¿Qué tipos de cisnes existen?

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
¿Cómo se distingue un cisne de otro? La mayoría de los cisnes adultos son blancos, pero hay diferencias en los picos, la forma de la cabeza, el tamaño del cuerpo y el sonido de su voz.

Los cisnes son aves del género Cygnus, que junto a los patos y los gansos conforman el orden de los Anseriformes. Las aves acuáticas son muy conocidas, pues la mayoría son presas de caza importantes y animales representados ampliamente en la historia y cultura.

De hecho, unos 15 millones de aves acuáticas son cazadas anualmente en Norteamérica. En otras partes del mundo, los cisnes han estado tradicionalmente protegidos de este tipo de prácticas.

En principio, las aves acuáticas fueron clasificadas por su aspecto físico y atributos anatómicos. Uno de ellos, por ejemplo, es el número de vértebras del cuello. Además, cada especie de cisne tiene una tráquea de forma diferente, lo que le otorga a cada ave una voz con tonalidad diferente.

¿Cuál es la clasificación taxonómica de los cisnes?

Los cisnes son las aves acuáticas de mayor tamaño de la subfamilia Anserinae, familia Anatidae del orden Anseriformes. Como se mencionó anteriormente, la mayoría de los cisnes se clasifican en el género Cygnus.

Las primeras clasificaciones de estas aves se basaron en rasgos como el color de las plumas, el pico, la forma y tamaño corporal. En la actualidad, los análisis genéticos han ido reemplazando esos criterios de clasificación. Los estudios de ADN nuclear y ADN mitocondrial han allanado esta tarea.

Sin embargo, el esclarecimiento de las relaciones filogenéticas entre los grupos de especies que conforman estas subfamilias aún está en curso. Por esta razón, a veces uno encuentra el mismo espécimen como especie en una clasificación y como subespecie en otra. A continuación, te presentamos una lista con las especies de cisnes.

1. Especie Cygnus columbianus

De esta especie se reconocen dos subespecies diferentes:

  • El cisne silbador, también conocido como chico o de tundra (Cygnus columbianus columbianus). Se le reconoce porque muestra un punto amarillo cerca de la base del pico. Esta subespecie es muy parecida al cisne trompetero. Habita la tundra del Ártico de Norte América, Europa y Asia e inverna en el sur del hemisferio norte.
  • Cisne de Bewick (Cygnus columbianus bewickii). Habita en Siberia, inverna en las costas del mar del Norte, mar Caspio y mar Amarillo y Japón.
Un cisne colombiano alzando el vuelo.

2. Cisne cantor (Cygnus cygnus)

Esta especie se distingue por tener la mitad del pico —en la base— de color amarillo y el resto de tonalidad negra. Habita en la región Subártica de Euroasia e inverna en el sur del hemisferio norte.

Una pareja de cisnes cantores.

3. Cisne trompetero (Cygnus buccinator)

Es la especie más grande del género, pues alcanza una envergadura de tres metros. El macho adulto puede alcanzar un peso de 12 kilogramos, mientras que para la hembra este valor ronda los 9,4 kilogramos.

Se diferencia de otras especies por sus vocalizaciones de tono bajo y por tener el pico totalmente negro. Habita en la región subártica de América del Norte e inverna en el sur del hemisferio norte.

4. Cisne mudo (Cygnus olor)

Esta especie es también conocida como cisne vulgar o cisne blanco. A pesar de su nombre común, este ave no es muda. De hecho, emite una variedad de gruñidos, bufidos y silbidos de poco alcance.

Es interesante conocer que, mientras las otras especies de cisnes se comunican durante el vuelo emitiendo fuertes trompetazos, los cisnes mudos no vocalizan de ninguna manera mientras realizan esta actividad.

Este ave se caracteriza por su pico anaranjado o rojo, cuya base lleva un tubérculo negro, que es más prominente en los machos. Es común reconocerla por la postura curvada del cuello y las alas arqueada. Cabe destacar que este animal se considera una especie invasora en Norteamérica.

Habita en Europa y Asia, donde sus individuos son residentes y no migran en invierno. Es la segunda especie en tamaño dentro del género, pues el macho puede alcanzar diez kilogramos y las hembras ocho kilogramos.

Cabeza de un cisne mudo.

5. Cisne negro (Cygnus atratus)

Es un ave endémica de Australia y aunque no migra, puede viajar grandes distancias en búsqueda de mayor abundancia de alimento. Anida en la isla de Tasmania. Además de su majestuoso plumaje negro, esta especie luce un hermoso pico rojo-naranja con manchas blancas.

Un cisne negro en un lago.

6. Cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus)

A diferencia de todos los cisnes del hemisferio norte que poseen patas negras, las especies del sur las presentan rosadas. Este ave es descrita como especialmente malhumorada. Posee el cuello y cabeza negros y el plumaje del resto del cuerpo es blanco. También presenta una carúncula roja prominente en la base del pico y la piel facial es roja.

Este es el cisne más pequeño del género Cygnus, pues tiene una longitud total de 102 a 124 centímetros. Se cree que puede estar relacionado con el pato silbante. Habita en el Sudeste de Sudamérica, desde el sur de Brasil hasta Tierra del Fuego. En primavera y verano austral cría en Chile, Paraguay, sur de Bolivia, Argentina y Uruguay. También cría en las Islas Malvinas.

Cisnes de cuello negro.

7. Cisne coscoroba (Coscoroba coscoroba)

Esta especie es muy particular, de hecho, los científicos la consideran un enigma de la evolución. En cuanto a su plumaje, no es totalmente blanco, pues sus plumas primarias son negras. En general, se la considera la especie de cisne más pequeña.

Es un ave endémica del cono sur de América del Sur. Su distribución es semejante a la del cisne de cuello negro, pero menos extensa. Algunos reportes sugieren que esta especie no se trata de un verdadero cisne, pues tiene el cuello demasiado pequeño para ser considerado como tal.

Cisnes coscoroba.

Los cisnes son sociables, excepto en la temporada de reproducción.

Existe la creencia de que los cisnes pueden morder. Efectivamente, aunque no tienen dientes, poseen un borde aserrado en sus picos que les sirve para arrancar y comer plantas acuáticas y algas. Estos curiosos «dientes» pueden causar cierta incomodidad si pellizcan la piel.

Durante la época de reproducción, es común que estas aves muestren territorialidad. Las especies más territoriales son también las más vocales. Este es el caso de los tres cisnes del norte: el trompetista, el cantor y el silbador, aves con voces fuertes y penetrantes.

Resulta interesante conocer que después de espantar a algún intruso, es común que el ave haga una ceremonia de triunfo. Esta representación parece ser importante en la vinculación de pareja.

La vocalización de los cisnes está determinada por la forma de su tráquea

Los cisnes producen una amplia variedad de vocalizaciones. Estas incluyen silbidos defensivos, llamadas previas al vuelo y durante el vuelo, así como para ceremonias de saludo y de triunfo. Resulta interesante conocer que sus voces son amplificadas en virtud de tener tráqueas extremadamente alargadas.

Curiosamente, en estas aves así como en los gansos, la tráquea se combina de manera única dentro de la quilla del esternón. Este grupo de animales posee un par de membranas altamente vibratorias (timpánicas) en la unión de la tráquea y los dos bronquios, que se conectan directamente con los pulmones.

Esto resulta en un aumento de la longitud y el volumen de la cámara de aire que mejora la vocalización. Gracias a esta anatomía, el cisne trompetero logra su inconfundible sonido resonante y fuerte, parecido a los instrumentos musicales de doble lengüeta como la trompeta.