El tití cabeza blanca: sus hábitos diurnos y territoriales

16 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El tití cabeza blanca es un primate único en el mundo. Está en peligro crítico de extinción debido a la eliminación de su hábitat y al agotamiento de la población por el comercio ilícito de animales .
 

El tití cabeza blanca (Saguinus oedipus) es una especie de primate platirrino de la familia Callitrichidae. Este animal tiene una distribución restringida a una pequeña zona selvática, delimitada por la costa caribe colombiana.

Además, se le conoce por una larga lista de nombres comunes, entre ellos tamarino algodonoso o cabeza de algodón. Estos apelativos hacen referencia a la característica más distintiva de la especie: el color blanco de la cresta y la melena.

¿Cómo reconocer a este pequeño mono?

Lo más llamativo de este primate es su tamaño y su color. Es pequeño, pues el mono adulto pesa menos de 0,5 kilogramos. Además, las sienes y los lados de su cabeza están cubiertos de pelos plateados. Por otro lado, su cara está desprovista de pelo y la piel es negra.

La espalda es principalmente negra o marrón, mientras que los brazos y las piernas son predominantemente blancos o amarillentos. La grupa y la parte interna de los muslos son de color naranja rojizo. La base de la cola también es de color naranja rojizo, mientras que la punta es negruzca.

Por otro lado, la característica principal que distingue a los callitrícidos de otros monos del mundo es que estos tienen uñas en lugar de garras. Otros rasgos distintivos son  la presencia de dos molares en lugar de tres en cada lado de la mandíbula y una cola ligeramente más larga que el cuerpo, la cual no es prensil.

Un tití cabeza blanca y su cría.
 

Hábitat y distribución geográfica del tití cabeza blanca

El tití cabeza blanca es endémico de Colombia. Se encuentra únicamente en un relicto boscoso de 4300 hectáreas destinadas a la protección del bosque seco. Este hábitat exclusivo de la especie está ubicado en el municipio de San Juan Nepomuceno, cerca de Barranquilla, capital del departamento del Atlántico, en el Caribe colombiano.

Este pequeño simio es arbóreo, pues habita el dosel superior del bosque tropical húmedo y del bosque caducifolio seco. Además, este tití ha demostrado ser adaptable a las franjas o parches de bosque secundario o remanente y puede vivir en hábitats relativamente perturbados.

Reproducción y esperanza de vida del tití cabeza blanca

El tití cabeza blanca tiene un sistema de reproducción monógamo. Resulta interesante saber que, dos veces al año, esta especie tiene gemelos no idénticos. Además, la forma de crianza es cooperativa, práctica que no está presente en muchos otros primates.

En esta crianza participan «ayudantes» adultos que se quedan en la familia y adquieren experiencia paternal en lugar de reproducirse ellos mismos. Esta práctica puede resultar en el potencial reproductivo más alto de todos los primates.

De acuerdo a estudios, la especie tiene una reproducción estacional: las hembras se embarazan y amamantan solo de enero a junio. La gestación dura aproximadamente 140 días. Por otro lado, la esperanza de vida en cautiverio es de alrededor de 25 años.

 

Los monos tití de cabeza blanca son principalmente insectívoros y frugívoros, los insectos representan el 40 % de su dieta y la fruta constituye otro 38 %.

Unas prácticas sociales llamativas

El tití vive en grupos que pueden alcanzar 19 individuos y es de hábitos diurnos. Más comúnmente, los grupos están constituidos por la pareja apareada dominante y de uno a siete individuos subordinados, jóvenes de ambos sexos.

Eventualmente, estos miembros subordinados forman pequeños grupos y migran dentro y fuera del rango de hogar del grupo principal. Los rangos de hogar para cada grupo varían de 7 a 10 hectáreas.

El mono tití cabeza blanca es territorial y utiliza marcas de olor para definir su territorio. Sin embargo, al entrar en contacto con otros grupos, en lugar del contacto físico, los integrantes amenazarán al otro grupo mostrando su área posterior y genital como una muestra territorial.

Un tití cabeza blanca sobre una rama.

Un primate en peligro crítico de extinción.

Aunque se desconocen las cifras actuales de la población de mono tití cabeza blanca, se estima que la especie está en franco declive. Así, se calcula que se han perdido más del 80 % de los integrantes en las últimas tres generaciones (18 años), básicamente debido a la destrucción del hábitat.

 

Desafortunadamente, la zona de hábitat esta expuesta a colonización intensiva y la pérdida de bosques, pues ya en el año 1978 se estimó que el 75 % de la distribución original de la especie se había reducido para la agricultura y el pastoreo. Es necesario brindar esfuerzos de protección excepcionales a la especie para salvarla de la extinción.