¿Cuáles son las causas de la salmonelosis en mascotas?

25 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Miguel Mata Gallego
La salmonelosis es una enfermedad causada por una bacteria que genera desórdenes diversos a nivel intestinal. Al igual que los seres humanos, las mascotas también pueden sufrirla.

La salmonelosis en mascotas es un motivo recurrente de visita a la clínica veterinaria. Esta patología suele causar diarreas, vómitos y puede llegar a complicar la salud del animal si no se actúa con presteza.

Aún así, y para la tranquilidad de los tutores, las causas de la salmonelosis en mascotas son variadas y mayormente evitables. Si deseas saber cómo ahorrarte este desagradable trago, continúa leyendo.

¿Qué es la salmonelosis?

La salmonelosis es una enfermedad de origen bacteriano, producida por bacterias del género Salmonella. Esta patología también es común en seres humanos. Vamos más allá, pues en perros es considerada una de las tres enfermedades bacterianas más comunes.

Salmonella es un género de la familia de las enterobacterias, con decenas de especies descritas. Su hábitat más común es el intestino de muchos animales, especialmente reptiles y aves. Es por ello que una de las formas más habituales de transmisión es mediante la ingestión de heces de algún animal infectado o huevos.

Una bacteria salmonella.

Síntomas de salmonelosis

Esta bacteria entra en los animales por vía oral y se divide de forma masiva en el intestino. Al hacerlo, estos microorganismos liberan toxinas perjudiciales para el sistema digestivo, lo cual provoca los síntomas habituales de un proceso gastrointestinal.

En casos leves los síntomas  son vómitos, fiebre y diarrea. El animal suele sufrir una intensa deshidratación y  puede también verse aletargado o apático debido a la enfermedad.

Aunque por lo general la enfermedad cursará de forma leve, es necesario acudir al veterinario cuanto antes  para evitar complicaciones que puedan resultar en fallos graves para el organismo del animal.

¿Cómo se infecta la mascota por Salmonella?

La forma más habitual de infección por Salmonella es a través del consumo de carne cruda o poco cocinada. Normalmente, las bacterias pueden contaminar la carne no refrigerada de manera adecuada. Si esta carne se cocina de manera que no queden partes crudas, el calor destruirá los posibles patógenos.

Otros alimentos de origen animal, como los huevos crudos o poco cocinados, pueden ser un importante reservorio de Salmonella.

Asimismo, las comidas retiradas del mercado o caducadas pueden constituir una fuente de infecciones. Como hemos visto, es esencial controlar el origen de los alimentos que se brindan a la mascota.

Otra fuente muy importante de infecciones son las heces y excreciones de animales infectados. Los intestinos de los reptiles (lagartos y tortugas) son importantes reservorios de Salmonella. También las aves son propensas a albergar a esta bacteria en su interior.

Es importante saber que la proliferación de Salmonella es más común en animales con el sistema inmune débil, tales como las mascotas jóvenes o muy ancianas.

¿Puede la mascota trasmitir salmonelosis?

Aunque no debemos alarmarnos ni preocuparnos en exceso, es necesario saber que la salmonelosis es una enfermedad considerada zoonótica. Esto quiere decir que puede trasmitirse de animales a humanos. Una posible manera de contagio es mediante las salivaciones de, por ejemplo, el perro de la casa.

Por ello, si se sospecha o se tiene la certeza de que la mascota padece salmonelosis, hay extremar las medidas de higiene para evitar posibles contagios en el núcleo familiar.

¿Cómo evitar la salmonelosis en mascotas?

La enfermedad de la salmonelosis puede significar una amenaza para la salud de la mascota. Para evitarla, se pueden seguir una serie de indicaciones:

  • Evitar alimentar a la mascota con carne cruda.
  • Mantener limpios los comederos y bebederos para evitar que se conviertan en foco de infección.
  • Almacenar correctamente los alimentos de las mascotas, especialmente durante los meses de verano.
  • Si se tienen varias mascotas, evitar que entren en contacto con excrementos de las demás, especialmente si son lagartos, aves o tortugas.
  • En general, mantener unas condiciones adecuadas de higiene en la alimentación de los animales de compañía.
Un perro oliendo carne.

Como conclusión, es importante conocer las maneras en las que la  mascota se puede contagiar por salmonelosis para, en la medida de lo posible, evitar que se infecte. Si por desgracia lo hace, es importante reconocer los síntomas y acudir al veterinario lo antes posible.

 

  • Morse, E. V., Duncan, M. A., Estep, D. A., Riggs, W. A., & Blackburn, B. O. (1976). Canine salmonellosis: A review and report of dog to child transmission of Salmonella enteritidis. American Journal of Public Health66(1), 82-83.
  • White, D. G., Datta, A., McDermott, P., Friedman, S., Qaiyumi, S., Ayers, S., ... & Zhao, S. (2003). Antimicrobial susceptibility and genetic relatedness of Salmonella serovars isolated from animal-derived dog treats in the USA. Journal of Antimicrobial Chemotherapy52(5), 860-863.