Las tres enfermedades bacterianas más comunes en perros

14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
Dentro de todas las posibles afecciones que pueden sufrir los perros, las enfermedades bacterianas son de las más frecuentes. A continuación te traemos las más habituales.

Muchas y variadas son las causas de enfermedades en canes. No obstante, y sin animo de criminalizar a ningún ser vivo, las patologías en las que están implicadas las bacterias son extremadamente habituales, tanto en salud humana como animal.

Los perros, como cualquier otro animal, están expuestos constantemente a la acción de estos microorganismos. Por suerte, no todas las bacterias tienen potencial patógeno.

Es más, las especies que suponen un riesgo para la salud representan un porcentaje muy bajo en relación a la cantidad total de microorganismos. No obstante, ¿sabes cuáles son las bacterias patógenas que de forma habitual pueden infectar a los cánidos? A continuación, te explicamos estas tres enfermedades bacterianas.

1. Leptospirosis

Enfermedad de distribución mundial y con potencial zoonótico. Está causada por distintas especies del género Leptospira

Esta enfermedad, debido a su fácil propagación a través de roedores o animales silvestres, tiene una alta incidencia en climas templados y húmedos, ya que precisa de condiciones de humedad y temperaturas medias para su supervivencia.

Los perros se infectan tras la ingestión o contacto con las mucosas del agua contaminada con las bacterias. Una vez en el interior del cuerpo animal, los microorganismos invaden el torrente sanguíneo y producen fiebre, anemia y necrosis hepática (muerte de las células del hígado).

En ocasiones, en ausencia de tratamiento adecuado o en condiciones de salud deterioradas, el pronóstico puede ser reservado, llegando incluso a ser mortal.

Por suerte, existe una vacuna altamente eficaz que previene el contagio, ademas de cortar el ciclo de transmisión de la enfermedad al impedir que el perro pueda infectarse y convertirse en portador y transmisor de las bacterias. Esta vacuna se encuentra en todos los planes de vacunación recomendados.

Las tres enfermedades bacterianas más comunes en perros.

2. Salmonelosis

Sobradamente conocida y hasta quizás sufrida por algún lector, es una enfermedad gastrointestinal causada por bacterias del género Salmonella.

De distribución mundial, esta bacteria puede infectar a multitud de animales. En el caso concreto de los perros, son más susceptibles los animales jóvenes, ancianos, o aquellos sometidos a algún tipo de tratamiento inmunosupresor.

Esta bacteria, una vez que ha invadido el organismo del animal por vía oral, comienza a replicarse en el intestino, donde produce lesiones fruto de la liberación de toxinas.

En casos leves, los síntomas corresponden a un proceso gastrointestinal, cursando con episodios de vómitos y diarreas. En casos mas graves, puede llegar a producir una sepsis generalizada, con fallo orgánico y muerte del animal. Por suerte, este desenlace no es habitual.

Para esta enfermedad no existe una vacuna eficaz. No obstante, como forma de prevención, se pueden tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Evitar el uso de carne cruda como parte de la alimentación.
  • Mantener las condiciones higiénicas en comederos y bebederos, especialmente en perros de vida exterior.
  • Evitar hacinamientos en perreras y mantenerlas en adecuadas condiciones sanitarias.
  • Mantener correctamente almacenado el alimento, especialmente en los meses con temperaturas templadas.
  • Aislar a todos los perros que presenten cuadros gastrointestinales, sobre todo si conviven en condiciones de hacinamiento.

3. Ehrlichiosis

Enfermedad bacteriana vectorial cuyo agente causal, las bacterias el género Ehrlichia, es transmitido por garrapatas. A pesar de tener potencial zoonótico, el contagio directo entre perro y humano parece poco probable y se requiere siempre del vector intermediario para su transmisión al hombre.

En el perro causa una enfermedad, generalmente de pronostico favorable. Tras la mordedura de la garrapata, las bacterias pasan al torrente sanguíneo del animal, donde se disipan por el organismo. Existen tres formas de presentación:

  • Aguda: las bacterias colonizan y afectan al hígado, bazo y ganglios linfáticos.
  • Subaguda: el organismo combate la infección y consigue mantenerla latente.
  • Crónica: deterioro en la producción de células defensivas ante la invasión bacteriana.

Ante la ausencia de vacunas, se recomienda mantener al día el tratamiento antiparasitario externo para prevenir las picaduras de garrapatas. Existen en el mercado productos en forma de pipeta spot-on, collares, pastillas o sprays altamente eficaces para repeler a estos molestos insectos.

Desde aquí recomendamos acudir al veterinario para que, en función del ecosistema de la zona y el estilo de vida del animal, recomiende el tratamiento ideal para prevenir esta y otras enfermedades transmitidas por picaduras de insectos.

Un perro en un veterinario.

Precaución y cautela

Aquí os hemos presentado algunas de las enfermedades bacterianas más frecuentes que pueden sufrir los perros. Son muchas las bacterias que acechan la salud de las mascotas, por lo que siempre conviene extremar las precauciones y mantener a los animales al día en cuanto a vacunación y desparasitación.

Si bien es cierto que no todas las enfermedades cuentan con un tratamiento preventivo especifico, siempre conviene extremar las precauciones todo lo que se pueda.

 

  • Principles of Bacterial Pathogenesis (Eduardo Groisman)
  • Teixeira, A. F., Fernandes, L. G., Cavenague, M. F., Takahashi, M. B., Santos, J. C., Passalia, F. J., ... & Nascimento, A. L. (2019). Adjuvanted leptospiral vaccines: Challenges and future development of new leptospirosis vaccines. Vaccine37(30), 3961-3973.