Campañas voluntarias de donación de sangre en animales

04 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
Cuando pensamos en donaciones de sangre, lo asociamos rápidamente a la medicina humana, pero también existen en veterinaria. En este artículo te hablamos un poco de las campañas de donación de sangre en mascotas.

El interés por las transfusiones en medicina veterinaria ha ido en aumento en las últimas décadas, de ahí la creación de bancos de sangre para mascotas en muchos países del mundo. Esto también ha supuesto el desarrollo, cada vez mayor, de la capacidad de remisión inmediata de unidades de sangre para tratar animales en estado crítico.

Como toda la sangre debe proceder de individuos sanos, la necesidad de encontrar nuevos donantes siempre es apremiante. Por eso es tan importante concienciar a los propietarios e informarles de las opciones que existen para ayudar.

Las transfusiones en medicina veterinaria a lo largo de la historia

El uso de transfusiones de sangre en animales no es, precisamente, algo novedoso. Se lleva haciendo ya mucho tiempo y de hecho se podría considerar el origen de las transfusiones en medicina humana.

En 1665, Richard Lower, médico inglés, logró realizar una transfusión entre dos perros. A partir de entonces se empezaron a intensificar los experimentos de este tipo. Solo era cuestión de tiempo que se pasase a realizar en humanos.

En un primer momento, la sangre para transfundir se extraía directamente del donante con el uso de un anticoagulante. Esa sangre, al completo, se administraba al receptor pocas horas después de la donación.

Sin embargo, dado el aumento de la demanda y el suministro limitado, hoy día se busca rentabilizar mejor el recurso. Por eso se tiende a administrar solo los componentes de la sangre que sean necesarios. Por ejemplo, concentrados de glóbulos rojos y plasma.

La transfusión de sangre en mascotas puede salvar vidas.

La selección de los animales donantes

Al igual que en seres humanos, no todos los animales son candidatos válidos para ser donantes de sangre. A continuación, te presentamos algunas de las consideraciones a tener en cuenta antes de proponer a tu mascota para esta actividad.

Transfusiones en medicina veterinaria: perros donantes

Los donantes caninos deben cumplir ciertas características como estas:

  • Estar sanos.
  • Pesar al menos 25 kilos, para así poder almacenar la sangre en bolsas de extracción humana estándar.
  • Muchos programas de donación canina establecen un límite de edad de entre uno y ocho años.
  • Disponer de las vacunas correspondientes a su edad según el calendario vacunal y el país donde se encuentre.
  • No deben estar bajo tratamiento médico en el momento de la donación, con la excepción de la medicación preventiva contra parásitos.

Es preferible la elección de perros que permanezcan quietos, por sí solos, durante el procedimiento de extracción. Pero si fuese necesario se podría recurrir a la sedación ligera, aunque esto podría tener consecuencias adversas.

Todo perro que haya recibido una transfusión previamente puede haber desarrollado anticuerpos contra tipos de sangre diferentes al suyo. Por eso, estos animales transfundidos no serán aptos como donantes.

Pruebas previas a la selección

Será necesario:

  • Determinar el tipo de sangre. Se tiende al uso de la identificación del DEA “dog erythrocyte antigen“.
  • Realizar una hematología y bioquímica general, para verificar su estado de salud.

Algunos agentes infecciosos tienen el potencial de ser transmitidos por transfusión sanguínea. Se tratan de agentes de infecciones graves como la leishmaniosis o la brucelosis. Por eso, asegurar la ausencia de esos microorganismos en los posibles donantes es fundamental.

En países como Reino Unido se excluye directamente como donantes a los perros que hayan viajado al extranjero. Esto reduce sobremanera la necesidad de realizar pruebas exhaustivas de enfermedades infecciosas.

Transfusiones en medicina veterinaria: gatos donantes

Los requisitos que se les exigen son similares a los de los canes, con las diferencias propias de la especie. Por ejemplo, que el peso, en este caso, basta con que sea superior a cuatro kilos.

Además de la importancia del grupo sanguíneo, de nuevo destaca la posibilidad de que exista una infección subclínica. Por ello, se harán pruebas para descartar la leucemia felina o la inmunodeficiencia de gatos, entre otras.

Dada la necesidad de sedar a los donantes y los estrictos requisitos para la prevención de enfermedades, es difícil crear una gran reserva de donantes felinos.

Los centros veterinarios más potentes pueden plantearse albergar una colonia de gatos donantes libres de enfermedades. Felinos que, después de este período, deberán ser adecuadamente realojados como mascotas.

Un perro donando sangre.

Campañas de donación voluntaria en mascotas. ¿Creías que eran solo para humanos?

Los expertos afirman que hay una falta de concienciación generalizada en cuanto a las donaciones de sangre en mascotas. Es eso o una absoluta falta de información, que también podría ser, pero parece difícil en la era de las tecnologías ¿no?

Los planes de donación voluntaria se basan en el altruismo del dueño de la mascota. Aunque es cierto que se suele recompensar con sacos de pienso, chucherías o juguetes para el animal donante.

Por lo tanto, es importante familiarizar a la ciudadanía con la donación de sangre en mascotas, pues nunca se sabe cuando puede ser nuestro fiel compañero el que necesite la ayuda de otro animal.

  • King L, Boag A. BSAVA manual of canine and feline emergency and critical care. 2nd ed.