Tegu: cuidados y características

01 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
No todas las mascotas son perros y gatos. El tegu, un enorme reptil, es el animal doméstico perfecto para aquellos que busquen aportar un toque exótico a su rutina.

¿Te imaginas a un lagarto del tamaño de un perro paseando con una correa por la acera? Por rocambolesca que esta situación pueda parecer, el tegu es el reptil doméstico que más se asemeja a los canes en lo que a comportamiento se refiere.

Hoy te presentamos a la especie Salvator merianae, un animal que, a pesar de presentar un aspecto feroz y un tamaño para nada desdeñable, es una de las mascotas gigantes exóticas predilectas entre los más aventureros.

Conociendo al animal

El tegu argentino blanco y negro o lagarto overo es la especie más grande dentro de la familia de reptiles Teiidae. Te presentamos algunas de sus características:

  • Son animales muy grandes, pues pueden llegar a los 140 centímetros de longitud contando la cola (los machos presentan mayor tamaño).
  • Su coloración consiste en una base blanca con manchas horizontales negras, que dependen mucho del individuo.
  • La cabeza es muy pesada, con unos salientes maxilares característicos.
  • Son animales omnívoros y apacibles, generalmente muy dóciles en su etapa adulta.
  • Pueden vivir hasta 20 años en la naturaleza.

Una característica muy llamativa de estos lagartos es que son de los pocos reptiles parcialmente endotermos, según estudios. Esto se traduce en que pueden presentar una temperatura corporal hasta 10 grados mayor al entorno durante la época reproductiva.

La mayoría de los reptiles son ectotermos, es decir, que su temperatura corporal depende del medio ambiente en su totalidad.

Tegu durmiendo.

Cuidados y consideraciones

En primer lugar, es necesario acotar que en muchos países la tenencia de un tegu puede considerarse ilegal. Por ejemplo, en España está prohibido poseer cualquier reptil que alcance más de dos kilogramos de peso en estadio adulto (los tegus llegan hasta los 7 kilogramos).

Además, es necesario asegurarse al 100 % de que el reptil procede de un criadero profesional. Cualquier animal capturado de su medio natural es uno menos en su hábitat, lo que promueve la extinción de su especie a largo plazo.

Una vez tenidas en cuenta estas ideas, queda lo más difícil de afrontar a la hora de adoptar a un tegu. Los requerimientos de su terrario son los siguientes:

  • Un habitáculo de al menos dos metros de longitud y un metro de anchura.
  • Un sustrato a base de fibra de coco o cortezas de ciprés (que almacene bien la humedad).
  • La humedad relativa del terrario debe ser del 75 % al 90 %. Esto se consigue rociando con agua el sustrato dos o tres veces al día.
  • El habitáculo debe presentar un gradiente de temperatura, con una zona fresca a 27 grados centígrados y un área caliente a 37 grados centígrados de forma aproximada. Esto se consigue colocando mantas térmicas y una lámpara UVB productora de calor.

Como podemos ver, estamos ante un animal no tan exigente como un perro en lo que a salidas y ejercicio se refiere, pero que desde luego requiere de unos parámetros ambientales exactos. Por ello, se hace necesaria la monitorización de la temperatura y la humedad en el terrario de forma continuada.

Dieta y comportamiento

Los tegus se alimentan de una gran variedad de comidas, pues son omnívoros. En estadios juveniles suelen depredar invertebrados tales como escarabajos, grillos, caracoles y arañas. Con el tiempo, se hace necesario un mayor aporte proteico en forma de carne y pescado.

La dieta no es un problema para estos animales, pues también comen frutas, verduras, huevos y otros muchos vegetales. Recordemos que, como con cualquier otro animal doméstico, en la variedad está la clave.

Por último, es necesario destacar que los tegus son animales tranquilos y relativamente sociables, pues se dejan tocar e incluso abrazar por sus tutores. En muchos casos aceptan la colocación de arneses para salir de paseo durante las horas más calientes del día.

De todas formas, para llegar a este punto se requiere de un proceso lento de familiarización con el animal. Recordemos que estos reptiles no están predispuestos evolutivamente a interaccionar con nosotros, como es el caso de los perros.

Un tegu paseando por el suelo.

Una mascota atípica

Como hemos podido observar, los tegus son unas mascotas con requerimientos muy específicos y un coste de entrada elevado, pues hay que invertir en un gran habitáculo, mantas calefactoras y fuentes de luz UVB.

Aún así, una vez acomodado, este animal es poco exigente, autónomo y a la vez capaz de recibir cariño y reconocer al tutor. Desde luego, que un reptil de más de un metro de longitud acuda a tu llamada para subirse a tu pierna en un gesto de cariño es algo que no tiene precio.

 

  • Argentine Black and White Tegu, Wikipedia. Recogido a 31 de agosto en https://en.wikipedia.org/wiki/Argentine_black_and_white_tegu
  • Tegu, reptilesmagazine.com. Recogido a 31 de agosto en https://www.reptilesmagazine.com/tegu-lizard-housing-and-care-information/
  • Tattersall GJ, Leite CA, Sanders CE, Cadena V, Andrade D, Abe AS, Milsom WK (2016-01-22).