El secreto de la regeneración en el mundo animal

08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
La regeneración en animales es una fuente continua de investigaciones en todo el mundo. Aquí te comentamos cómo sucede y casos en la naturaleza.

La regeneración es un mecanismo fascinante y muy poco conocido en el mundo animal. En un sentido meramente biológico, todos los seres vivos se regeneran, incluso los humanos. Pues, ¿qué es si no la cicatrización de una herida? Todas las especies son capaces de realizar en cierta medida este proceso, hasta las bacterias más básicas.

El proceso regenerativo se define como la renovación, restauración o crecimiento de genes, células, órganos u organismos a un estado previo tras un episodio destructivo.

  • La regeneración es completa cuando el tejido sustituto tiene las mismas propiedades que el perdido en la herida o amputación.
  • La regeneración es incompleta cuando el tejido sustituto es de naturaleza diferente al perdido. En este caso el tejido conectivo sustituye al parénquima normal.

Una vez introducido el término, te animamos a que nos acompañes en una revisión de la regeneración en la naturaleza.

¿Cómo sucede?

La terminología manejada para explicar la regeneración animal es compleja y densa, y por ello vamos a tratar de resumirla en términos sencillos.

Tratemos dos tipos básicos de regeneración con ejemplos:

  • Las salamandras son consideradas las reinas de este proceso. Por ejemplo, pueden regenerar tejidos oculares destruidos como retina y lentes. El iris dorsal de estos animales regenera las lentes generando células específicas para ello. Da igual donde se coloque este tejido: su función seguirá siendo regenerar una lente.  Por eso se dice que son tejidos regenerativos unipotentes y restringidos.
  • En el caso de las planarias, por ejemplo, si les cortamos un trozo de su cuerpo este se regenerará enteramente. Aquí los tejidos regenerativos se consideran pluripotentes, pues pueden dar lugar a todos los tipos de células necesarios para fabricar el segmento que falta.

Una idea ha de quedarnos clara: la clave se encuentra en las células madre. Estas células tienen dos capacidades esenciales:

  1. Pueden dividirse de manera continua generando nuevas células.
  2. A medida que se dividen, pueden especializarse en distintas funciones.

La información genética del ser vivo codifica el destino de estas células pluripotentes, y estas se diferencian y agrupan en las distintas estructuras necesarias.

Una vez comprendidos por encima estos términos complejos, rebajemos un poco el contenido teórico con fascinantes ejemplos en el mundo animal.

Planaria vista al microscopio.
La planaria es uno de los animales más estudiados en lo que a regeneración tisular se refiere.

Salamandras: las reinas de la regeneración

Ya hemos presentado algunas cualidades regenerativas de estos simpáticos anfibios anteriormente, pero su potencial va mucho más allá.

Estos pequeños animales presentan capacidades regenerativas en patas, cola, médula espinal, cerebro, mandíbula, corazón y partes del ojo.

Cuando una salamandra pierde una extremidad una masa de células denominada blastema se localiza en el muñón, y a partir de ella se crea una nueva completamente funcional. Los animales adultos “reclutan” fibras musculares esqueléticas del muñón que darán lugar a la extremidad perdida tras un tiempo.

Por ello, no es de extrañar que veamos en el campo tritones y salamandras con una pata más pequeña que otra. Estos están regenerándose, posiblemente recuperándose del ataque de un depredador.

Más ejemplos de regeneración en el mundo animal

  • El pez tetra mexicano Astyanax mexicanus es capaz de regenerar el tejido de su corazón tras ser dañado. Esto se debe a tres áreas específicas en su genoma.
  • Las estrellas marinas son un famoso ejemplo. Son capaces de regenerar las extremidades que se separan del disco central que las componen. Vamos más allá, y es que puede darse el proceso inverso: de un brazo amputado puede llegar a generarse un individuo entero.
  • Los pepinos de mar son capaces de regenerar múltiples órganos internos en cortos periodos de tiempo. Esta es una estrategia vital esencial para el animal, pues como método de defensa expulsan varios de sus órganos contra sus depredadores.
  • El anfibio Ambystoma mexicanum, o ajolote, familiar cercano de las salamandras, es aún más eficaz que éstas a la hora de autoregenerarse. Cada vez que un miembro se ve amputado, lo sustituye creando una copia casi exacta. Por ello, es la especie de mayor estudio en lo que a esta temática se refiere.
Ajolote mexicano: información
El ajolote es un anfibio con capacidades regenerativas impresionantes.

Un fascinante proceso con utilidad humana

La investigación del fenómeno de regeneración en el mundo animal no está incentivada únicamente por la búsqueda de conocimiento. Los científicos esperan que descubriendo las claves de este fascinante proceso, muchas enfermedades degenerativas en humanos puedan llegar a su fin.

 

 

  • The cellular basis for animal regeneration, ScienceDirect. Recogido a 30 de abril en https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1534580711002504
  • What is a steam cell? Your genome. Recogido a 30 de abril en https://www.yourgenome.org/facts/what-is-a-stem-cell
  • Five animals that can regenerate, The guardian. Recogido a 30 de abril en https://www.theguardian.com/technology/2018/nov/25/five-animals-that-can-regenerate-salamander-starfish