Monos comedores de ratas

14 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Los monos son animales omnívoros que pueden llegar a cazar pequeños animales. Un ejemplo de ello es la depredación de ratas, pero ¿por qué sucede?
 

Cuando pensamos en qué come un mono en su hábitat salvaje, nos los imaginamos buscando fruta, masticando hojas e incluso alimentándose de insectos. Es sorprendente descubrir que pueden cazar otros pequeños animales como pájaros y lagartijas. Vamos más allá, pues en Malasia encontramos el caso de unos monos comedores de ratas.

La naturaleza, por cruel que parezca, se basa en la optimización de energía para una búsqueda de recursos eficientes. Así, existen diversas especies animales generalistas que se alimentan de lo que tienen a mano. Si quieres saber más acerca de la atípica dieta de estos primates, continúa leyendo.

¿Qué come un mono?

Los monos son animales omnívoros y aunque su alimentación sea mayoritariamente a base de frutas y verduras, también comen otros animales de pequeño tamaño.

La dieta típica de un mono es muy variada, pues aprovecha mucho los recursos que ofrece su medio y cambia según la disponibilidad del momento. Ente sus alimentos encontramos los siguientes:

  • Frutas.
  • Hojas, ramas, cortezas, raíces y exudados de los árboles.
  • Semillas, brotes de plantas, flores y néctar.
  • Hongos.
  • Miel.
  • Invertebrados como arañas, cangrejos…
  • Huevos.
  • Pequeños vertebrados como lagartijas y aves.

Los monos de mayor tamaño como el mandril, el babuino y otras especies de primates más grandes, son capaces de atacar y capturar presas de mayor tamaño o incluso de dar caza a otros monos.

Un macaco mirando a una planta.
 

El macaco cola de cerdo

Existen dos especies de macaco cola de cerdo distribuidas en el norte y el sur de Malasia. Ambas se diferencian en morfología y comportamiento. Los macacos del norte son más arborícolas que los del sur, que pasan la mayor parte de su tiempo alimentándose en el suelo.

Los macacos del sur son expertos en asaltar los campos agrícolas de las plantaciones de aceite de palma, papaya, maíz y mandioca. De hecho, se consideran “cazadores furtivos de cultivos”, ya que actúan en grupo para robar los frutos.

Uno de los integrantes del grupo actúa de vigía, observando la zona, y si detecta a un humano da la voz de alarma. Los macacos cola de cerdo son especialmente propensos a atacar los cultivos durante las tormentas, cuando los agricultores se refugian en sus casas, lejos de ellos.

En algunas áreas de la península malaya, los agricultores entrenan a estos macacos para recuperar cocos y frutas de los árboles cultivados.

Los macacos cola de cerdo viven en grandes grupos, de entre 9 y 81 individuos, pero se dividen a la hora de alimentarse en una zona, para evitar competencias entre ellos. Viajan en pequeños subgrupos, de dos a seis monos, alimentándose mientras se mueven y manteniéndose en contacto con otros subgrupos a través de vocalizaciones.

Los monos comedores de ratas

El macaco cola de cerdo es original de Malasia, Borneo, Sumatra y la isla Bangka. Se trata de un primate de tamaño mediano que habita en los bosques malayos, pero no tiene reparos en visitar parques y cultivos de las poblaciones humanas.

 

Por esta razón y hasta ahora, se les ha considerado una plaga en los campos agrícolas al alimentarse de los frutos.

En realidad, su presencia reduce significativamente el daño en los cultivos, pues los macacos cola de cerdo cazan las ratas que merodean las plantaciones. Se ha contabilizado que cada uno de los grupos de monos monitorizados, de un promedio de 44 individuos, mataba alrededor de 3 000 ratas cada año.

Monos comedores de ratas.

Los macacos en las plantaciones ¿plaga o eliminadores de plagas?

Estudiando las pérdidas ocasionadas por ambas especies, se ha registrado que un promedio del 10 % del cultivo de aceite de palma resulta dañado por las ratas al comer su fruto, en comparación con los macacos, que dañan el 0,54 %. Así que, al contrario de lo que se pensaba, los monos resultan beneficiosos para los cultivos.

Dada la importancia económica en el mercado mundial del aceite de palma, este hecho tiene su relevancia en la situación actual del macaco, que se encuentra en la lista de especies vulnerables.

Se espera que sirva como aliciente a los agricultores de la zona para mitigar la captura o matanza de estos ejemplares.

 

A las compañías de aceite de palma también debería de resultarles un incentivo para proteger a los primates en su hábitat natural, a través de corredores de vida silvestre e interfaces entre bosques y plantaciones.

  • Monkeyworlds. Alimentación de los monos.
  • Anna Holzner, Nadine Ruppert, Filip Swat, Antje Engelhardt, Hjalmar Kühl, Anja Widdig. Macaques can contribute to greener practices in oil palm plantations when used as biological pest control. Volume 29, 2019.
  • Macaca nemestrina Project, 2020.
  • PrimateInfo Net. Pigtail macaque, Macaca nemestrina.