¿Tienen chakras los perros?

06 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Dentro de la filosofía hindú existen los chakras o centros de energía. En la antigüedad solo se aceptaba que los humanos tuvieran chakras, pero hoy en día ese pensamiento ha cambiado.

En la actualidad, el término chakra es cada vez más conocido entre las poblaciones occidentales. Esta palabra nació en India —muy ligada a la religión hinduista—, pero apareció varios siglos más tarde y fue acuñada por los yoguis de la antigüedad, los cuales la relacionaban exclusivamente con los seres humanos.

Por tanto, ¿tienen chakras los perros y otros animales? Los hinduistas representan a sus dioses con formas animales y además veneran a muchos seres, hasta el punto de que ciertas sociedades hinduistas son vegetarianas. A pesar de ello, no dotan a los animales como seres pensantes como puede ser el ser humano.

No obstante, la ciencia ya ha demostrado la consciencia en los animales, por lo que el yoga y toda la espiritualidad que lo rodea ha tenido que avanzar hasta el punto de aceptar los chakras de los animales. 

¿Qué son los chakras?

Según los Hatha yoguis, la «sustancia» que mantiene vivos a los animales es el prana o esencia vital. Este concepto pertenece al cuerpo sutil, es decir, la parte energética y espiritual de los seres vivos. 

El prana viaja por el cuerpo a través de los nadis, unos conductos similares de forma metafórica a los vasos sanguíneos, que recorren el cuerpo transportando el prana.

En ciertas zonas del organismo, el prana gira sobre sí mismo dando lugar a unas espirales llamadas chakras. En definitiva, los chakras son puntos de alta energía que hay en los cuerpos de los seres vivos.

Al igual que sucede con todo en el mundo del yoga, con los chakras hay opiniones numerosas e incluso contradictorias acerca de lo que son, cómo funcionan o su localización. La energía dentro del cuerpo viaja de dos formas, hacia dentro y hacia fuera.

Por ello, cada pensamiento, acto y emoción afectan al fluir de la energía hacia el exterior. Asimismo, todas las cosas externas, positivas y negativas, condicionan a los chakras y dejan su huella. Esto es así tanto para los humanos como para los animales.

Una mujer practica yoga con un perro.

Los perros tienen chakras

Los animales tienen ocho chakras principales, a diferencia de los humanos que cuentan con siete. Además, tienen 21 chakras menores y seis chakras Bud. El chakra principal extra que tienen los animales es el chakra branquial o clave. Este fue descubierto por la curandera de renombre internacional Margrit Coates.

Chakra branquial

Este chakra se encuentra a ambos lados del cuerpo, en la zona de los hombros. Parece ser que es el principal chakra en el cuerpo de los perros y está ligado directamente al resto de ellos.

Se presume que este chakra es el centro de la relación entre los perros y los humanos. Además, cualquier tipo de curación psicoespiritual dirigida al animal debe comenzar en este punto. 

Cuando este chakra está desequilibrado, el perro no quiere ser tocado o conectar con su tutor. Es importante diferenciar un desequilibrio de un problema físico, como pueden ser la artritis o problemas en la piel.

Los chakras Bud que tienen los perros

Estos tipos de chakras se encuentran en cada una de las patas del perro y en la zona de la cabeza, donde empiezan las orejas. Son muy sensibles a la energía sutil como cambios en el clima, terremotos y otras variaciones ambientales. 

Además, a través de los chakras Bud la energía sutil del perro sale al exterior. De esta forma, es normal que los canes pateen o rasquen el suelo antes de tumbarse o que permanezcan de pie en ciertos lugares sin inmutarse.

Los 21 chakras menores

Estos chakras tienen como finalidad ser centros sensoriales y pueden encontrarse en la nariz, la cola o las orejas, entre otros. Los sentidos de la mayoría de los animales están mucho más desarrollados que los de los humanos. En esencia, uno de los 21 chakras menores, que se encuentra en el puente de la nariz, da a los perros su sexto sentido.

El desequilibrio de los chakras en perros

Cada uno de los chakras corresponde con un aspecto del ser o del «yo» . Esto puede corresponder a pensamientos, emociones, sentidos, instinto, etc. Así, los chakras en el resto de seres vivos han evolucionado o cambiado de manera diferente al humano, incluso entre otros animales. 

Los animales salvajes, como el lobo, tiene un chakra corazón más desarrollado que los perros y está relacionado con la jerarquía de manada. Además tienen un chakra raíz más brillante, ligado al sentido de supervivencia.

Cuando aparecen desequilibrios en los chakras que tienen los perros, estos se expresan a través de la conducta del animal, incluso en enfermedades idiopáticas que pudieran aparecer.

Aunque todo esto pueda parecer pura magia, gran parte de la medicina veterinaria alternativa tiene como parte de su base la energía sutil y los chakras. Es el caso de la acupuntura canina o las flores de bach.

¿Tienen los perros chakras?

Para que este tipo de tratamientos alternativos tengan utilidad, primero se deben descartar todas las posibles afecciones físicas y de conducta. Por supuesto, todo tratamiento debe ser aplicado por un veterinario especializado en este área.

  • Gallegos, E. S. (2002). Animal imagery, the chakra system, and psychotherapy. Handbook of Therapeutic Imagery Techniques, 98-114.
  • Stephens, M. (2018). La enseñanza del yoga. Sirio, 2ª Edición.
  • Roesti, A., & Healer, H. (2014, September). CHAKRA-BALANCE IN MEN AND ANIMALS. In 40th Annual IVAS and 15th Annual ItVAS International Congress on (p. 237).
  • Unknonw (2012). The chakra System of Animals. Patinkas. Disponible en: http://www.patinkas.co.uk/Chakra_System_of_Animals/chakra_system_of_animals.html