Terapia con láser para mascotas

19 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
El uso del láser en la clínicas veterinarias es una terapia alternativa o complementaria a los tratamientos habituales.
 

La terapia con láser para mascotas en las clínicas de pequeños animales ha ido en aumento en los últimos años, con el fin de tratar diferentes dolencias, sobre todo en perros y gatos.

A pesar de que cada día descubrimos más información sobre los diferentes beneficios del láser como tratamiento complementario, esta es poco veraz. Esto se debe, en gran medida, a que el conocimiento proviene de la experiencia.

Desde la perspectiva científica en la que se basa la medicina veterinaria, la información en la literatura es poco abundante y antigua, pues los datos tienen más de 10 años. Lo que sabemos hoy en día sobre la terapia con láser proviene de estudios realizados en laboratorio o en seres humanos, desde un punto de vista prácticamente subjetivo.

Sin embargo, no todo es así, y ciertos estudios realizados en animales muestran que este tratamiento tiene eficacia o, al menos, aligera la curación de ciertas enfermedades.

Debido a la falta de observaciones y estudios objetivos basados en la evidencia científica, el verdadero valor de la terapia con láser para mascotas aún no se conoce. No obstante, te contamos todo sobre sus distintas aplicaciones y efectos.

¿Qué es la terapia con láser para mascotas?

La palabra láser es un acrónimo proveniente del inglés, y significa amplificación de la luz por la emisión estimulada de la radiación. Este tipo de luz concentrada tiene la capacidad de ser absorbida por los diferentes tejidos de un organismo. De esta forma, provoca reacciones fototérmicas y fotoquímicas que pueden beneficiar terapéuticamente.

 

En la terapia destinada a la rehabilitación, se usa un láser de bajo nivel. De este modo, lo diferenciamos de los láseres quirúrgicos que tienen una alta potencia, y cuya finalidad es la de destruir los tejidos y las células de forma controlada.

Actualmente, se desconoce la interacción exacta entre los tejidos y el láser, debido, como dijimos, a la falta de estudios científicos. No obstante, sí se ha demostrado que provoca cambios.

La terapia con láser para mascotas se usa cada vez más.

Enfermedades dónde se aplica la terapia con láser

En primer lugar, para entender por qué el láser se utiliza solo para ciertas dolencias, debemos comprender cómo actúa esta terapia con el cuerpo:

Biológicamente, los fotones que emite el láser son absorbidos por el tejido, y esto provoca que se produzca un aumento de adenosín trifosfato o ATP, molécula esencial para la obtención de energía celular. Esta producción de ATP altera el metabolismo celular y, además, puede actuar como neurotransmisor. De esta forma:

  • La terapia con láser puede ayudar a paliar el dolor.
  • Acelera la reparación de los tejidos y el crecimiento celular.
  • Parece estimular la creación de células madre.
  • Tiene efectos antiinflamatorios.

Terapia con láser para mejorar la osteoartritis

Algunas de las enfermedades crónicas más comunes en perros y gatos son aquellas que involucran a las articulaciones, de forma que los animales tienen inflamación, mucho dolor y dificultad para desplazarse. En estos casos, además de los tratamiento habituales con condroprotectores y dietas dirigidas a la pérdida de peso, parece que el uso de la terapia con láser mejora el proceso.

 

En estudios realizados con ratas en condiciones de laboratorio, el láser redujo el edema formado en la articulación y disminuyó notablemente el dolor. Sin embargo, en investigaciones realizadas con seres humanos, no parece que hubiera mejoría.

Lesiones en tendones y ligamentos

Aunque en el uso de la terapia con láser en personas con problemas o daños en los tendones y ligamentos esté muy extendido, parece que solo en el 50 % de los casos hay alguna mejoría.  Este uso del láser también se aplica a las mascotas donde, aunque el rango de animales con resultados positivos sea similar al encontrado en humanos, es suficiente para intentarlo.

Manejo del dolor y la inflación

Aunque desconocemos cómo ocurre, hay algunas evidencias de que la terapia láser sirve para mejorar la condición del dolor en las mascotas. Parece que el láser, a través de interacciones con los receptores del dolor, puede disminuir la sensibilidad de estos y así, reducir la sensación dolorosa. Del mismo modo, el láser podría tener efectos sobre las neuronas que controlan la vasoconstricción y, de este modo, mediar en los procesos inflamatorios.

triaje y la evaluación inicial
 

¿Cuándo se recomienda usar el láser en mascotas?

La terapia con láser puede recomendarse en casi todos los casos. Sin embargo, suele aplicarse en aquellos cuyo tratamiento habitual no puede ser aplicado o no funciona:

  • Animales con problemas hepáticos que no pueden tomar cierta medicación.
  • Gatos que no pueden tomar fármacos para paliar el dolor.
  • Mascotas exóticas a las que, por su bajo peso corporal, no se les puede administrar los medicamentos.
  • Mascotas con edad avanzada y patologías múltiples.
  • Animales con enfermedades raras.

La terapia con láser es muy segura siempre y cuando se administre correctamente, es decir, con un número de sesiones ajustadas al paciente y configuradas por un veterinario habituado a estas terapias alternativas.

A pesar de la falta de evidencia científica, ante determinadas situaciones, no está de más probar otras opciones como es el caso del láser.

 
  • Crespi, R., Covani, U., Margarone, J. E., & Andreana, S. (1997). Periodontal tissue regeneration in beagle dogs after laser therapy. Lasers in Surgery and Medicine: The Official Journal of the American Society for Laser Medicine and Surgery, 21(4), 395-402.
  • de Braekt, M. M. I., van Alphen, F. A., Kuijpers‐Jagtman, A. M., & Maltha, J. C. (1991). Effect of low level laser therapy on wound healing after palatal surgery in beagle dogs. Lasers in surgery and medicine, 11(5), 462-470.
  • Draper, W. E., Schubert, T. A., Clemmons, R. M., & Miles, S. A. (2012). Low‐level laser therapy reduces time to ambulation in dogs after hemilaminectomy: a preliminary study. Journal of Small Animal Practice, 53(8), 465-469.
  • Dougherty, T. J., Thoma, R. E., Boyle, D. G., & Weishaupt, K. R. (1981). Interstitial photoradiation therapy for primary solid tumors in pet cats and dogs. Cancer research, 41(2), 401-404.
  • Kerwin, S. C. (2010). Osteoarthritis in cats. Topics in companion animal medicine, 25(4), 218-223.
  • Peavy, G. M., Walder, E. J., Nelson, J. S., & Rosenberg, M. (2001). Use of laser photocoagulation for treatment of cutaneous angiomatosis in one dog and two cats. Journal of the American Veterinary Medical Association, 219(8), 1094-1097.