Virus: ¿vivos o muertos?

08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga María Muñoz Navarro
Los virus se siguen considerando a día de hoy un misterio. Su origen no está claro y su forma de multiplicarse nos hace cuestionarnos si realmente son organismos vivos o no.
 

Clasificar los virus como organismos vivos o no ha sido un tema a debatir durante años, pues ni los científicos se ponen de acuerdo. En esta época actual de pandemia global por el coronavirus COVID-19 el funcionamiento y orígenes víricos son temas que están a la orden del día. Esto nos hace plantearnos varias cuestiones ¿Qué es un virus? ¿Cómo funciona? ¿Están los virus vivos?

Aquí tratamos de matizar las posibles respuestas a estas cuestiones, pues parece ser que la respuesta depende de lo que consideremos “vida”o “estar vivo”.

¿Qué es un virus?

La palabra virus proviene de “veneno” en latín. A finales del siglo XIX, los investigadores se dieron cuenta de que ciertas enfermedades infecciosas, como la rabia, eran causadas por partículas más pequeñas que las bacterias, pero que igualmente podían transmitirse. Para entonces no existía una definición clara de lo que eran.

Hoy en día, sabemos que un virus está formado por:

  • Un material genético que puede ser ADN o ARN,
  • una cubierta proteica denominada cápside que envuelve al material genético,
  • este conjunto puede, a su vez, estar protegido por una capa adicional, un envoltorio lipídico originado a partir de las membranas de las células a las que infecta. Son los denominados virus envueltos.
 

Hasta aquí, un virus nos parece más un conjunto químico que un organismo.

Cuando los virus infectan a una célula, denominada célula hospedadora,  se despojan de esas cubiertas protectoras y el material genético es inyectado en el interior celular. En ese momento, utiliza la maquinaria replicatoria del huésped para producir miles de copias de su ADN o ARN y así poder generar copias de sí mismo.

Por tanto los virus dependen de otras células para la síntesis de proteínas, síntesis del ácido nucleico y todo el conjunto de actividades bioquímicas que les permiten multiplicarse y transmitirse.

Los virus presentan ciclos vitales simples, basándose en el secuestro de las células del hospedador.

Vivos o no, esa es la cuestión

Después de todo lo que hemos expuesto anteriormente, ¿podríamos considerar los virus como parásitos sin vida?

Una bacteria es una sola célula que por sí misma puede generar energía y reproducirse, además de llevar todas las actividades necesarias para su supervivencia, por eso decimos que está viva.

Como expone Luis Villarreal, doctor en biología y director del Centro de Investigación de Virus en la Universidad de California:

“¿Pero qué hay de una semilla? Una semilla no podría considerarse vida. Sin embargo, tiene un potencial para la vida, y puede ser destruido. En este sentido, los virus se parecen más a las semillas que a las células vivas.”

 

Muchos microorganismos como las bacterias y arqueas que están consideradas como seres vivos, en situaciones de estrés o en los que hay falta de nutrientes, son capaces de entrar en estado de latencia. De esta manera, se inactivan y reducen su actividad metabólica y cuando las condiciones son las óptimas, se reanudan.

En este caso, ante la pregunta, ¿las células latentes están vivas? la gente responde que sí, pero bioquímicamente estas bacterias se encuentran en un estado “inerte” y por tanto, no estarían realmente vivas.

Lo mismo ocurre con las esporas de algunas bacterias grampositivas, que desde el punto de vista bioquímico son inertes pero pueden volver o no a reproducirse.

Como podéis observar, el problema viene a la hora de distinguir entre lo que se considera vivo o no.

Cuando hablamos de virus, normalmente los clasificamos como seres no vivos o acelulares, porque no son capaces de reproducirse por sí mismos y fuera de la célula del hospedador están en estado latente.

Realmente podríamos decir que los virus se encuentra entre lo que está vivo y no: no tienen capacidad de replicarse por sí solos, pero sí pueden hacerlo en células vivas y afectar, de esta manera, al comportamiento de los hospedadores.

 

Y tú, ¿qué piensas?

La respuesta a la pregunta de “¿los virus están vivos?” depende del concepto que tengamos de la definición de lo que es ” estar vivo”, pero realmente, sea cual sea la respuesta, parece ser que no nos conduce a ningún desarrollo constructivo en la materia.

De todas formas, y para finalizar, nos gustaría dejar en abierto la pregunta ¿qué consideras estar vivo? para que el lector se plantee e indague cuál es su opinión sobre estos microorganismos y si los considera como vivos o no.

  • Moreira, D. and López, P. Ten reasons to exclude viruses from the tree of life. Nature Reviews, Microbiology. (2009) 7; 306-311.
  • Catherine Mary. Giant viruses revive old questions about viral origins. Science. (2012) 335.
  • Luis Villarreal. Are viruses alive? Scientific American (2004) 291;101-105.
  • Koonin, E.V. and Starokadomskyy, P. Are viruses alive? The replicator paradigm sheds decisive light on an old but misguided question. Studies in History and Philosophy of Biological and Biomedical Sciences. (2016) 1-10