La migración de la cigüeña blanca

08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Miguel Mata Gallego
La migración de la cigüeña blanca ha cambiado . Desde hace años, muchas se quedan en Europa a pasar el invierno. Aquí te contamos las causas.
 

La  migración de la cigüeña blanca (Ciconia ciconia) ha cambiado. Hace unas décadas,  la mayoría de las ellas volaban cada año al acabar la cría a miles de kilómetros de  distancia. Invertían casi un mes en atravesar media Europa, cruzar el Estrecho de Gibraltar y el desierto del Sahara.

Si sobrevivían a esta dura travesía, llegaban a sus zonas de invernada en el África subsahariana (Malí, Niger, Chad). Aquí permanecían desde septiembre hasta comienzos de febrero, cuando volvían a Europa.

De este periodo temporal viene  el dicho por san Blas (3 de febrero), la cigüeña verás.

La cigüeña blanca: el ave migratoria por excelencia

Esta travesía no era completada por todas las aves: era muy dura y larga, y muchos ejemplares perecían en la migración. Para evitar cruzar el Mediterráneo, donde no se forman las corrientes ascendentes cálidas que necesitan para mantener el vuelo duradero, las cigüeñas seguían dos rutas migratorias:

  • Una atravesando el Bósforo y los Dardanelos a traves de los Balcanes y Turquía.
  • Otra atravesando el Estrecho de Gibraltar por la Península Ibérica.

Es debido a esta última ruta que existen tantas cigüeñas en España. Sin embargo, desde hace décadas sus patrones migratorios han cambiado. A continuación explicaremos cómo.

Migración de la cigüeña
 

Las cigüeñas ya no migran como antes

Desde hace décadas, se viene notando que la migración de las cigüeñas ha cambiado: muchas pasan el invierno en sus zonas de cría.

Esto es debido en parte al aumento de las temperaturas que provoca que los inviernos peninsulares sean más suaves. Asimismo, ahora las cigüeñas encuentran alimento durante todo el año debido a la presencia de vertederos.

También existen en la Península multitud de lagunas y zonas húmedas donde pueden pasar el invierno y encontrar alimentos. Algunos ejemplos son las Tablas de Daimiel en Ciudad Real o la Laguna del Campillo en Rivas Vaciamadrid.

Migraciones sí, pero más cortas

Esto, sin embargo, no quiere decir que no migren en absoluto. Según un estudio de SEO/BirdLife, muchas cigüeñas tienen sus nidos en zonas rurales, y al llegar el invierno se desplazan al extrarradio de ciudades como Madrid, donde encuentran alimento en el vertedero de Valdemingómez, uno de los mayores de Europa.

Esto fue comprobado mediante radiotransmisores colocado a una pareja de  cigüeñas, Goyo y Enara, las cuales cambiaban de residencia en agosto rumbo al sur de Madrid desde la sierra.

Este cambio en sus hábitos migratorios en principio parece positivo para la supervivencia de la especie. Al ahorrarse tan largo y peligroso viaje, cada vez más cigüeñas sobreviven. De la misma manera, la continua disponibilidad de alimento que tienen tiene que ver en este aspecto.

Los jóvenes siguen migrando lejos

 

Otro aspecto que  los investigadores de SEO/Birdlife han observado es la diferencia que entre los adultos y los jóvenes. Según han descubierto, los jóvenes siguen migrando, realizando la peligrosa travesía a África, mientras  que los adultos permanecen en Europa durante el invierno.

Cigüeña: reproducción

Además, según el mismo estudio, muchas aves de otras partes de Europa más frías eligen España como su lugar de invernada.

Así , la cantidad de cigüeñas en invierno en nuestro país aumenta de manera sustancial: por las que no se van en invierno a África y por las que vienen del norte de Europa.

Las rutas migratorias al detalle

La Sociedad Ornitológica Española, en colaboración con otras organizaciones Europeas, lleva años estudiando la migración de la cigueña blanca. Hace poco presentaron un detallado estudio donde, por primera vez, incluían los datos de radioemisores GPS en cigüeñas migratorias. Los resultados fueron variados:

  • En primer lugar, confirmaron la hipótesis de que las cigüeñas jóvenes emigraban al Sahel, mientras que las adultas invernaban en España.
  • Las cigüeñas centroeuropeas, de las cuales la mayoría pasaba el invierno en España, tenían mayor supervivencia (en torno al 50%) que las cigüeñas españolas que migraban a África. De estas últimas, apenas 1 de cada 10 volvía a su lugar de cría.
 
  • Los adultos, por su parte, invernaban la mayoría en Europa. Esto hacía que la gran mayoría sobreviviese al año siguiente.

Como conclusión ,podemos asegurar que el comportamiento migratorio de la cigüeña y su cambio desde hace décadas es crucial. Esto nos ayuda a predecir cómo va a ser el cambio general en muchas aves migratorias.

Aunque a priori parece que su falta de migración tiene un efecto positivo en su supervivencia, aún están por ver las influencias futuras del cambio climático para la Ciconia.

 Bécares, J.; Blas, J.; López-López, P.; Schulz, H.; Torres-Medina, F.; Flack, A.; Enggist, P.; Höfle, U.; Bermejo, A. y De la Puente, J. 2019. Migración y ecología espacial de la cigüeña blanca en España. Monografía n.º 5 del programa Migra. SEO/BirdLife. Madrid. https://doi.org/10.31170/0071.