¿Existen peces sin escamas?

11 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Los peces sin escamas habitan muchos lugares del planeta: ríos, lagos y mares. Aquí te mostramos algunas de sus características y tipos.
 

Aunque suene raro, no todos los peces están recubiertos de escamas. Los peces forman un grupo muy diverso de vertebrados, pues podemos clasificarlos en función de su esqueleto, mandíbula, hábitat y si presentan o no piel escamosa.

Los ecosistemas acuáticos pueden ser muy variados, así como los animales que habitan en ellos. Los peces sin escamas viven en lugares muy diferentes y tienen mecanismos de defensa para sobrevivir al ataque de otros animales. Si quieres saber más sobre ellos, continúa leyendo.

¿Puede un pez vivir sin escamas?

Las escamas recubren el cuerpo del pez y protegen su medio interno del exterior. También les ayudan en sus movimientos natatorios.

Estas estructuras surgen de la dermis del pez y los mismos genes que participan en su formación son los implicados en el desarrollo de los dientes y pelo de los mamíferos. La dentina que forma el esmalte está presente en ambas estructuras.

Existen distintos tipos de escamas representativas de grupos de peces diferentes: placoides, cosmoides, ganoides, cicloides y ctenoides.

Con esta variedad y la función protectora de las escamas, cabe preguntarnos cómo la evolución ha seleccionado a los peces sin escamas. ¿Cómo se protegen de las abrasiones, depredadores y patógenos estos peces? ¿qué estructuras ayudan a la natación?

La ausencia de escamas en estos peces no quiere decir que estén limitados, pues la selección natural ha dotado a estos animales de otras estrategias para sobrevivir en su medio.

 

Las lampreas y mixines, los peces sin escamas ni mandíbulas

Las lampreas y los mixines pertenecen a un grupo muy primitivo de peces, los agnatos o peces sin mandíbulas. Su aspecto es muy diferente al de cualquier otro tipo de pez. Son un manjar en muchos lugares del mundo.

Tienen el cuerpo cilíndrico y alargado, sin aletas pares, solo una dorsal y caudal. Lo más característico de estos peces es su boca, formada por círculos de dientes córneos, y su lengua es capaz de actuar a modo de ventosa sobre la superficie de las especies a las que parasitan.

Los mixines tienen un cuerpo parecido, pero carecen del embudo bucal de las lampreas. En su lugar, presentan unos órganos sensoriales en forma de barbillones.

Boca de una lamprea.

Los peces anguiliformes: el congrio, la anguila y la morena

Ambas especies tienen un aspecto parecido, similar al de una serpiente, con el cuerpo cilíndrico en la zona anterior y aplanado en la posterior.

El congrio es de color gris azulado, con los labios carnosos y los dientes pequeños y cónicos. Es de hábitos nocturnos y aprovecha las oquedades del terreno para mantenerse oculto y acechar a sus presas al anochecer, cuando es más activo.

 

Las anguilas habitan en agua dulce y migran hacia el mar para reproducirse, su aspecto cambia a lo largo de su crecimiento.

Estas cuentan con una piel muy gruesa que les protege de los cambios de temperaturas y a la vez les facilitan su respiración cutánea cuando reptan fuera del agua. La famosa anguila eléctrica habita en aguas sudamericanas y puede emitir descargas de hasta 850 voltios.

Las morenas también presentan el cuerpo anguiliforme, no tienen escamas y secretan capas mucosas protectoras. Además, poseen una piel muy gruesa con una alta proporción de células productoras de mucosa que les permite fabricar esta sustancia con mayor facilidad que otras especies de anguilas.

Estos peces cazan ocultos en la arena y gracias a la mucosa, los granos de arena quedan adheridos en la superficie de su piel y posteriormente a las paredes de su madriguera, reforzando el refugio donde permanecen.

Las anguilas son peces sin escamas.

El siluro o pez gato

Los siluros destacan por su gran tamaño, pues pueden alcanzar hasta los tres metros de longitud y superar los 200 kilogramos. Son los peces más grandes de toda Europa.

Estos gigantes tampoco presentan escamas, su piel está recubierta de una abundante mucosidad. Las barbillas y las papilas olfativas del siluro le permite percibir los cambios químicos del agua.

 

Es una especie introducida para la pesca deportiva, de hecho, constituye una especie invasora en muchas regiones, ya que desplaza a las especies autóctonas gracias a su adaptabilidad a los ríos, lagos y embalses.

Un pez gato en el fondo del río

El pez quimera o pez rata

Otro ejemplo de peces sin escamas son los peces quimeras. Estos peces tienen un aspecto muy llamativo, con una cabeza prominente con grandes ojos y una cola muy larga y flexible.

Habitan las profundidades marinas, están adaptados a la oscuridad. Poseen el cuerpo desnudo de escamas y una espina dorsal con la que puede provocar graves daños a sus atacantes.

Un pez quimera.

Como puedes ver, existe una gran variedad de peces sin escamas, que se han adaptados a medios muy diferentes con diferentes estrategias defensivas.

 
  • Hickman, C.P., Roberts, L. y Larson, A. (2002)
  • Qingming Qu, Tatjana Haitina, Min Zhu, Per Erik Ahlberg. “New genomic and fossil data illuminate the origin of enamel" Nature 2015.
  • Fishelson L. Skin morphology and cytology in marine eels adapted to different lifestyles. Anat Rec. 1996;246(1):15-29.