¿Qué vitaminas son esenciales en los perros?

09 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Las vitaminas y los minerales suelen ser los grandes olvidados en la dieta de los animales. Aún así, son compuestos esenciales para el correcto desarrollo y bienestar de las mascotas.

Existen numerosos mitos sobre las dietas para perros y qué vitaminas son esenciales para ellos. Como ya se sabe, el mercado ofrece una gran variedad de productos alimenticios para mascotas.

No obstante, cada mascota es única y puede que su dieta necesite más de unos nutrientes que otros. Por ello, a continuación te hablamos acerca de la importancia de las vitaminas en la alimentación canina.

¿Qué vitaminas son esenciales en perros?

Los seres vivos, en concreto los animales, requieren una dieta con una alta calidad nutricional. En ella deben estar presentes el agua, los hidratos de carbono, las proteínas, los lípidos, los minerales y las vitaminas. Pese a que todos estos nutrientes son indispensables en la alimentación de estos animales, aquí solo vamos a abarcar a las vitaminas.

Un poco de historia

Como ya es sabido, los perros descienden de los lobos primitivos, ancestros que se alimentaban preferiblemente de carne fresca, despiezando los tejidos del animal cazado. No obstante, aunque la idea es esa, en realidad consumían por completo a su presa sin desaprovechar nada.

Posteriormente, con el proceso de domesticación de los cánidos por parte los humanos, su alimentación cambió. Esto ha implicado variaciones fisiológicas tras miles de años de evolución y adaptación.

Al comparar el genoma de lobos y perros, se han percibido diferencias estructurales. A nivel de alimentación, se ha modificado el metabolismo de grasas y la digestión del almidón.

En otras palabras, con la evolución, los canes han ido consumiendo una menor proporción de carne. Debido a esto, hay que tener mucho cuidado con las dietas para perros, pues pueden causar desequilibrios nutricionales si se tiene una idea errónea sobre sus hábitos alimenticios.

Así pues, una alimentación completa y balanceada supone el aporte de las cantidades adecuadas de los nutrientes esenciales. Entre dichos nutrientes esenciales se encuentran las vitaminas.

Vitaminas en pastillas.

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son componentes alimenticios que intervienen en multitud de procesos biológicos. Su carencia o exceso pueden desembocar en problemas de gravedad. Sin embargo, pese a ser tan necesarias, no son producidas por el cuerpo. En realidad, el cuerpo sí que produce vitamina K y D, pero en cantidades insuficientes para el organismo.

Esto implica que las vitaminas deben ingerirse de manera externa mediante una alimentación balanceada. Ahora bien, todos estos compuestos se dividen entre vitaminas hidrosolubles (B, C) y liposolubles (A, D, E, K).

¿Cuántas vitaminas existen?

Como ya hemos mencionado, las vitaminas son moléculas orgánicas que actúan como enzimas esenciales en procesos del organismo. No obstante, cada especie animal necesita mayor concentración de unas vitaminas que de otras.

Por ejemplo, las vitaminas que son esenciales para perros no lo son para los gatos. Debido a esto, mencionaremos más en detalle aquellas vitaminas imprescindibles en la alimentación de los canes.

Retinol o vitamina A

El retinol o vitamina A tiene un papel fundamental en la protección de los ojos, así como en el crecimiento. Por otro lado, colabora con el ser vivo para combatir a microorganismos infecciosos. Los alimentos que son ricos en vitamina A o en sus precursores y que deben incluirse en la dieta son los siguientes:

  • Hígado y aceites de hígado de pescado.
  • Yema del huevo.
  • Frutas.
  • Verduras de hoja verde.
  • Hortalizas.

Vitaminas del complejo B

La naturaleza contiene nueve diferentes vitaminas que constituyen el complejo B. Estos compuestos intervienen en el metabolismo energético, así como en la multiplicación celular y la consiguiente síntesis de tejidos del organismo.

Ácido ascórbico o vitamina C

A excepción del ser humano y otras especies concretas de animales, es una de la vitaminas generadas por el organismo. En el caso de los perros, son capaces de sintetizarla por sí mismos.

Por ello, su dieta no tiene que incorporar la ingestión de alimentos que contengan esta vitamina. Tiene un importante papel en la producción de colágeno, componente principal del tejido conectivo.

Vitamina E

Dicha vitamina desempeña un papel indispensable en la defensa del organismo. Por ello, debe ingerirse a través de alimentos, como los aceites vegetales, los cereales o los frutos secos.

Colecalciferol o Vitamina D

Esta vitamina es producida por el organismo cuando el individuo se expone al sol por un determinado periodo de tiempo. No obstante, también se debe incorporar a través de la dieta:

  • Huevos.
  • Pescados azules (salmón o caballa).
  • Aceite de hígado de pescado.

Al ingerir esos alimentos, se están restableciendo los niveles de vitamina D que requiere el cuerpo. Este nutriente, junto con el calcio, participa en el mantenimiento del sistema nervioso.

Vitamina K

La vitamina K interviene en procesos de coagulación sanguínea y es producida por las bacterias del organismo. Por ello, a excepción de indicación veterinaria, no se incluye en la dieta. 

Un perro comiendo una zanhaoria.

En conclusión, las vitaminas son esenciales en la alimentación de los perros. Aunque solo sea en pequeñas cantidades, tienen un importante papel en los procesos del organismo. Por este motivo, es imprescindible consultar cualquier cambio de alimentación con el veterinario. Sólo él podrá determinar qué alimentos son recomendables para la dieta de la mascota.

  • Mitos y dietas alternativas en perros y gatos. Revisión sobre sus efectos y recomendaciones. Universidad Católica de Valencia. Recogido a 6 de septiembre de 2020 en: https://riucv.ucv.es/bitstream/handle/20.500.12466/58/Mara_Sillero_Vizcaino_pdf.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  • Conceptos básicos de nutrición en perros y gatos, CVPBA. Recogido a 6 de septiembre de 2020 en: https://ri.conicet.gov.ar/bitstream/handle/11336/53482/CONICET_Digital_Nro.d26d43e9-7be4-40f6-84b0-e44797b2d9d0_B-29-36.pdf?sequence=5&isAllowed=y