Feromonas sintéticas para perros: usos y fiabilidad

15 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
¿Sabes lo que son las feromonas sintéticas para perros? Aquí te lo explicamos, y te mostramos sus múltiples usos.

Todos los tutores de un perro se habrán visto envueltos en situaciones que suponen un alto nivel de ansiedad para el animal: visitas al veterinario, viajes en coche, o ambientes con mucho ruido pueden ser ejemplos de ello. Ver a la mascota gimiendo y estresada no es placentero para nadie, y por ello, esta sensación trata de evitarse siempre que se puede. Existen fármacos ansiolíticos específicos para canes, pero cada vez el mercado ofrece opciones menos drásticas. Las feromonas sintéticas para perros son un ejemplo, y aquí te lo contamos todo sobre ellas.

¿Qué son las feromonas?

Las feromonas son un grupo de sustancias que actúan como mensajeros químicos, pues al ser recibidas influyen sobre otros seres de la misma especie del que las produce, desencadenando respuestas fisiológicas y comportamentales. Estas pequeñas moléculas se dispersan en forma líquida y transitoria en el medio, y son recibidas por el aparato olfativo en canes (en el órgano de Jacobson).

En perros, las feromonas producidas de forma natural tienen diversos usos, entre los que se encuentran:

  • Calmar a camadas de cachorros.
  • Atraer a individuos del sexo opuesto.
  • Realizar un marcaje efectivo del territorio.

Hoy en día, existen en el mercado diversas feromonas sintéticas que se utilizan para calmar a estos animales ante situaciones de estrés. Se denominan DAP (Dog appeasing pheromones), y su uso está cada vez más extendido.

Las feromonas se identifican por el órgano de Jacobson.

¿Funcionan las feromonas sintéticas?

Existen diversos estudios como este que tratan de dar respuesta a esta pregunta:

  • En este experimento se monitorizaron perros que se encontraban hospitalizados. Se cuantificaron diez parámetros típicos de signos de estrés y nerviosismo por separación de sus tutores.
  • A 24 de ellos se les otorgó un tratamiento con DAP, mientras que 19 fueron medicados con un placebo.
  • Algunos signos típicos de nerviosismo como lamerse en exceso o moverse sin rumbo en la jaula disminuyeron en los canes tratados con DAP.

Así pues, en principio parece que este tipo de feromonas tranquilizantes funcionan en ciertos momentos de ansiedad y estrés para el animal. Aún así, otros estudios han criticado su utilidad, alegando que pueden no brindar un efecto tan rotundo como el que las compañías fabricantes hacen creer en ciertas situaciones concretas.

Usos de las feromonas para perros

A pesar de algunos ámbitos en los que causan controversia, las feromonas comerciales parecen ser útiles en diversas situaciones:

  • En algunas razas se ha observado que los cachorros lloran menos en sesiones de socialización con otros perros y entrenamientos al ser expuestos a tratamientos con DAP.
  • Pueden ser útiles en las visitas al veterinario, y es fácil rociarlas antes de que el animal entre en el transportín.
  • También se pueden usar en momentos de mucho ruido, tales como celebraciones con petardos que puedan generar altos niveles de estrés en el animal.
  • Son recomendables en otros tipos de situaciones estresantes, tales como adopción, cambios de domicilio, llegada de nuevos integrantes al hogar…etc.

Estas sustancias químicas tranquilizantes suelen encontrarse a la venta en soluciones líquidas en forma de spray, por lo que su utilización es muy rápida y sencilla.

¿Cómo se aplican?

  • Se recomienda rociar el contenido indicado en el envase en el transportín, coche o espacio que vaya a ocupar el perro 15 minutos antes de que este llegue. Nunca hay que aplicarlas directamente sobre el animal.
  • El efecto dura de cuatro a cinco horas, y puede volver a rociarse el lugar acabado este tiempo para momentos de estrés prolongados en el tiempo.
  • También existen feromonas en forma de collar, o mediante enchufes dispersadores en la habitación del animal.
Perro dormido en su cama

¿Una opción viable?

Hasta ahora, no se han observado efectos adversos en el uso de feromonas para perros. Al contrario de los medicamentos ansiolíticos como las benzodiazepinas, estos compuestos no parecen generar adicción en el animal ni cambios comportamentales a largo plazo.

Es por ello que su uso, generalmente, no está contraindicado. Aún así, es necesario subrayar que los problemas de estrés y ansiedad en perros deben ser tratados por un profesional si se suceden en el tiempo en intervalos largos. Las feromonas pueden ser una buena opción ante momentos eventuales de nerviosismo o agitamiento, pero no serán la solución a trastornos en el animal.

 

  • Hormona, wikipedia. Recogido a 13 de junio en https://es.wikipedia.org/wiki/Hormona.
  • Feromona, wikipedia. Recogido a 13 de junio en https://es.wikipedia.org/wiki/Feromona#:~:text=Las%20feromonas%20son%20sustancias%20qu%C3%ADmicas,se%20dispersan%20por%20el%20ambiente.
  • Dog appeasing pheromone, wikipedia. Recogido a 13 de junio en https://en.wikipedia.org/wiki/Dog_appeasing_pheromone#:~:text=Dog%20appeasing%20pheromone%20(DAP)%2C,sulcus%20of%20lactating%20female%20dogs.&text=Synthetic%20DAP%20analogues%20have%20been,but%20not%20all%2C%20stressful%20situations.