La trucha arcoíris, un salmónido multicolor

17 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
La familia de los salmónidos tiene especies tan curiosas como la trucha arcoíris, que se encuentra presente en casi todas las aguas del mundo.

La trucha arcoíris es un salmónido multicolor expandido a lo largo de prácticamente todas las aguas del mundo. Su nombre común proviene de las tonalidades que adopta su cuerpo.

¿Sabes cuáles son las características de este bello animal? ¿conoces a qué peligros se enfrenta en lo que a la conservación se refiere? Si quieres saber más acerca de este pez tan singular, te animamos a seguir leyendo.

Características de la trucha arcoíris

La trucha arcoíris recibe el nombre científico de Oncorhynchus mykiss y es un pez de agua dulce originario de América del Norte. Esta especie pertenece a la familia Salmonidae, cuyos integrantes son comúnmente denominados salmónidos.

Esta especie alcanza una longitud de entre 51-76 centímetros y pesa alrededor de 3,6 kilogramos, clasificándose como un pez de talla media. No obstante, se ha registrado un tamaño máximo de 1,2 metros de longitud en un individuo con un peso de 24 kilogramos y 11 años de vida.

Su cuerpo es alargado y fusiforme, acompañado de seis aletas: pectoral, ventral, anal, dorsal, adiposa y caudal. La aleta adiposa es característica de los salmónidos y posee un borde negro.

Normalmente, en la zona ventral, el color es plateado o blanquecino y está flanqueada por una línea lateral de color rosáceo irisado. Por otro lado, en la región dorsal del cuerpo, el color predominante varía del azul al verde. Los colores que muestra en su cuerpo son el motivo por el que recibe el nombre de trucha arcoíris. Las tonalidades de su cuerpo varían según el hábitat, la edad y la reproducción.

Con respecto al hábitat, el cuerpo de las truchas que viven en lagos es más plateado y brillante. Por otro lado, las que residen en ríos poseen una tonalidad más oscura y un color más intenso.

Otro de los factores que puede afectar a la tonalidad del cuerpo es la alimentación. Se ha observado que el color salmón característico de las especies salvajes proviene de la ingesta de moluscos y crustáceos.

Además, puede observarse un cierto dimorfismo sexual entre los machos y hembras de esta especie. Mientras que las hembras muestran un vientre abultado, la mandíbula inferior de los machos es más pronunciada y su línea lateral es más brillante.

Una trucha arcoíris de pequeño tamaño.

Distribución, hábitat y alimentación

En la Península Ibérica, se localiza en las regiones del Norte y el Este, incluyendo Galicia, Asturias y Cantabria. Así, también se ha registrado la presencia de especímenes en Mallorca y se ha observado su ausencia en País Vasco.

Con respecto al resto del mundo, esta especie procede de América del Norte, donde se distribuye por diferentes ríos de la vertiente del Pacífico. Se sabe que el punto de partida es Alaska y que el recorrido finaliza en Baja California y puede llegar hasta México.

La trucha arcoíris suele vivir en zonas de agua dulce, transparente y fría, como ríos, lagos o arroyos. El agua ha de ser clara y encontrarse preferiblemente a una temperatura que ronde los 12 ºC. En relación a la corriente, se inclina por aquellos ríos con corrientes rápidas o moderadas. No obstante, en algunas ocasiones puede abandonar el agua dulce y llegar hasta el mar.

Al ser una especie depredadora generalista, su alimentación puede variar. Entre los alimentos que consume esta especie destacan las larvas de invertebrados, los crustáceos y los moluscos. Asimismo, también se ha observado que consume peces de pequeño tamaño. Con respecto a los miembros juveniles, se alimentan principalmente de zooplancton.

La pesca deportiva y la trucha arcoíris

En realidad, es una especie que se ha introducido de manera artificial en prácticamente todo el mundo. En España solo se encuentra en aquellas regiones donde se ha reintroducido para la pesca deportiva o para su cultivo en piscifactorías.

Está presente en todas las aguas de todos los continentes exceptuando la Antártida. Aunque esta especie se cultiva en piscifactorías para consumo gastronómico, el principal motivo de su reintroducción ha sido recreacional.

Por estos motivos, la trucha arcoíris se considera la más cultivada en todo el mundo. Esto es debido a aspectos tales como su resistencia o facilidad de cría, tanto por alimentación como adaptabilidad.

Conservación

Con respecto a su conservación en España, es una especie alóctona que representa una amenaza para el resto de especies autóctonas. En el resto de Europa también es una especie introducida por el ser humano.

La amenaza principal que representa reside en que la trucha arcoíris es una especie depredadora. Su presencia influye en las poblaciones de anfibios e invertebrados, así como en otras especies de peces autóctonos.

Su clasificación en la Lista Roja de Vertebrados de España consta como especie “No Amenazada”. En la IUCN no se encuentra registrada, por lo que no se conoce su estado de conservación a nivel global.

Una trucha arcoíris.

Como hemos podido ver, la trucha arcoíris es un familiar del salmón muy aventurero que puede encontrarse en ríos o en el mar. No es una especie amenazada y es apreciada tanto en la pesca deportiva como en la gastronomía.