¿Por qué cantan las ranas?

11 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
En las noches de primavera, el cielo se tiñe de cantos estridentes producidos por las ranas y los sapos. ¿Sabes por qué se producen estas vocalizaciones? Aquí te lo mostramos.
 

Las ranas y otros anfibios, al igual que el resto de animales que habitan la Tierra, tienen un único fin vital: la reproducción. Para ello, han desarrollado unos aparatos fonadores impresionantes que producen cantos de diversas tonalidades y ritmos.

¿Cómo cantan las ranas? ¿cuál es el fin de estas vocalizaciones? ¿qué tipos de cantos emiten las ranas más exitosas? Si quieres una respuesta a todas estas preguntas, continúa leyendo.

La selección sexual

Para comprender el origen y motivo del canto en las ranas, es necesario que primero entendamos el concepto de selección sexual. Este término se define como una presión selectiva, resultado de la competencia entre animales de una especie, que no responde a los mecanismos de selección natural.

La selección natural se basa en la supervivencia de la especie, y como es de esperar, por ejemplo, un pavo real macho se convierte en una diana con patas al mostrar sus plumas para atraer a una hembra. Sí, llama la atención de su compañera, pero también de todos los depredadores de la zona.

Este trade-off o compromiso se explica mediante la selección sexual. Los machos muestran sus características más llamativas para atraer a las hembras a pesar de que esto pueda costarles la vida. Al fin y al cabo, ¿qué es más importante en la naturaleza que dejar descendencia?

Una rana cantando en un lago.
 

¿Cómo y por qué cantan las ranas?

El canto por parte de las ranas es un proceso que requiere de tiempo, y sobre todo, de mucha energía. Para producir sonidos, estos pequeños vertebrados empujan el aire desde los pulmones (pasando por la laringe) a una cavidad oral o saco bucal específico.

Resulta chocante conocer que en algunas especies, la musculatura productora de sonidos corresponde al 15 % de la masa total de los machos, mientras que solo representa un 3 % en hembras.

Estudios muestran que estas vocalizaciones no solo gastan una desmesurada cantidad de energía, sino que también evitan que los machos puedan alimentarse correctamente.

Por ejemplo, los machos de la especie Eleutherodactylus coqui parecen perder el 16 % de su masa corporal tras la época de canto. Están demasiado ocupados buscando la atención de las hembras, pues al fin y al cabo, lo que prima en estos ambientes corales es la reproducción.

Tipos de interacciones sonoras

Muchas ranas y sapos presentan un tipo de reproducción explosiva, pues los machos y las hembras llegan de manera sincrónica al lugar de apareamiento y el episodio dura unas horas o a lo sumo unos pocos días.

En estos casos, la charca se convierte en un campo de batalla. Los machos producen vocalizaciones para atraer la atención de las hembras más sanas y vigorosas, pero también luchan entre ellos, empujándose y separando en muchos casos a otros que están reproduciéndose.

Existen dos tipos de interacciones sonoras en los episodios reproductores de las ranas y sapos. A continuación, te las nombramos.

 

Competición macho-macho

Es la función del canto más obvia. Los machos de las ranas y sapos emiten vocalizaciones corales en el área reproductora, pero es curioso conocer que estos no se interrumpen entre ellos. Es decir, cantan por turnos.

El tono del canto, el número de repeticiones del mismo y su duración (entre otros patrones), pueden ser indicativos del tamaño y del estado de salud del macho. Así, la hembra sentirá predilección por las tonalidades dominantes, pues naturalmente quiere que su descendencia sea con el animal más apto de todo el lugar.

Las tonalidades entre especies de ranas en una misma área geográfica son dramáticamente diferentes. A nadie le interesa atraer a la especie errónea.

Interacción macho-hembra

No solo los machos emiten vocalizaciones. En algunas especies de ranas, como es el caso de Limnonectes palavanensis, las hembras también cantan de forma esporádica para llamar la atención de los machos.

En otras especies, se ha observado que las hembras emiten vocalizaciones con el fin de estimular la actividad sexual de sus compañeros durante la cópula. Impresionante, ¿verdad?

Dos ranas reproduciéndose.
 

El canto de la vida

Como hemos podido observar, las vocalizaciones en ranas y sapos responden, de forma clara, a una presión selectiva impuesta por la selección sexual. Los mejores machos producirán cantos más poderosos, y por lo tanto, serán los que llamen la atención de las hembras y copulen con ellas.

Aún así, estos mecanismos también protegen a la especie de forma general. Al acudir todos los machos de una población de forma masiva al mismo punto, la posibilidad de ser depredados se reduce. Cuantos más individuos se agolpen en un mismo foco, menos probable es que cualquiera de ellos sea atacado.

 
  • La selección sexual, investigaciónyciencia.com. Recogido a 10 de agosto en https://www.investigacionyciencia.es/blogs/medicina-y-biologia/5/posts/la-seleccin-sexual-ii-10141
  • La selección sexual, understanding evolution. Recogido a 10 de agosto en https://evolution.berkeley.edu/evolibrary/article/0_0_0/evo_28_sp
  • Woolbright, L. L., & Stewart, M. M. (1987). Foraging success of the tropical frog, Eleutherodactylus coqui: the cost of calling. Copeia, 69-75.
  • Frog hearing and communication, Wikipedia. Recogido a 10 de agosto en https://en.wikipedia.org/wiki/Frog_hearing_and_communication#Sound_production