Tumores de mastocitos caninos ¿Cómo tratarlos?

30 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
La mayor parte de los procesos tumorales cutáneos tienen que ver con tumores de mastocitos. Un tratamiento temprano y eficaz puede ser curativo, y prevenir futuras recidivas.

Cuando nos sumergimos en el apasionante mundo de la dermatología, nada es lo que parece, y menos aún cuando tratamos con tumores de mastocitos. En una lectura de un libro de citologia, disciplina que me apasiona, recuerdo como el autor se refería a este tipo de tumores como ” el gran imitador”.

Mas adelante explicaremos el porqué de este curioso apelativo, y trataremos de enfocar las posibilidades terapéuticas que existen frente a este proceso patológico.

Tumores de mastocitos o mastocitomas

Cuando hablamos de tumores de mastocitos, nos estamos refiriendo al tumor cutáneo que padecen con mas frecuencia nuestros compañeros caninos, y ese dato no es baladí. Se cifra que en torno a uno de cada cuatro o cinco tumores cutáneos puede corresponderse con un mastocitoma.

Estos procesos tumorales se deben al crecimiento y multiplicación anómala de unas células, llamadas, lógicamente, mastocitos.

Este tipo celular está relacionado con la respuesta inmunitaria frente a cualquier tipo de alergia. Se encargan de liberar histamina, heparina, y otras sustancias. Y sí, es la misma histamina que ‘neutralizan’ los antihistaminicos.

Etiología y forma de presentación

A ciencia cierta, no se sabe muy bien el porqué de este crecimiento anómalo del proceso tumoral. Se sospecha, no obstante, que puede tener un origen multifactorial, causado por alteraciones genéticas, virus, inflamaciones en la piel y otras causas endógenas y exógenas.

Cualquier perro puede desarrollar un tumor de mastocitos, aunque las razas braquicéfalas, es decir, de hocico achatado, tienen especial predilección.

En la clínica, se presenta en la dermis o epidermis como una lesión cutánea de cualquier tipo. Y cuando digo de cualquier tipo, es de cualquier tipo, y de ahí eso de ‘el gran imitador’.

Potencialmente, cualquier cosa que esté en la piel puede ser un mastocitoma, hasta una garrapata si me apuras. A lo largo de mi trayectoria he tratado casos de mastocitomas con forma de verruga, irritación en la piel, lunares, granos, hasta una vez un propietario pensó que su perro tenía el pezón raro y resultó ser un mastocitoma, podéis imaginar…

Por este motivo, es importante acudir a vuestro veterinario ante la mas mínima sospecha de que algo no va bien.

tumor graso en perros.

Tratamiento

En cuanto el tratamiento, existen, a grandes rasgos, tres opciones que dependerán del grado de malignidad y afectación del tumor.

Cirugía

Es un tratamiento de elección para tumores localizados en la piel o en el tejido, y en zonas donde exista la posibilidad de realizar una cirugía con margenes suficientes para evitar que se vuelva a reproducir.

Tras la escisión del tumor, debe de incluirse idealmente un perímetro de al menos tres centímetros alrededor del foco primario del tumor. Esta consideración resulta imprescindible para evitar recidivas.

Si la cirugía no se puede llevar a cabo con estas consideraciones, por ejemplo, un tumor al lado del ojo donde no se pueda extender el perímetro de escisión, se recomienda “quitar lo que se pueda” y complementar con alguna de las siguientes terapias.

Radioterapia

Un tratamiento coadyuvante indicado para situaciones similares a las del ejemplo anterior. Por otra parte, resulta especialmente interesante en tumores cuya evaluación diagnostica haya advertido de una posibilidad de una posibilidad de recidiva, o donde sea difícil volver a extirpar en caso de que esta recaída se produzca.

Lamentablemente, a pesar de sus beneficios, el uso de la radioterapia en medicina veterinaria no está demasiado extendida, y son pocos los centros que cuentan con equipo y personal para realizar este tipo de intervenciones.

Quimioterapia en perros

Quimioterapia

Este tratamiento está especialmente indicado para animales con tumores de mastocitos que hayan tenido metástasis, sean de presentación múltiple, o cuya extirpación quirúrgica o tratamiento con radioterapia no pueda llevarse a cabo, bien por avanzada edad o por falta de medios.

En la practica diaria, debido a la costoso y complicado del tratamiento con radioterapia, la quimioterapia suele usarse como sustituto.

Existen diversos protocolos de tratamiento químico, cuya elección dependerá de los criterios establecidos por el veterinario clínico.

De este espacio me gustaría recoger la importancia del diagnostico precoz. Ante cualquier lesión extraña que veáis a vuestro perro, contactad con el veterinario para que lo evalúe correctamente. El mastocitoma, si se trata de forma temprana, tiene bastante mejor pronóstico.