Las técnicas de caza en las águilas

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Los métodos de caza de las águilas van más allá de la propia especie. Cada individuo, según su sexo o edad, tienen sus preferencias a la hora de cazar.

A diferencia de otras rapaces, cuyas pautas de cacería son muy concretas, las técnicas de caza en las águilas son más variadas. En general, las águilas tienen un tamaño superior a la mayoría de las rapaces diurnas, a excepción de buitres y arpías, que son más grandes.

Por esta razón, un águila no puede cazar como un halcón, pues su envergadura y peso son superiores y no le permiten tanta agilidad durante el vuelo. Si quieres descubrir más acerca de las técnicas de depredación de esta fascinante ave, te animamos a continuar leyendo.

Depredadoras letales y protectoras

Muchas de las especies de águilas que existen en el mundo juegan un papel muy importante en el ecosistema que habitan. ¿Sabías que las águilas funcionan como especies paraguas? Esto quiere decir que, si protegemos a las águilas, protegemos, paralelamente, a muchas otras especies dentro del ecosistema.

La razón de esta relación con la conservación de las especies se debe al tipo de alimentación tan especializada de las águilas, que mantienen a raya a otros depredadores más generalistas. A continuación, veremos las técnicas de caza en algunas de las especies de águilas más estudiadas en el mundo.

Las técnicas de caza en águilas son muy variadas.

Técnicas de caza en las águilas imperiales ibéricas

El águila imperial ibérica (Aquila adalberti) es una especie catalogada en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat y a la falta de presas, principalmente, conejos y perdices. Aunque también se ha observado cómo capturan polluelos en nidos de otras aves, liebres e incluso zorros.

Según las investigaciones que llevan a cabo observaciones directas de águilas imperiales en su medio natural, estas águilas tienen cuatro métodos principales de caza. A continuación te los mostramos.

Caza en vuelo

Este tipo de caza es el más utilizado por las águilas adultas, las cuales tienen más experiencia para lograr el éxito. Los individuos juveniles tardan un tiempo en aprender a cazar y suelen seguir a sus madres durante varios meses para que les enseñe.

Mediante esta técnica, el águila imperial planea sobre una extensa área hasta localizar a su presa. Una vez la tiene bajo su radar, se aproxima a ella lentamente desde atrás para evitar ser detectada. Extiende las enormes garras y, con ellas y un fuerte golpe, la presa suele morir en el acto.

Recolección

La recolección es otra de las técnicas de caza más usadas en las águilas imperiales ibéricas. Aunque es común entre la población joven, los adultos también la utilizan. Consiste en robar la presa o parte de ella, cazada por otro depredador.

Caza desde percha

Las águilas imperiales también pueden cazar desde perchas, donde otean con facilidad todo lo que les rodea. Las perchas pueden ser la parte alta de los árboles, tendidos eléctricos, etc.

En lugar de recorrer el paisaje volando, el águila descansa sobre la percha hasta que la presa se coloca bajo ella. En ese momento se lanza mediante un planeo hasta alcanzarla.

Cleptoparasitismo, una de las extrañas técnicas de caza en las águilas 

Aunque extraño entre las águilas imperiales, el cleptoparasitismo también puede darse. Este consiste en la captura de polluelos en los nidos de otras aves o, además, el robo de alimento dentro de los nidos.

Método de caza del águila calva americana

De manera habitual, estas águilas son muy buenas cazadoras y no suelen tener problemas para conseguir sus presas. Asimismo, su cuerpo está especializado para el tipo de presa que cazan, los peces. En concreto, estas rapaces tienen unas sobresalientes protuberancias en las garras que facilitan la sujeción de los peces con una piel resbaladiza.

Una de las técnicas de caza en las águilas calvas (Haliaeetus leucocephalus), y la más utilizada, consiste en el planeo silencioso sobre los ríos y lagos. Cuando localizan un pez nadando cerca de la superficie, bajan mediante un planeo hasta estar lo suficientemente cerca para extender las garras y sumergirlas para capturar al pez.

Este método se diferencia mucho de otra especie de águila que también se alimenta de peces, el águila pescadora (Pandion haliaetus). Esta se lanza en picado como lo haría una gaviota para sumergirse completamente en el agua y pescar a sus presas.

Otra técnica consiste en la caza cooperativa, descrita también en algunas especies de halcones. En este caso, una de las águilas asusta y guía a los peces hacia algún lugar poco profundo donde quedan acorralados. De este modo, el otro águila puede cazar con mayor facilidad y éxito.

Durante las épocas del año donde las presas escasean o en lugares de Norteamérica y Canadá, donde no hay mucho alimento, las águilas calvas tienen una dieta carroñera. Pueden alimentarse de animales muertos e incluso desperdicios humanos.

Un águila cazando un pez.

¿Cómo caza el águila real o águila dorada?

Es muy probable que el águila real (Aquila chrysaetos) sea uno de los depredadores más feroces que habitan el planeta. Esta especie está ampliamente extendida por el hemisferio norte y es capaz de cazar una gran variedad de presas según la región donde viva.

Las técnicas de caza en las águilas reales son prácticamente las mismas que en el caso de las águilas imperiales. La diferencia principal es el tipo de presa y que, además, esta especie tiende a utilizar el vuelo en picado más que el planeo para cazar aves en vuelo.

Son muchos los documentos gráficos que recogen a águilas reales derribando presas enormes, como podrían ser los caribúes en Canadá o ciervos en India.

Además, otros de sus métodos de caza consiste en lanzar o empujar a sus presas desde los acantilados para que, de un solo golpe, la presa muera. Esto facilita la caza, ya que una lucha en tierra tiene pocas probabilidades de triunfo para el águila.

Las diferentes técnicas de caza en las águilas han hecho que estos animales hayan sido muy temidos, y también perseguidos, por el ser humano. Afortunadamente, hoy en día las águilas son más respetadas, sobre todo por su importante papel regulador en los ecosistemas.

Folk, M. J. (1992). Cooperative hunting of avian prey by a pair of Bald Eagles. Florida field naturalist. Margalida, A., Colomer, M., Sánchez, R., Sánchez, F. J., Oria, J., & González, L. M. (2017). Behavioral evidence of hunting and foraging techniques by a top predator suggests the importance of scavenging for preadults. Ecology and evolution7(12), 4192-4199. Wagner, E. (2014). The Deadly and Devious Golden Eagle.Smithsonian magazine.