¿Existen los ansiolíticos para perros?

12 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
Si alguna vez has sufrido ansiedad, sabrás lo desagradable que esta sensación puede llegar a ser. Los perros también pueden manifestarla, pero por suerte existen fármacos específicos para ella.

La ansiedad es una sensación por todos conocida, y se manifiesta de diversas formas según la persona y la gravedad de la misma. Es sorprendente conocer que las mascotas también pueden sufrirla de forma muy común, y que existen medicamentos especiales para paliar este nerviosismo crónico cuando se descontrola. Aquí te mostramos los ansiolíticos para perros y cuándo utilizarlos.

Síntomas de ansiedad en perros

Como siempre, ante cualquier cambio tanto comportamental como fisiológico, acudir al veterinario es siempre la primera opción. Aún así, existen una serie de síntomas que pueden indicar que el can está sufriendo de algún tipo de trastorno de ansiedad:

  • Comportamientos destructivos, como desgarrar prendas de ropa o romper muebles.
  • Defecación y micción dentro de casa, a pesar de que esté acostumbrado a hacerlo durante los paseos.
  • Ladridos, aullidos y gemidos continuos.
  • Hiperactividad a pesar de haber realizado ejercicio físico durante el día.
  • Temblores, comportamientos posesivos, e incluso consumición de sus propias heces para llamar la atención.

Si el perro presenta algunos de estos comportamientos de forma conjunta en un periodo corto de tiempo, es muy posible que esté sufriendo de ansiedad.

antibióticos contra el coronavirus

Ansiolíticos para perros

Las benzodiazepinas son medicamentos psicotrópicos (que actúan sobre el sistema nervioso central) con efectos sedantes, ansiolíticos, amnésicos y miorrelajantes.

En resumen, se puede decir que estos fármacos son depresores del sistema nervioso, muy selectivos, y que actúan sobre todo sobre el sistema límbico, un complejo cerebral que regula las respuestas fisiológicas frente a diversos estímulos.

Las benzodiazepinas son de uso común en humanos, siempre con prescripción médica previa, pues pueden llegar a generar adicción. Estos medicamentos también se utilizan en cuadros de ansiedad y nerviosismo en perros, pero siempre en concentraciones diferentes a las brindadas a los humanos.

Es importante recordar que cualquier medicamento de uso humano es potencialmente mortal para los canes, pues pueden presentar concentraciones tóxicas.

Este tipo de compuestos, como el diazepam o el alprozolam, tienen efectos relajantes y sedantes sobre el animal. Así, se pueden evitar episodios de nerviosismo, agresividad, o conductas conflictivas. Suelen administrarse de forma oral mediante pastillas específicas para perros, aunque en casos críticos el veterinario puede introducirlos en el cuerpo del animal de forma intravenosa.

Un fármaco con reservas

Aunque estos medicamentos puedan parecer milagrosos, al igual que en humanos, existen ventajas y desventajas a la hora de administrarlos. Algunos de los efectos adversos pueden ser los siguientes:

  • Interfieren en la conducta y aprendizaje del animal: este puede mostrarse más cansado, menos estimulado por juegos, y con menos ganas de seguir órdenes. Al fin y al cabo, las benzodiazepinas son depresoras del sistema nervioso.
  • Su uso muy prolongado puede generar dependencia.
  • Estos medicamentos están contraindicados en hembras gestantes, cachorros, perros ancianos, o con enfermedades hepáticas, cardíacas o renales.

Por ello, siempre será el veterinario el que recete este tipo de fármacos. Es importante destacar que existen otros tratamientos alternativos para la ansiedad en perros, y te los mostramos a continuación.

Otras posibles soluciones

No todo se resume a ansiolíticos farmacológicos, pues cada vez más, se están explorando otros posibles remedios menos adictivos:

  • Las feromonas se utilizan cada vez más como tranquilizantes para perros. No tienen contraindicaciones descritas, y se pueden administrar mediante sprays, collares o comprimidos.
  • Sustancias naturales como la valeriana, la manzanilla o la avena pueden ser efectivas siempre que vengan recetadas por un especialista. Hay que tener cuidado, pues en concentraciones no adecuadas o si el perro presenta otras patologías, estas sustancias naturales pueden tener efectos adversos.
  • También existen complementos nutricionales a base de proteínas, plantas relajantes y vitaminas que pueden tener cierto efecto sedante sobre el animal a largo plazo.
perro chupandose la boca.

Una aclaración necesaria

Es necesario aclarar que la ansiedad, tanto en perros como en humanos, debe de tratarse de forma tanto farmacológica como psicológica. De nada sirve administrar pastillas al animal si no se entiende el motivo de la patología, y mucho menos si no se realizan los cambios necesarios para que esta sensación desaparezca con el tiempo.

La ansiedad puede tener distintas causas: desde traumas hasta falta de ejercicio, ruidos constantes, o poca atención por parte del tutor. Dependiendo de la gravedad del motivo subyacente, acabar con la ansiedad será más fácil o complejo, pero siempre tendrá que hacerse de la mano de un especialista.

 

  • La ansiedad en los perros: causas, síntomas y cómo ayudarles. Recogido a 11 de junio en affinity-petcare.com/advance/es/perro/la-ansiedad-en-los-perros-causas-sintomas-y-como-ayudarles.
  • Benzodiazepinas, wikipedia. Recogido a 11 de junio en https://es.wikipedia.org/wiki/Benzodiazepina#:~:text=Las%20benzodiazepinas%20son%20medicamentos%20psicotr%C3%B3picos,%2C%20anticonvulsivos%2C%20amn%C3%A9sicos%20y%20miorrelajantes.