La conservación de las águilas españolas

27 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
La conservación de las águilas españolas es uno de los objetivos de la administración a la hora de preservar el patrimonio natural nacional, dada su importancia.
 

¿Por qué es tan importante la conservación de las águilas en España? Tanto el águila perdicera como el águila real responden a la imagen que tenemos de las grandes águilas. Habitantes de las montañas y los riscos en sus zonas más agrestes, elegantes y majestuosas en su vuelo, cazadoras que atrapan a sus presas entre sus poderosas garras, son un símbolo de nuestra fauna.

Pero la ignorancia y el desconocimiento ayudaron a considerarlas enemigas y competidoras del ser humano, con el consecuente deseo de su exterminio. Por eso, hoy en día es tan importante su conservación.

La conservación de las águilas españolas

El cada vez mayor conocimiento de la fauna silvestre ha contribuido a concienciarnos de la necesidad de preservar el patrimonio natural. Así, hemos dejado atrás los años en los que España premiaba la muerte de las aves rapaces.

Los intentos de exterminio no dieron en el clavo y nuestro país cuenta todavía con la más importante población europea de águila perdicera y águila real. Pese a todo, la batalla todavía dista mucho de ser ganada. Aproximadamente, el 80 % de los ejemplares nacidos de ambas especies no llegan a alcanzar la edad reproductiva, a lo que se suma el alto porcentaje de muertes de individuos adultos cada año.

Generalidades de ambas especies

El águila real

Se la conoce por su nombre científico como Aquila chrysaetos. Es una de nuestras mayores rapaces y, sin duda, una de las más extraordinarias aves que sobrevuelan los cielos españoles.

 
Águila real (Aquila chrysaetos)
Fuente: https://www.seo.org/

Población y distribución

La población de águila real española es la más importante de Europa occidental. Pero sufre una preocupante disminución y una distribución irregular por la geografía peninsular. Quedan en torno a 1200 parejas reproductoras en nuestro país, de las 5000 parejas europeas.

En la península ibérica, su territorio se encuentra en los zonas más montañosas y menos humanizadas. Posadas sobre una roca o sobre la rama de un árbol, pasan inactivas la mayor parte del día, mientras vigilan sus dominios.

Alimentación

Es variada, aunque está basada en un 70 a 90 % de pequeños mamíferos, especialmente conejos y liebres, aunque también reptiles y pequeñas aves. Tampoco desdeñan animales muertos y no es infrecuente verlas sobrevolar las carroñas al tiempo que ahuyentan a los buitres.

Pero si en algo destaca la función ecológica del águila real es como superdepredadora: captura zorros, garduñas, ginetas o gatos monteses. Así ayuda a controlar sus poblaciones y, además, limita la expansión de enfermedades al cazar presas enfermas o heridas.

El águila perdicera

Conocida por su nombre científico Aquila fasciata, es un ave de mediano tamaño, característica de los sistemas montañosos. Su envergadura es de unos 170 centímetros, y puede pesar hasta 2,5 kilos, sobre todo en el caso de las hembras.

 
Águila azor perdicera (Aquila fasciata)
Fuente: https://www.seo.org/

Distribución

En Europa hay aproximadamente 900 parejas y el núcleo reproductor más importante está en nuestro país, con unas 750 parejas. La mayoría de ellas se encuentran en la cordillera Subbética, Penibética, sistema ibérico y Sierra Morena.

Es una rapaz sedentaria que instala sus nidos en zonas montañosas de escasa altitud. Es agresiva y precisa de grandes dominios territoriales, así que expulsa de ellos a los grandes buitres cuando los invaden.

Alimentación

El águila perdicera es un ave eminentemente cazadora a la que no se le conocen hábitos carroñeros. Presas que no superen los seis kilos forman parte de su dieta, especialmente conejos, palomas, perdices, córvidos y grandes reptiles.

Por su capacidad de vuelo para capturar aves, es una especie muy valiosa para el control poblacional de córvidos.

La conservación de las águilas españolas

Problemática

Sus mayores problemas son:

  • La alteración del hábitat por mano del hombre.
  • El incremento de la mortalidad por electrocución, disparos, venenos o expolios.
  • La disminución de recursos alimenticios como consecuencia del declive de las poblaciones de conejos.
 
  • El impacto de determinadas actividades humanas al aire libre, como es el caso de la escalada.

¿Cuál es la solución?

  • Garantizar la tranquilidad en las áreas de cría durante la época reproductiva.
  • Reducir la mortalidad no natural.
  • Garantizar poblaciones óptimas de presas naturales.
  • El águila perdicera y el águila real. Colección GREFA-BCH, Nº 7.