosos los dulces para los perros?

15 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
La dieta de un perro debe ser equilibrada y contener las cantidades de nutrientes necesarios para su correcto desarrollo. Por ello, es común preguntarse si los dulces son peligrosos para los canes.

Algunos alimentos pueden ser peligrosos, como los dulces para los perros. En ocasiones, se piensa que los canes pueden digerir la misma comida que los humanos, pero esto no es así.

El dulce en exceso, como todo, es dañino para la salud tanto para los perros como para los humanos. A continuación, te comentamos la influencia de los dulces en la alimentación de estos animales y cuáles son los alimentos adecuados para su administración.

Los dulces en la alimentación para perros

Los dulces incluyen en su composición los azúcares, también conocidos como hidratos de carbono. La idea que se tiene sobre los azúcares suele ser negativa, pero un aporte de hidratos de carbono diario es necesario para el organismo.

No obstante, es importante diferenciar entre azúcar refinado o hidratos de carbono. Los azúcares que pueden añadirse a la alimentación del perro deben ser hidratos de carbono, no superando el 5 % diario recomendado.

Los hidratos de carbono son necesarios en la dieta porque proporcionan energía y actúan también sobre la función gastrointestinal. No obstante, lo más importante es mantener una dieta balanceada.

Un perro negro con una piruleta.

¿Qué carbohidratos pueden incluirse en la dieta?

A la hora de preguntarse dónde se encuentran los carbohidratos, las respuestas más comunes pueden ser los cereales o la pasta, entre otros. Sin embargo, hay diferentes tipos de hidratos de carbono:

  • Digeribles. Los más conocidos son la glucosa, fructosa, lactosa o galactosa.
  • Indigeribles. Su objetivo es favorecer el tránsito intestinal y reducir el aporte calórico. El que más destaca es la fibra.

Estos diferentes hidratos de carbono pueden encontrarse en alimentos como la leche y derivados. Otras opciones son las legumbres, las hortalizas, las frutas o los tubérculos, junto con los cereales (arroz, maíz, cebada y avena).

¿Son los dulces peligrosos para perros?

El dicho popular tiene numerosas aportaciones sobre salud, siendo la mayoría consejos. Te exponemos las preconcepciones más comunes en lo referente al tema.

Los dulces dejan ciegos a los perros

Esta creencia está muy extendida y se repite bastante, aunque hay que aclarar que no es cierta por completo. Es verdad que un consumo excesivo de azúcar puede derivar en el desarrollo de enfermedades. 

Una de las enfermedades más conocidas en estos casos es la diabetes, la cual puede tener una serie de complicaciones. Entre sus efectos derivados se encuentran las cataratas y, en el peor de los casos, la ceguera.

Por ello, puede decirse que el comer dulces sin control ninguno sí que puede acabar causando ceguera en los perros. Para evitarlo, se debe controlar la ingesta de azúcares en el can, aportando el 5 % diario aconsejado en su dieta.

No obstante, si por algún despiste el animal ingiere un trozo de tarta, pastel o dulce, no va enfermar por ello. Pero es importante evitar esto y darles solo dulces o golosinas aptas para perros.

Otra de las enfermedades que se pueden mencionar en estos casos es el sobrepeso. En estas patologías, es imprescindible vigilar la alimentación y realizar ejercicio para poder controlarlas. 

Exceso de dulces y energía

El aporte principal de los hidratos de carbono en el cuerpo es energía, para poder estar activo durante el día. Sin embargo, una mala administración de los nutrientes puede derivar en una serie de problemas característicos:

  • Sobrepeso y obesidad. 
  • Problemas cardiovasculares.
  • Deterioro de las articulaciones y de los huesos. 
  • Importante bajada de defensas.

¿Qué dulces pueden darse a los perros?

Por todo esto, pueden surgir dudas sobre qué alimentos o dulces son convenientes para los perros. Es importante evitar en la dieta la administración de piensos baratos para canes, porque pueden causar problemas de salud a largo plazo.

Esto es debido a que tienen un alto contenido en azúcares y una administración prolongada puede derivar en el desarrollo de diabetes u otros problemas de salud. Por ello, se sugiere seguir una dieta BARF o incluir porciones ricas en hidratos.

Si no se dispone del tiempo para poder realizar este tipo de dietas, siempre hay otras opciones. El mercado ofrece una gran variedad de productos de calidad, que aportan las cantidades necesarias de los diferentes nutrientes.

Además, también pueden encontrarse golosinas creadas exclusivamente para perros. Cumplen las condiciones nutricionales y es una recompensa para el animal por su buen comportamiento, por ejemplo.

Un perro comiendo chuches.

Posible, pero en mesura

Por todas estas razones, los dulces no son peligrosos para los perros siempre y cuando se controle su administración. También hay que tener en cuenta cómo incorporar los azúcares en la dieta del can de manera saludable.

Así, el animal podrá tener energía que quemar haciendo diferentes juegos o ejercicios, como correr o saltar y se encontrará sano, reduciendo el riesgo de padecer diferentes enfermedades asociadas a la alimentación.