Tratamientos y cuidados de la sarna en caballos

25 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
La sarna está provocada por ácaros, e identificar los síntomas más comunes de la enfermedad es esencial para ponerle fin. Existen distintos tipos de sarna en caballos, y estos son sus tratamientos.
 

La sarna es una enfermedad infecciosa que afecta a muchos mamíferos, incluidos los humanos, aunque no somos sus hospedadores predilectos. Esta patología puede llegar a ser un problema en animales de granja tales como los caballos, ya que es contagiosa y ‘salta’ de un animal a otro fácilmente. Así, es muy probable que se propague por el establo si no aislamos y tratamos correctamente a los enfermos. Aquí te mostramos cómo identificar la sarna en caballos y tratamientos para ponerle fin.

¿Qué es la sarna?

La sarna es una enfermedad de la piel ocasionada por ácaros. Son varias las especies y géneros de estos molestos invertebrados que provocan sarna, pero uno muy habitual en las cuadras es el género Sarcoptes, que genera mucho picor en el animal.

Este ácaro excava diminutos túneles en la piel del animal, provocando el picor que el caballo intenta aliviar rascándose con los dientes, con las patas, frotándose contra una superficie o revolcándose en el suelo. Este rascado excesivo puede provocar tanto lesiones en la piel como heridas en las zonas afectadas.

Los ácaros suelen encontrarse en animales con pelaje largo y abundante. Por esta razón, es muy común la sarna en caballos de tiro, especialmente en la zona de las cernejas, tupidos mechones de pelo que tienen en la zona inferior de las patas, cerca del casco.

Un caballo que se rasca por sarna.
 

Existen distintos tipos de sarna en caballos, provocada por diferentes especies de ácaros:

  • Sarna sarcóptica. La más grave. Este tipo de ácaros prefieren las zonas de pelo  fino (cabeza, cuello y hombros), donde las hembras excavan los túneles para depositar sus huevos, ocasionando un prurito intenso en el caballo.
  • Sarna psorótica. Afecta a las partes del cuerpo cubiertas de pelo largo, como el tupé, la crin y la base de la cola. Las costras son húmedas y los ácaros se quedan en la superficie de la piel. Esta sarna es más contagiosa que la sarcóptica, pero menos dañina.
  • Sarna corióptica. Estos ácaros prefieren el área del muslo de los caballos, sobre todo de aquellos con mucho pelo en la zona de la caña y el menudillo. Es habitual la producción de ‘grasa’ como síntoma característico.
  • Sarna demodécica. No es un tipo de sarna habitual en caballos. La piel se descama, pero en este caso no hay picor.

Síntomas de la sarna en caballos

La sarna en caballos puede presentarse por todo el cuerpo o localizada en algunas zonas concretas, según el tipo de ácaro que haya infectado al animal. Los síntomas con los que podemos identificar la sarna son:

  • Piafado continuo.
  • Frotado de las patas posteriores.
  • Costras y pápulas en cabeza y orejas. En la zona del cuello se forman pliegues que, en los casos más graves, pueden diseminarse por todo el cuerpo.
  • Costras en las patas posteriores, crin y base de la cola.

El veterinario evaluará los síntomas y realizará un examen dermatológico buscando al parásito causante. Para ello, puede hacer una serie de pruebas como el raspado o la prueba de la cinta adhesiva sobre la piel del caballo, para mirar posteriormente la muestra al microscopio y confirmar que se trate de un ácaro.

 
La sarna en caballos se puede evitar con una correcta limpieza.

¿La sarna se puede prevenir?

Cuando el medio es frío y húmedo, los ácaros sobreviven largos periodos de tiempo lejos de su huésped. Pueden transmitirse mediante fómites, es decir, cualquier objeto que entre en contacto con el ser vivo potencialmente puede contener al patógeno.

En este caso podrían ser las bridas, mantas, sillas o cualquier objeto del caballo, como el cepillo, aunque la forma más común de contagio es mediante un animal infectado. Para prevenir la sarna en caballos, lo mejor es un buen acicalamiento e higiene del animal.

La sarna es prevalente en caballo con un mal estado corporal.

¿Cómo tratar la sarna?

Ante los síntomas de sarna, debes ponerte en contacto con un veterinario para recibir el tratamiento correcto. Es necesario tratar a todos los animales que vivan juntos para disminuir o eliminar la probabilidad de contagio.

Los baños con lindano son muy eficaces para tratar la sarna en caballos, y deben realizarse minuciosamente. Pasados 10 o 14 días deben repetirse para matar a los parásitos que hayan sobrevivido a la primera aplicación. Los tratamientos orales con ivermectina, un antiparasitario también utilizado en otras especies animales, también suponen una buena solución.

 
  • Zoetis. Infecciones por ectoparásitos en los caballos.
  • Will A. Haddenn. Enciclopedia Veterinaria Del Caballo, 2009.
  • Vogel Colin, Ana Lima. La salud del caballo: una guía rápida para diagnosticar problemas.