¿Por qué es importante evitar los parásitos en mascotas?

20 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
¿Conoces los riesgos que puede sufrir tu mascota si es invadida por un parásito? Estos organismos se benefician del animal causándole diversas patologías, y por ello es necesario identificarlos y deshacerse de ellos cuanto antes.

La mayoría de los tutores habrán visto a lo largo de su vida una garrapata o una pulga en el pelaje de su perro. Los seres humanos y el resto de animales convivimos con parásitos de forma natural, y estos se presentan en diferentes formas y tamaños, con el fin de invadir nuestros sistemas corporales de la forma más eficaz posible. Aún así, los perjuicios que estos seres vivos oportunistas pueden generar, van más allá de una mera picadura o lesión. Aquí te mostramos por qué es importante evitar los parásitos en mascotas.

El mundo de los parásitos

Irónicamente, el parasitismo se considera un tipo de simbiosis, pues se trata de una interacción en la que uno de los dos componentes (el parásito), obtiene algún tipo de beneficio. El hospedador, en casi todos los casos, sale perdiendo.

Existen diversos tipos de parásitos según su localización en el cuerpo del animal:

  • Ectoparásitos: viven en contacto con el exterior del hospedador, por ejemplo, las pulgas, las garrapatas, o los mosquitos. Son los más conocidos, pues podemos observarlos a simple vista e interactuar con ellos.
  • Endoparásitos: viven en el interior del cuerpo del hospedador. Estos se diferencian a su vez en extracelulares (fuera de las células de un tejido animal concreto) o intracelulares (dentro de ellas). Un ejemplo de parásito extracelular es la tenia, que se ancla en las superficies de la mucosa intestinal y se nutre del alimento del animal. Aunque nos suene extraño, los virus se pueden considerar parásitos intracelulares, pues invaden las células y se reproducen en ellas.
  • Mesoparásitos: Presentan una parte de su cuerpo en el exterior, y otra anclada en el tejido del hospedador. Estos son los menos comunes.

Según su ciclo vital, también podemos diferenciar dos tipos:

  • Parásito obligado: necesita de un hospedador para completar su ciclo vital. Las garrapatas, por ejemplo, no pueden sobrevivir sin la sangre de un vertebrado. Por ello, obligatoriamente tienen que anclarse a él para poder llegar a reproducirse y dejar descendencia.
  • Parásito facultativo: puede parasitar o desarrollarse de forma libre. Diversas especies de moscas pueden poner sus huevos en cadáveres o tejidos de animales vivos dependiendo de la situación, por lo que no requieren de animales en movimiento para cerrar su ciclo.
Los parásitos en mascotas pueden acarrear diversas enfermedades.

¿Por qué es importante evitar los parásitos en mascotas?

La mayoría de los parásitos de animales domésticos son pequeños invertebrados, y aunque en la mayoría de los casos generen molestias pasajeras sin mayor importancia, en grandes cantidades o en momentos puntuales pueden provocar patologías severas. A continuación, te citamos dos motivos muy importantes por los cuales no debes permitir que estos pequeños seres lleguen a tu mascota.

Se aprovechan de los nutrientes del animal

La mayoría de los parásitos se alimentan de la sangre de los vertebrados. Este líquido es un bien preciado, pues contiene proteínas, sales minerales y agua. Una correcta concentración de estos elementos es necesaria para que el animal realice sus funciones vitales. La presencia de parásitos puede causar síntomas tales como:

  • Tos.
  • Vómitos y diarreas si se localizan en el tracto intestinal.
  • Cansancio, decaimiento, y pérdida de brillo en el pelaje o plumas. Al fin y al cabo, los parásitos le quitan al animal componentes proteicos esenciales para su bienestar.
  • Problemas respiratorios y fatiga.

Todas estas razones ya son en sí motivos de peso para no permitir la presencia de parásitos en mascotas, pero aún tenemos más.

Son vectores de otras enfermedades peores

Debido a su estrecha relación con el torrente sanguíneo de los vertebrados, muchos microorganismos como bacterias y protozoos aprovechan a los parásitos como vehículos de infección. Es por esto que hay tantas enfermedades ligadas a las picaduras de mosquito.

Un excelente ejemplo es el del platelminto Dipylidium caninum. Esta tenia, en su forma larvaria, se atrinchera dentro de las pulgas, esperando a que un perro o un gato se las coma durante el acicalamiento de forma accidental. Una vez se encuentra en el cuerpo del mamífero, la larva se transforma en adulto, y puede llegar a medir hasta 70 centímetros de largo.

Perro rascándose por pulgas.

Una obligación por parte de los tutores

Los perros, gatos, otros pequeños mamíferos e incluso las aves, no pueden hablar para contarnos qué les molesta. Imaginemos por un momento que tenemos una garrapata pegada en la espalda, y al no poder acceder a ella, nos está picando continuamente. Suena incómodo ¿verdad?

Es por ello que es necesario realizar chequeos periódicos en el pelaje del animal, más en épocas de calor tales como la primavera y el verano. Es obligación del tutor mantener a la mascota sana y libre de parásitos.

 

  • Parasitismo, wikipedia. Recogido a 19 de junio en https://es.wikipedia.org/wiki/Parasitismo.